'No atacaremos para que nos vean': Nairo

'No atacaremos para que nos vean': Nairo

La dura etapa 17, que llega a Finhaut-Emosson, es escenario propicio para descontarle a Froome.

notitle
19 de julio 2016 , 07:54 p.m.

¡Y se llegaron los momentos más esperados en el Tour de Francia! Este miércoles, cuando se celebra el día de la Independencia en Colombia, es el principio del fin, uno de esos días señalados para saber si Nairo Quintana tiene con qué pelear el título y conocer el real estado de forma del líder, Chris Froome, imbatible hasta el momento.

Sin embargo, el líder no es el único rival: Nairo tiene por delante a Adam Yates, a 14 segundos, y a Bauke Mollema, segundo, de quien lo separan un minuto 12 segundos.

La altimetría de la etapa 17 de la carrera francesa es apta para los ataques. No hay disculpa para no hacerlo y tampoco hay mucho terreno de acá al domingo para “guardar energías”. Además, la diferencia de 2 minutos 59 segundos obliga a eso, a buscar el descuento, a saltar de un grupo que ha sido controlado por el equipo Sky con un ritmo impresionante que no deja que nadie se salga del molde.

“No todas las veces las cosas salen como le gustan a uno. Pero vienen días bonitos, en un terreno que ha marcado mi historia, tengo mucha ilusión por hacerlo bien. Me siento tan en forma como el año pasado”, declaró Nairo en rueda de prensa. “Tampoco vamos a atacar porque la gente nos vea o para brindar un espectáculo; al final podría empeorar lo que tenemos. El domingo pude haber atacado pero había una bajada peligrosa y muchos kilómetros planos hasta la meta”, agregó.

Después de haber jugado a la ofensiva durante casi todo el Tour, ahora Froome cede la responsabilidad: “Tendría que tener buenas razones para atacar, pero con tres minutos de ventaja sobre Quintana creo que no es una obligación en este momento. Hay que saber conservar fuerzas para responder a todos los imprevistos”, dijo el líder de la competencia.

Lo que viene

El recorrido entre Berna y Finhaut-Emosson, de 184 kilómetros (que por primera vez se hará en el Tour de Francia, pero que ya había sido escenario de un duelo entre Alberto Contador y Froome en el Dauphiné Libéré del 2014, el cual se definió a favor del español), será un tramo que dejará muchas cosas claras, pues montaña es lo que hay y sitios para atacar sobran: cuatro premios de montaña, dos de tercera categoría, uno de primera y otro de fuera de categoría en la meta.

Los últimos 34 kilómetros serán infernales, con dos ascensos especiales, ideales para atacar de lejos e intentar disminuir las fuerzas de Froome.

En el kilómetro 150, la caravana del Tour encontrará el pie de monte de la subida a Forclaz, que tiene 13 kilómetros de ascenso, durante los cuales se encontrarán rampas del 8,5 por ciento de inclinación. Apurar el paso en este premio de montaña de primera categoría será ideal para enfrentar el descenso de siete kilómetros y quedar listos para la última subida. ¿Por qué no pensar en llevar a cabo un ataque en esta dura montaña? También se puede, pero eso lo decidirán los mismos ciclistas, dependiendo de cómo vean a sus contrincantes.

La subida a la meta será bien complicada, no solo por su extensión de 10 kilómetros, sino porque a esta altura de la carrera las piernas pesan y las fuerzas están al límite. El promedio de las rampas de este premio de montaña es del 8,4 por ciento, pero en el sexto kilómetro hay inclinaciones del 9,5 por ciento y los dos últimos son los más duros, porque hay rampas del 10 y 12,3 por ciento de inclinación, por lo que el remate será de infarto.

Quintana se ha caracterizado a lo largo de su carrera deportiva por estar más fuerte en la última semana, así lo demostró precisamente hoy hace tres años, cuando ganó la etapa en Le Semnonz.

En el Giro de Italia de 2014 ganó la carrera en las jornadas finales y en el Tour del año pasado, pues sus ataques en Les Sybelles y Alpe d’Huez fueron determinantes para poner contra las cuerdas a Froome, que llegó con un buen colchón de 3 minutos 10 segundos de diferencia.

Podría ser un gran día para el ciclismo colombiano, un país que celebra la fiesta de la Independencia, y nada mejor que lo haga en esta memorable fecha con una victoria de uno de sus hijos ilustres, el boyacense Nairo Quintana.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
@lisandroAbel

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.