El fenómeno Pokémon Go

El fenómeno Pokémon Go

Este es de los primeros experimentos que pondrán al hombre a extraviarse en mundos paralelos.

21 de julio 2016 , 08:03 p.m.

El fenómeno japonés del juego Pokémon, que de las consolas de videojuegos saltó al cine y a la televisión y alcanzó a crear un mundo entero con cerca de 800 personajes, está cumpliendo ya un cuarto de siglo de haberse tomado el planeta. Nintendo, la empresa fabricante, en un principio consiguió millones de fanáticos del juego en aquella consola personal llamada GameBoy –que aislaba a los jugadores y se convirtió en la pesadilla de los padres de familia y los profesores del planeta–, pero hoy, cuando el universo de Pokémon parecía haberse resuelto por completo y resignado a ser el patrimonio de una minoría, ha lanzado en todo el mundo una versión que se ha convertido en un fenómeno social: la aplicación Pokémon Go.

Quien no lo ha jugado aún seguro que lo ha visto en las noticias: en las principales ciudades del planeta se cuentan historias de hombres y mujeres frenéticos que están saliendo a las calles a ‘cazar pokemones’, y que en pocos días han conseguido crear una cultura alrededor de la búsqueda de los personajes de la serie. Una ONG de Bosnia, por ejemplo, pidió tener cuidado a la hora de jugarlo en campos minados. Un bachiller español contó a la prensa de su país que Pokémon Go lo ayudó a salir de su casa y a superar su timidez. Una esposa mexicana reveló a un importante medio de su nación que su marido ha bajado varios kilos ya a fuerza de salir a la calle con su teléfono celular en busca de los monstruos animados.

Más allá del fenómeno sociológico, de la integración social que ha conseguido en las grandes ciudades y del alivio que ha traído a ciertas comunidades en suspenso –algunos hablan, en cambio, de alienación y otros se han dedicado a rescatar la ridiculez del asunto–, es claro que el mundo ha llegado a aquella realidad virtual que parecía ser un tema del futuro. Pokémon Go ha sido un éxito monstruoso, porque consigue que en la cámara del teléfono aparezcan personajes virtuales que deben ser capturados. Y es solamente el primero de los experimentos que pondrán al hombre a refugiarse, a extraviarse, a divertirse en mundos paralelos.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.