Paz y plebiscito, con 'p' de pedagogía

Paz y plebiscito, con 'p' de pedagogía

Esta no será una votación más; vamos a definir nuestro futuro y el de las próximas generaciones.

notitle
19 de julio 2016 , 06:14 p.m.

Con la luz verde que la Corte Constitucional le dio al plebiscito para la paz el Gobierno ha superado el primer gran escollo para la refrendación de los acuerdos de La Habana y debe ahora concentrar todos sus esfuerzos en la pedagogía del proceso.

Aunque es evidente que a Juan Manuel Santos le cogió la noche para empezar a ‘vender’ la paz y muchos creemos que se retrasó demasiado, quizás esa demora puede terminar beneficiándolo, ya que las circunstancias son más favorables hoy que hace unos meses; pues tras los anuncios del 23 de junio la gente está empezando a ver que la cosa es en serio y de hecho las encuestas empiezan a reflejar que la confianza ciudadana en el tema ha aumentado significativamente.

Pero ahora sí toca apretar el paso porque el camino es largo, el tiempo escaso y los partidarios del no llevan años en campaña. Luego de la displicente respuesta que Álvaro Uribe le dio a la carta de JMS en la que lo invita a subirse al bus de la paz, se confirmó que ahí el margen de maniobra del jefe de Estado es nulo. (Lo curioso es que después de este episodio el expresidente y sus seguidores insisten en que el Gobierno trata mejor a las Farc que a la oposición, pero olvidan que el Centro Democrático ha volado todos los puentes que el Gobierno ha tendido para establecer contacto con ellos).

Con su mezquindad, el uribismo –con la Procuraduría incluida– sigue aferrado a la bandera de la hecatombe, con el discurso del miedo como consigna. Sin embargo, están en una posición muy incómoda, porque tanto el abstencionismo como el no son opciones que no dejan de ser ‘peligrosas’ para sus propósitos. En principio, pueden jugar a no votar para que el referendo no alcance el umbral; pero el problema es que los abstencionistas no tendrán las mismas garantías de campaña que tienen los del no. Y si le apuestan al no, así obtengan una copiosa votación, nada garantizaría que derroten el sí.

A su vez, el Gobierno tiene a su favor una buena cantidad de colombianos que entienden y valoran la trascendencia de los acuerdos con las Farc, así no compartan por completo los términos de la negociación. El sí cuenta ya con importantes voces de apoyo, pero el reto del Gobierno es conseguir que ese respaldo se vea en las urnas.

Por eso es tan importante enfocar parte de la estrategia en los apáticos, a los cuales hay que hacerles ver que no se trata de una votación cualquiera, pues en esta oportunidad no vamos a elegir a una persona sino que vamos a escoger una opción de vida, es una decisión que va a definir no solo nuestro futuro, sino el de las próximas generaciones.
Lo mejor de este excepcional plebiscito es que nos pone ante una disyuntiva muy clara, que nos obliga a asumir una posición: estamos a favor o en contra del proceso. Punto. Ya no vale un sí con asterisco, ni podemos decir que aplican condiciones y restricciones. Nada de eso.

Ojalá que en esta campaña tanto los partidarios del sí como los del no expongan abiertamente sus razones, en vez de agazaparse como ciudadanos preocupados o analistas desinteresados mientras se dedican en realidad a hacer mandados.

Al igual que en el reciente referendo británico, aquí va a haber una batalla “entre una mentira simple y una verdad compleja”, como decía el columnista Andrew Cooper, en The Guardian, luego de que los electores se dejaron seducir por la mentira. Y eso que allá la campaña duró más de un año.

De entrada, creo que los que apoyamos el sí llevamos cierta ventaja, pues la defensa de la paz y la esperanza de un mejor país no causa vergüenza ni remordimiento. En cambio, los partidarios del no ¿con qué cara les explicarían a sus nietos que tuvieron la oportunidad de parar la guerra y no lo hicieron?

@VLADDO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.