Meluk le cuenta... (El accidente de Nacional)

Meluk le cuenta... (El accidente de Nacional)

Armani y Sánchez regaron el café sobre la tarea que no tenía ni un tachón. El 1-1 no es malo.

notitle
20 de julio 2016 , 11:28 p.m.

Es fútbol, es un juego en el que una jugada, un error o una virtud, un rebote o un sobrepique, un parpadeo o un puntazo oportuno, una imprudencia o una viveza en un instante, en un segundo reescriben un resultado de un partido. Hay suerte, también. Es un juego.

En la noche de este miércoles, por ejemplo, Nacional de Medellín ganaba 0-1 en Quito en el primer juego de la final de la Copa Libertadores en un juego que no tenía simplemente controlado… ¡Lo tenía controladísimo! Independiente del Valle, el sorpresivo ‘matagigantes’ del torneo, estaba dominado.

En el minuto 42 del segundo tiempo, en un tiro libre llovido al centro del área, Armani, el superhéroe del arco verde, cometió una imprudencia y rebotó la pelota con su pierna, mientras Dávinson Sánchez, en lo inesperado de la acción, perdió la marca del luchador Arturo Mina que empujó el 1-1 final.

Nacional fue un equipo calculador y de más peso específico a lo largo de un partido de muy pocas opciones de gol, sin brillos y estallidos de fuegos artificiales, de mucho trabajo y orden, de pocas emociones –aburridor si se quiere- y alejado de las áreas. En el primer tiempo, Independiente del Valle no agarraba la bola  y cuando la tuvo la perdió rápido. Nacional manejó pelota, terreno, velocidad, ubicación… 

Y anotó el gol en un tiro de media distancia, desde la medialuna, de Orlando Berrío. Los comentaristas de béisbol dirían que fue un “roletazo saltarín” a la base del palo izquierdo del arquero Daniel Azcona. A los 32 minutos ganaba apretando las tuercas, pero sin ensuciarse las manos y se fue al camerino con el 54 por ciento de control de pelota.

El segundo acto fue distinto.  Era apenas obvio que Independiente del Valle buscaría más protagonismo ofensivo y Nacional apostó por recular, por cerrarse en el límite de su área, por trabajar con obligaciones tácticas y estratégicas defensivas el 0-1.

Y lo lograba con facilidad. Le dejó el balón a Independiente del Valle que como una mosca contra un vidrio rebotaba y rebotaba y rebotaba sin atravesarlo, sin romperlo… No tenía espacios para intentar ganar en profundidad con velocidad, su juego de bandas fue maniatado por los doblajes de marca y la presión en los costados y no tuvo genio en el medio porque la pareja de volantes de marca apagaron a Junior Sornoza.

Nacional era paciente y laborioso. Y jugaba tranquilo. Sin sobresaltos. Hacía la plana sin salirse del renglón. Pero el fútbol, como la vida, es de causas y de azares: en un accidente Armani y Sánchez regaron el café sobre la tarea que no tenía ni un tachón.

El 1-1, que para nada es un mal resultado y deja a Nacional a tiro de levantar la Copa Libertadores  próximo miércoles en Medellín, se puede reprochar fácil sobre el resultado pidiendo más ataque de Nacional en busca de un segundo gol que asegurara el triunfo, descalificando la propuesta defensiva,  criticando la cesión del balón. Finalmente, Independiente del Valle registró el 58 por ciento de la tenencia de pelota.

Con el espejo retrovisor es fácil ver para atrás. El partido no estaba controlado… ¡Estaba controladísimo por un Nacional superior y de más peso que su rival!

Falta el partido de vuelta en Medellín, el próximo miércoles, y Nacional es más favorito hoy que ayer con el empate de visitante. Pero  debe recordar que el fútbol, como la vida, es de controlar de los accidentes…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.