Noé León

Noé León

Miembro del Grupo de Barranquilla, fue quizás el mejor de nuestros pintores naif o primitivistas.

notitle
21 de julio 2016 , 06:28 p.m.

En la casa republicana de la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá están expuestos, por estos días, los cuadros de Noé León. Pocos, pero suficientes para comprobar que se trata quizás del mejor de nuestros pintores naif o primitivistas. Nacido en Ocaña en 1907, pero adoptado por el Grupo de Barranquilla en los años sesenta. Adopción que se produjo, ¡cómo no!, en aquella esquina mágica de la calle 59 donde quedaba (y aún queda) La Cueva, hoy convertida en el espacio cultural de la ciudad. Del asunto da cuenta Alfonso Fuenmayor, y nos remite a un azar donde confluyen Cepeda Samudio, Pepe Gómez Sicre, Eduardo Vilá (el dueño de La Cueva) y el propio Fuenmayor. ¿Cómo fue que uno de estos cuadros fue a dar a la sala principal de La Chascona, la casa de Pablo Neruda en Santiago de Chile? Creo que nadie lo sabe. Al final de este escrito espigaré una hipótesis. ¿Y por qué fue prolija la migración entre Ocaña y Barranquilla en los comienzos del siglo XX? ¿Y en qué esquina de la historia del arte se tocan Henri Rousseau y Noé León? Bastará a los lectores poner estos nombres en Google para notar la coincidencia de los verdes y de los tigres. Acunado el primero por Apollinaire y el segundo por el ojo de cazador de Eduardo Vilá y la sapiencia de Gómez Sicre, dejaron para la historia el testimonio de un arte tardío potenciado por un buen mecenazgo. La coincidencia entre Rousseau y León se explica sencillamente debido a que Vilá daba a León láminas de Rousseau para que mejorara su pintura naif.

Pero el desenlace de la historia de León no es feliz, pues pudo más la avaricia de una dama, cuyo nombre yo ignoro, que la mano generosa de Vilá, mi vecino de la 43B, mi cuadra de niño en Barranquilla. Noé León fue secuestrado y esclavizado por aquella dama (dicen que europea) para lucrarse ella de la venta de las obras de él, que, por entonces, ya había alcanzado prestigio en el mundo del arte primitivista. ¿Explicará esto último lo del cuadro en casa de Neruda? Probablemente. Ahí está en la Luis Ángel el bus de la flota La Veloz, que trajo a León desde Ocaña hasta Barranquilla. Hay que verlo.

Y otrosí: Debido a que deseo para mi hijo Juan Pablo un país en paz donde él pueda trabajar y hacer su vida como lo hacen los de su edad en los países normales, voy a votar #SíALaPaz cuando sea convocado el plebiscito.


Manuel Guzmán Hennessey

@GuzmanHennessey

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.