Paro camionero mantiene altos los precios de los alimentos

Paro camionero mantiene altos los precios de los alimentos

Las caravanas escoltadas por la Policía y el Ejército, por otro lado, favorecen el abastecimiento.

notitle
19 de julio 2016 , 10:19 a.m.

Las centrales de abasto de las principales capitales del país continúan resistiendo a los efectos del paro camionero, tras 43 días de haber comenzado. Mientras en Cali, Medellín y Barranquilla se reactiva levemente el abastecimiento, en buena medida por el apoyo de las caravanas escoltadas por la Policía y el Ejército, en otras ciudades, como Pasto, la situación es crítica.

En la capital de Nariño Berta Castro, vendedora de la plaza de mercado Los Dos Puentes, dijo que “las frutas casi no llegan desde el Ecuador porque no dejan pasar en la frontera de Rumichaca”, y puso de ejemplo cómo una caja de plátano que antes costaba 32.000 pesos hoy vale 46.000 pesos; un atado de cebolla ahora cuesta 60.000 pesos, cuando antes oscilaba entre los 30.000 y 35.000 pesos. Y la papa mantiene su precio pero escasea, por el paro camionero.

En cuanto al comportamiento de los precios en las tiendas de la ciudad evidencian incrementos del 30 al 40 por ciento. Una panela de 2.500 pesos pasó a 5.000. En estos negocios ya no se consiguen enlatados, azúcar y sal. (Lea también: La estrategia del Gobierno es dialogar con pequeños transportadores)

Dos municipios de Boyacá, duramente golpeados por el paro, también viven momentos difíciles. En Duitama, este lunes, no llegaron productos a Mercaplaza, donde la fresa y la alverja son de los productos que más han incrementado su valor.

"Antes la canasta de fresa se conseguía en 13.000 pesos y ahora la venden en 25.000 pesos, y nosotros tenemos que incrementarle el valor para el cliente final en 1.000 y 2.000 pesos por bolsa", dijo Andrés Sabala, comerciante. Frutas y verduras aún se encuentran, pero algunas en mal estado y en muy poca variedad. La cebolla y el tomate ya no se consiguen, según informan los comerciantes.

Y en Sogamoso sigue el desabastecimiento de alimentos: no hay plátano, yuca, mango, piña, pollo, ni pescado. Por un tomate están cobrando 1.000 pesos y por una cebolla cabezona, 900 pesos. No hay combustible en las estaciones de servicio, pero particulares están vendiendo gasolina a 20.000 pesos el galón.

Por otro lado, en Cali, la situación tiende a mejorar. Oliver Medina, jefe de precios de la Central de Mayoristas del Valle (Cavasa), destaca que este lunes hubo un ingreso de 3.562 toneladas de alimentos frente a 3.000 esperadas, y llegaron 564 vehículos cuando el promedio este día es de 450.

“Se presenta una tendencia a la baja frente a los precios del inicio del paro, pero seguimos con una de las canastas más caras de los últimos años al empatar paro agrario con paro camionero”, dijo. El bulto de papa guata bajó de 110.000 a 80.000 pesos, pero no llega a los 35.000 que se cobraban antes de los dos paros. En el departamento las caravanas de camioneros acompañadas por la Policía han favorecido el abastecimiento.

Los viajes escoltados también le han dado un respiro a la Costa. En Barranquilla, la llegada de unos 60 camiones cargado con alimentos de los santanderes, Cundinamarca, Valle del Cauca y Antioquia, acompañados por el Ejército, espantaron por momento la alarma de desabastecimiento lanzada el fin de semana por la Gran Central de Abastos del Caribe (Granabastos).

Si bien hay productos que siguen con un precio elevado, como el tomate, la cebolla y el apio, cuyos aumentos están por encima del 100 por ciento, en puntos de acopio como el sector de Barranquillita, en el mercado, y Granabastos, la situación es de normalidad. El gerente comercial de Granabastos, Juan Camilo Jaime, dijo que el fin de semana, de las 1.100 toneladas que en promedio llegan, ingresaron unas 780.

En Antioquia, el lunes entraron a la Central Mayorista de Itagüí 246 vehículos de carga, a diferencia del lunes de la semana pasada, cuando solo llegaron 175. “En el valle de Aburrá siguen escasos los granos, el arroz, la harina y el azúcar. Los precios de los demás alimentos están en un sube y baje, fluctúan según el mercado. Por ejemplo, La papa capira subió este fin de semana de 2.500 a 3.000 pesos”, dijo Alfonso Marín, analista de mercado de la mayorista.

Por su parte,  el secretario de Agricultura de Santander, Rodolfo Vargas Gómez, explicó que en esta región del país aunque no hay desabastecimiento se siguen incrementando los precios de productos como tomate, cebolla, yuca y plátano. Vargas Gómez indicó que ante la situación de incertidumbre los labriegos de la región han optado por no recolectar sus productos de pancoger, lo cual ha producido una escasez de alimentos en los principales centro de acopio y las plazas de mercado de Bucaramanga, su área metropolitana y demás provincias del departamento.

Según datos de la Gerencia Comercial, Operativa y de Planeación de Centroabastos S.A., la canastilla de tomate de 25 kilos pasó de 65.000 a 70.000 pesos. Y el bulto de papa pastusa pasó de 90.000 a más de 100.000 pesos, y uno de los productos que mayor alza registra es el bulto de maíz, que de 130.000 pasó a 270.000 pesos. 

NACIÓN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.