El sueño de 16 jóvenes futbolistas que terminó en una presunta estafa

El sueño de 16 jóvenes futbolistas que terminó en una presunta estafa

'Cazatalentos' los llevó a México para darles oportunidad de probar suerte; todo salió mal.

notitle
21 de julio 2016 , 12:11 a.m.

“En mi mentalidad no acepto las derrotas, nunca pierdo; aprendo”.

Michael Esteven Peña, es un joven futbolista de la escuela Arnoldo Iguarán que no pasa los 15 años de edad, admira a Xavi Hernández –exjugador del Barcelona de España- y algún día piensa dar el salto al fútbol profesional.

Este volante de marca, el cual se ganó el apodo de ‘Chicho’ por su carácter a la hora de quitar el balón y de organizar el medio campo –recordando a Mauricio ‘Chicho’ Serna-, tuvo cerca el sueño de llegar al profesionalismo, luego darse la oportunidad de probar su talento en México.

Sin dejar atrás el estudio, ‘Chicho’, de 15 años, de contextura delgada y que por pocos centímetros supera los 1,60 de estatura, empezó a buscar los recursos para lograr su sueño y con ayuda de su familia se hicieron rifas, préstamos y ahorros para ir al exterior. El objetivo era llegar al Club Artillería FC, el cual, bajo la palabra del exfutbolista aficionado Jhonatan Castaño Cardozo, le brindaría todas las comodidades para emprender su camino por convertirse en un profesional.

“Estuve aproximadamente cinco meses. Al comienzo nos cumplían, en parte. Todo muy bonito. Comenzamos a estar en un hotel presentable. Pero, después de que llegaron otros compañeros, al mes, ahí las cosas empezaron a variar”, recuerda este joven nacido en Villavicencio.

Entre esos compañeros que también llegaron a buscar el sueño en Pachuca, estaba Daniel Zambrano, de 14 años, un volante de creación que admira el estilo de juego del Bayern Múnich alemán y que dice manejar ambos perfiles para jugar. “Pagamos en todo lo que estuvimos allá (en México), casi siete millones de pesos. Mis padres costearon todos los gastos y la plata la consiguieron trabajando. Ellos se doblaban unos turnos para poder sacarla. Duramos como dos meses recolectando la plata y ellos sacaron un crédito por cinco millones de pesos”, dice este joven futbolista.

Las condiciones del viaje eran puntuales. El interesado en ‘mostrarse’ en el exterior debía ser talentoso, un jugador destacado y con mucha proyección. A cambio de eso y de un pago de tres millones de pesos, jóvenes como Michael Esteven o Daniel tendrían la posibilidad, según las condiciones ofrecidas de Artillería FC, de un “contrato firmado en caso de ser jugador confirmado para viajar”, además de vivir en una casa hotel, tener servicios de alimentación, educación, dotación deportiva, campos de entrenamiento, gimnasio y, lo mejor, poder demostrar sus capacidades en un torneo llamado Copa Telmex.

En el paquete se les ofrecía juegos y entrenamientos durante la estadía. / Archivo particular

“Me dirijo a ustedes con la intención de hacerles llegar una invitación cordial del centro de concentración Club Deportivo Artillería FC de la ciudad de Pachuca-México con la intención de reclutar jugadores con gran nivel deportivo y académico con el fin de que llegue a conformar las filas deportivas del CAFC, jugar en Copa Telmex Mexicana, cuna del futbol Pachuca y así mismo ser merecedor de becas deportivas por su nivel académico y deportivo en un porcentaje desde el 25% al 100% si así se decidió por la dirección deportiva de la institución”, decía la carta de presentación.

Adicionalmente, en uno de los servicios de la carta de presentación del proyecto, se ofrecía la posibilidad de jugar “partidos oficiales en Copa Telmex, Copa masiva, Copa Estatal y Copa Nacional”. (Vea la carta completa aquí).

Entre los requisitos, también estaba el pago del paquete: 1.350 dólares el mes con todo incluido (alimentación, educación, entrenamientos, vivienda) a excepción de los tiquetes de viaje. Adicionalmente, un pago mensual de 675 dólares que se debía consignar en los primeros cinco días del mes.

Sin embargo, y según una denuncia hecha por unas 16 familias de jugadores colombianos –incluidas la de Daniel y ‘Chicho’-, varias de estas facilidades se quedaron en el papel y todo pasó a ser una denuncia por estafa. El principal implicado es el mismo exfutbolista Jhonatan Castaño Cardozo.

¿Cómo abordaron a los jugadores?

Víctor Silva es un profesor de la escuela Arnoldo Iguarán en Bogotá. A él llegó Castaño como un cazatalentos y también, según él, le ofreció una tentadora idea para que fuera un entrenador en México. “Me contactó y me ubicó con el fin de que me fuera allá a México. Vendió una idea de que todo era fabuloso. De que tenía una tercera división y convenios con el Club Pachuca –el mismo en el que jugó el fallecido arquero colombiano Miguel Calero-. A eso accedieron varios jugadores y se hicieron los convenios con la academia Iguarán”, recordó el entrenador.

Y así fue. El profesor Víctor junto con un grupo de 16 jugadores se embarcaron en un avión hacia México el pasado mes de agosto del 2015. “Al momento de llegar a allá nos dimos cuenta de que todo era una mentira”, expresó.
Si bien jugaron la Copa Telmex, a la cual llegaron a semifinales, los jóvenes no habrían podido ni siquiera ser campeones porque el torneo solo lo debían jugar futbolistas nacidos en México. “Había registrado a todos los chicos como mexicanos, ni siquiera había pasado documentos de los muchachos. Nos eliminaron en semifinales y al final hubo una batalla campal”, dijo Silva.

Tanto Silva como los jugadores Peña y Zambrano aseguraron que el torneo no era de una cuarta división profesional, sino de reservas y que solo había espacio para hasta cinco jugadores extranjeros.

Asimismo, ‘Chicho’ le dijo a EL TIEMPO que Castaño, en una reunión en la que explicó los detalles de lo que sería el viaje, usó el nombre de su hermana Stefany –exarquera de la Selección Colombia femenina- para promover el proyecto. “Eso le daba más credibilidad”, reconoció el joven

¿Estadía, educación, alimentación y fútbol?

Eduardo Ramos es el padre de Julián David, otro niño que también fue a México a jugar durante dos meses. Ramos dice que también fue estafado por Castaño y también indicó que el director de Artillería FC usaba el nombre de su hermana para promover su escuela: “dijo que la hermana y el papá patrocinaban el equipo”.

Eduardo aún conserva las consignaciones de los gastos que pagó por la manutención de su hijo en México. “En total fueron siete millones de pesos. Se pagaron cinco antes de que se fuera y después cada mes consignaba $1.250.000”, agregó.

Según los jugadores, primero fueron instalados en una casa hotel. Cuando fueron llegando más jugadores, se mudaron a una casa hogar, en la cual aseguraron que estuvieron hacinados. / Archivo particular

E indicó que en materia de educación también hubo un incumplimiento, pues los jóvenes estaban cursando noveno grado en Colombia y en México ingresaron a cursar la preparatoria (décimo grado) en una institución en Pachuca.

“Hablé con el director del colegio que me dijo que estaba presto a ayudar para que los muchachos estudiaran, pero me comentó que Jhonatan no ponía de su parte para que los jóvenes fueran al colegio”, agregó Ramos.

Asimismo, y según denuncias de Sofía Peña, madre de ‘Chicho’, Jhonatan quedó debiendo un dinero en el colegio. “Definitivamente no le había llevado los papeles al rector y los niños estaban matriculados en nivel superior al que iban a terminar”, dice.

Sumado a la falta de estudio estaba los problemas en la alimentación y en la vivienda. Si bien los jóvenes estuvieron en un hotel durante los primeros días, la llegada de nuevos jugadores motivó que fueran trasladados a una casa hogar. Este modelo es usado por algunos equipos de fútbol que hospedan a jugadores mientras presentan sus pruebas. De esta manera, los jóvenes tienen cubiertas necesidades como vivienda y alimentación.

Sin embargo, y según los jóvenes y sus padres, tanto la comodidad como la alimentación en la casa hogar, fueron precarias.

A esa denuncia se suma Jenny Posada, una joven que fue a México a cocinarles a los jóvenes y que confirmó que la alimentación y la estadía no fueron las más favorables. “Había días en los que no llevaba la comida del día. Y cuando compraba, eran cosas muy baratas o siempre lo mismo. Era esporádico que llevara frutas, o verduras. Y la dieta diaria era basada en frijol, huevos, pan, tortilla y un agua de panela”, recordó la joven.

También denunciaron hacinamiento en la casa hogar. “Casi unas doce personas se quedaban en una habitación”. Y junto a ‘Chicho’ y Daniel, confirmó que por poco son sacados de la casa hogar cuando la Policía fue a visitarlos.

“Aproximadamente nos alojábamos 22 personas o más. Después de eso vino la Policía, que porqué había mucha gente en esa casa. Jonathan trató de escondernos. Él ya estaba como asustado en ese momento. Comenzó a desesperarse, a cargar todas las camas que había comprado y nos llevó otra vez al hotel”, agregó ‘Chicho’.

Después de ese momento, fue el profesor Víctor quién decidió que los jóvenes debían volver a casa. A Colombia. Volvió a Colombia junto con doce jugadores más. Según cuentan las familias, algunos deportistas estuvieron en México entre agosto y diciembre. Actualmente, hay una denuncia por estafa en la Fiscalía General de la Nación contra el director deportivo de Artillería FC.

Por ahora, jóvenes como ‘Chicho’ y Daniel siguen entrenando casi tres días a la semana en la escuela Arnoldo Iguarán. Aún persiguen el sueño de ser futbolistas pero son conscientes de que antes de dejar el país lo pensarían dos veces y tienen en mente la revancha para lograr ser futbolistas profesionales.

Tanto los familiares como los mismos jugadores buscan que lo que les pasó a ellos, no les pase a nadie más. Hasta el momento no han recibido una respuesta por parte del Club Artillería.

¿Qué dicen en la escuela?

EL TIEMPO logró contactarse con Luis Castaño, padre de Jonathan. Él manifestó que no hay autorización para dar alguna declaración al respecto, hasta no conocer formalmente la denuncia en la cual está implicada la escuela Artillería. Este diario hará seguimiento.

IVÁN PEÑA BARRERA
Redactor ELTIEMPO.COM
ivapen@eltiempo.com
@ivandarpen

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.