Lupa en La Guajira

Lupa en La Guajira

Todo parece indicar que el departamento está cambiando de suerte, pero conviene no bajar la guardia.

19 de julio 2016 , 07:37 p.m.

No ha sido nada fácil, porque se trata de un lugar que lleva años soportando las mismas tramas, pero, luego de las denuncias de los medios y de los reclamos de los propios funcionarios del Estado, parece cierto que por fin se está poniendo la lupa en La Guajira. El Gobierno se reunió la semana pasada en Riohacha, hace ocho días exactamente, para analizar –de la mano del Presidente– qué tanto han servido las medidas para sacar a la región de una crisis humanitaria vergonzosa innegable, cuyas imágenes han estado dándole la vuelta al mundo.

No han contado con suerte en La Guajira en materia de gobierno: como se recordará, pero no sobra repetirlo, hace unos cuantos días el Consejo de Estado anuló –por irregularidades en el proceso– la elección de la gobernadora del departamento. Y todo en el momento justo en que se multiplicaron las denuncias por las escandalosas muertes por desnutrición de varios niños indígenas de la región, que obligaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a decretar medidas cautelares contra Colombia. Y todo al tiempo, asimismo, con las fuertes sequías que han afectado gravemente a las poblaciones más vulnerables.

Resulta diciente, e incluso esperanzador, que ocho ministros del gabinete se hayan desplazado a La Guajira para discutir con el Presidente y el gobernador encargado las medidas urgentes que se han tomado para combatir los horrores que se viven en esa esquina del país: el propio mandatario encargado, que ha cambiado a funcionarios claves de la administración departamental, reveló escandalizado la existencia de cientos de cuentas inactivas con miles de millones inutilizados, y anunció que será la Fiduciaria La Previsora la que velará por que las finanzas de La Guajira sean transparentes.

Todo parece indicar que el departamento está cambiando de suerte, pero, ya que sus errores se encuentran arraigados en una clase política muy hábil, conviene no bajar la guardia ni un solo día, conviene –para usar los términos del propio Gobierno– seguir poniendo la lupa sobre los enredados asuntos de La Guajira, hasta desenredarlos.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.