La carta con la que fundador de Legis pidió su derecho a la eutanasia

La carta con la que fundador de Legis pidió su derecho a la eutanasia

Tito Livio Caldas, editor e intelectual, falleció este martes a los 94 años en Bogotá.

notitle
21 de julio 2016 , 08:02 p.m.

El abogado y empresario Tito Livio Caldas, fundador de la compañía Legis y fallecido el martes, conservó su talante y personalidad durante los 94 años de existencia.

Eso lo demostró apenas dos días antes de su muerte, ocurrida el pasado 19 de julio, con una carta en el que consignó su voluntad de culminar su vida "libre de dolor, de indignidad, en mi casa" y rodeado de los suyos. "Así lo he decidido, con mi libre voluntad, en pleno uso de mis facultades mentales y conocimiento pleno de todo lo concerniente a la eutanasia como derecho autónomo humano fundamental", se lee en la carta.

Esta es su carta

Declaración de voluntad
Bogotá DC, julio 17 de 2016

Yo, Tito Livio Caldas Gutiérrez, mayor de edad y vecino de esta ciudad, identificado con cédula de ciudadanía # 92’785, consciente y en pleno uso de mis facultades mentales y, por otra parte, feliz y agradecido de haber vivido tan largamente la interesante etapa del mundo actual, rodeado de los que me aman y he amado, soy consciente de la larga vida cumplida y del derecho que me asiste de elegir, sobretodo a mis 94 años, de las condiciones en que deseo que mi vida culmine, libre de dolor, de indignidad, en mi casa y rodeado de los míos. Así lo he decidido, con mi libre voluntad, en pleno uso de mis facultades mentales y conocimiento pleno de todo lo concerniente a la eutanasia como derecho autónomo humano fundamental.

Si por algún motivo ajeno a mi decisión no se puede cumplir mi voluntad, expresamente, me rehúso a que se den cuidados a mi cuerpo en estado vegetativo o se mantengan indefinidamente mis funciones vitales por medios artificiales.

Tengo un cáncer agresivo que en esta hora de mi vida, con mayor razón, me produce pavor porque me vería sometido al sufrimiento de una enfermedad terminal y al deterioro indignante de mis facultades físicas y mentales. Desde muy joven pertenezco a un mundo intelectual racionalista y mi decisión es únicamente el resultado de mis propias convicciones, del ejercicio pleno de mi autonomía y libre voluntad y, en este caso, de la admirable jurisdicción de la Corte Constitucional que consagró a favor de los colombianos el derecho humano, pleno y autónomo a una muerte digna.

Tito Livio Caldas Gutiérrez

Tito Livio, abogado y empresario

En sus escritos recordaba que desde muy joven pertenecía a un mundo intelectual racionalista y su decisión era únicamente el resultado de sus propias convicciones.

Por eso queda para la posteridad su legado como intelectual, editor, escritor y fundador del Grupo Legis.

En un texto del libro Experiencias y reflexiones de vida (Villegas Editores, 2008) decía que, pese a los dolores que con frecuencia proporciona la vida, “hoy, a mis ochenta y pico de años, estoy realmente satisfecho con los éxitos alcanzados y los esfuerzos cumplidos, y, lo que es más importante, con el grado de cultura racionalista, liberal y democrática al que creo haber llegado”.

“Fueron muchos los años de estudio y lecturas, discusiones, entusiasmos utópicos, extremistas o dogmáticas afiliaciones y luchas ideológicas, para alcanzar, finalmente, el reposo de la madurez intelectual y la suerte de haber podido entender relativamente los fundamentos de la ciencia, la filosofía y la historia de Occidente, y, en particular, los hechos y causas determinantes de las guerras, la violencia y los fanatismos del siglo XX que, de modo tan atroz, afectaron al mundo, y de manera particular a Colombia”, señaló.

Fue columnista de EL TIEMPO y recibió las máximas condecoraciones del Gobierno y del Congreso, como la Orden de Boyacá, en el Grado de Gran Cruz; el Libro de Plata, máxima distinción del sector editorial para reconocer la vida y obra de un editor, y la Orden del Congreso de Colombia en el Grado de Gran Caballero.

Un comunicado de Legis también lo recuerda como un escritor de obras jurídicas, entre las que se destacan Régimen legal de la industria en Colombia, en asocio con Alberto Silva; Régimen laboral colombiano (coautor y director editorial); Industria editorial, cultura y desarrollo en Colombia; Formación de parejas de amor: pacto civil de convivencia; El sistema parlamentario (coautor y director editorial); Sociedades agrarias de transformación; Manual de ateología y Diccionario de los delitos penales vigentes en Colombia.

“Nací en Buenos Aires (Argentina) el 6 de octubre de 1922, pero fue aquí, en esta atormentada Colombia, donde crecí, me eduqué, me hice hombre, me formé, me casé, tuve mis hijos, fundé mis empresas”, agregó en el 2008.

Según la publicación, su padre, Miguel Antonio Caldas Navarro, fue enganchado en las filas conservadoras de la guerra civil de los Mil Días (1899-1901) y luego emigró por una temporada al exterior. “Allá llegó, a Buenos Aires, a mediados de 1908, y en 1915 se casó con quien sería mi madre, Hortencia Gutiérrez Larrea, una española de origen vasco”, dijo.

Desde la temprana muerte de su padre, vivió con su madre en Ibagué, donde se graduó de bachiller en 1942, en el Colegio Nacional de San Simón, un instituto oficial.

En Bogotá cursó la carrera profesional en la Universidad Nacional y en esta ciudad estableció también su oficina de abogado en 1951.

Al Grupo Legis lo fundó en 1952, cuando creó la Revista Legislación Económica como respuesta a la necesidad de compilar y hacer comprensible toda la normatividad en el país.

“Su aporte a la difusión del pensamiento jurídico y a la jurisprudencia fue inmenso”, afirmó el exministro Juan Camilo Restrepo acerca de Tito Livio Caldas.

Su empresa llegó a ser considerada el mayor grupo editorial especializado en publicaciones jurídicas de mayor reconocimiento en habla hispana.

El periodista José Manuel Acevedo, director del Instituto Libertad y Progreso, afirma que otro de los legados fue la creación, con Francisco Reyes Villamizar, actual superintendente de Sociedades, de las Sociedades por Acciones Simplificadas (S.A.S.).

Las S.A.S. –que se pueden constituir, entre otros, sin requisitos como junta directiva y registro notarial, y un solo socio– siguen dominando el panorama de constitución de empresas y en la actualidad representan casi el 95 % de las sociedades creadas en el país.

Fue un enemigo de la tramitología y pretendió siempre difundir los textos y la comprensión de las normas, recalcan sus allegados.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.