Un lustro sin el transbordador espacial

Un lustro sin el transbordador espacial

La Estación Espacial Internacional y poner en órbita el telescopio Hubble, dos de las tareas.

notitle
21 de julio 2016 , 08:14 p.m.

Mientras usted lee estas líneas, un selecto grupo de seis personas trabaja incansablemente en el único hábitat que existe por fuera de la atmósfera terrestre, en el cual es posible la vida humana de manera permanente: la Estación Espacial Internacional (EEI).

Este milagro de la ingeniería y la ciencia, que empezó a ser construido en 1998 y es producto de la colaboración de las distintas agencias espaciales del mundo, debe buena parte de su éxito al Programa de Transbordadores, inaugurado hace más de 30 años y que esta semana cumple un lustro de su jubilación.

La construcción de la EEI es solo uno de los aportes hechos por los transbordadores a la exploración del espacio exterior. Entre sus hitos más importantes se destacan la puesta en órbita del telescopio espacial Hubble y la posibilidad de hacer después adecuaciones y reparaciones, además de las incontables misiones para proveer suministros científicos para experimentos que solo pueden ser llevados a cabo en la ingravidez del espacio. (Lea también: El fin de los históricos viajes tripulados al espacio)

Julián Arenas, asesor del programa de ingeniería aeroespacial de la Universidad de Antioquia, explica que el transbordador “era la nave aeroespacial por excelencia, pues reunía las características de los diferentes vehículos que se utilizan tanto en la atmósfera como en el espacio; funcionaban como un cohete para la fase de puesta en órbita alrededor de la Tierra y operaban como una nave espacial en su vuelo por el espacio y en su fase de regreso a la Tierra”.

Arenas asegura que los transbordadores (una flota de cinco naves orbitales y dos suborbitales) fueron concebidos para cumplir dos objetivos principales: llevar astronautas y carga a órbita alrededor de la Tierra.

De este modo se dio respuesta a una necesidad que surgió después del programa Apolo, que era disminuir los costos de las misiones espaciales. “Cuando el programa Apolo de la Nasa, que puso hombres en la superficie de la Luna, terminó a principios de los años 70 –dice Arenas–, la Nasa ya venía considerando construir una nueva generación de vehículos espaciales reutilizables que eliminaran los grandes costos que implicaba estar haciendo lanzamientos con cohetes descartables”.

William H. Gerstenmaier, jefe de exploración humana y operaciones de la Nasa, y quien trabajó durante varios años en el programa, señala que su importancia radicaba en que contaba con “un increíble vehículo (sistema), lo último en reutilización y capacidad”, y agrega que entre sus funciones, además de ser un sistema de transporte, el transbordador podía desplegar satélites, cargar plataformas de trabajo para el ensamble y reparación de las naves espaciales, y también era capaz de regresar cantidades significativas de desechos y otros productos a la Tierra.

El legado

Gerstenmaier, quien participó en el desarrollo inicial de los transbordadores, dice que las ganancias de esta iniciativa fueron más allá de los arreglos del Hubble y las adecuaciones necesarias para que la EEI haya podido albergar una tripulación de manera permanente durante los últimos 15 años.

Hace énfasis en que “el transbordador cambió nuestra percepción sobre la órbita baja terrestre, la cual dejó de ser un lugar para ir de visita, para convertirse en un lugar en el que se puede desarrollar trabajo significativo”.

Sin embargo, el científico reflexiona sobre el foco que tiene la Nasa de cara a la exploración futura y afirma que esta organización está centrada en el espacio profundo y en la construcción del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, por su sigla en inglés) y en el transporte de tripulaciones, con la cápsula Orión.

A estos dos puntos, Arenas añade un tercero: la contratación con privados de las misiones de exploración que la Nasa hará en el futuro. “Se asignaron contratos iniciales a las compañías Boeing y SpaceX, y se espera que los primeros lanzamientos de astronautas a bordo de cápsulas espaciales privadas ocurran en el 2018”, apunta Arenas.

NICOLÁS BUSTAMANTE H.
Redactor de EL TIEMPO
Dialogue con nosotros sobre ciencia por @TiempoDeCiencia y @Nicolasb23

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.