Venta de antigua embajada de Austria preocupa al Chicó

Venta de antigua embajada de Austria preocupa al Chicó

Este negocio pone en vilo conservación de la casa. Al parecer tendría uso de vivienda multifamiliar.

notitle
18 de julio 2016 , 09:07 p.m.

Rodeada por edificios de más de 10 pisos, la casa donde funcionó la embajada de la República de Austria (calle 87 con carrera 12), en El Chicó, es un recuerdo de la arquitectura del siglo pasado en el norte de Bogotá.

Sin embargo, esto podría cambiar. A principios de junio, la nación austriaca, dueña del predio, empezó a ofertarlo a varios privados, proceso del que está a cargo de la empresa Savills Colombia, intermediaria de la venta.

Para varios miembros de la Corporación de Propietarios del barrio El Chicó (Corpochicó), este negocio pone en vilo la conservación de la casa, ya que en los folletos entregados por Savills a los posibles compradores, la embajada y su lote aparecen con uso de vivienda multifamiliar.

“No sabemos por qué resulta con este uso. La embajada tiene más de 50 años y fue diseñada por Bruno Violi, arquitecto italiano, autor de edificios como el de EL TIEMPO (ubicado sobre la avenida Jiménez con carrera 7.ª). Si nos lo preguntan, para nosotros es un patrimonio”, señalaron miembros de Corpochicó.

Pero esta opinión no la comparte Savills, cuyos voceros señalaron que, según los registros del Distrito, la embajada de Austria no es un bien de interés patrimonial. De hecho, en una ficha técnica de la Secretaría Distrital de Planeación este predio tiene condiciones de edificabilidad, con altura máxima de diez pisos.

“Además, por tratarse de una venta privada, estamos en el derecho de guardar silencio sobre los detalles de todo el proceso”, agregaron voceros de Savills.

Por este motivo, los miembros de Corpochicó muestran cierta incertidumbre ante la venta de la casa. “Por el valor que tiene el suelo aquí, la casa podría ser destruida y convertida en un edificio más grande que el actual”, dijeron.

Ante esta denuncia, EL TIEMPO ZONA consultó al Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC), entidad encargada del registro y la preservación de los bienes culturales de la ciudad. Según voceros del organismo, tanto la versión de Savills como la de los registros de Planeación son ciertas. La casa no es un inmueble patrimonial y está a disposición de sus dueños actuales

Pero este concepto no detuvo a los miembros de Corpochicó, quienes esta semana iniciaron el trámite ante el Consejo Distrital de Patrimonio Cultural, de la Secretaría Distrital de Cultura, para que se realicen los estudios necesarios, con el ánimo de que la embajada de Austria pueda ser considerada bien cultural de Bogotá.

En caso de que la Secretaría de Cultura determine que este predio es de valor patrimonial, gracias a la insistencia de los vecinos de El Chicó, demolerlo o practicarle modificaciones se convertiría en un tema regulado y vigilado por el Distrito.

De lo contrario, como sucede ahora, el inmueble seguirá perteneciendo a la nación austriaca, que lo oferta a privados, advirtiendo, a través del contrato de compraventa de esta propiedad, que su estructura presenta deterioros y necesita un saneamiento lo antes posible.

Este documento también señala que “El prominente vendedor (la nación austriaca) no garantiza nada con relación a este inmueble, (...) ni que esté libre de contaminaciones u otras afectaciones al medioambiente o a patrimonio histórico”.

Podría ser patrimonio

La embajada de Austria, o la residencia Uribe, fue diseñada en 1963 por Bruno Violi, arquitecto italiano de cuyas obras solo se conservan aproximadamente de cuatro en Bogotá.

Entre ellas, el edificio de EL TIEMPO en la avenida Jiménez, la actual sede del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (o edificio Manuel Murillo Toro, en la carrera 8.ª entre calles 12 y 13) y la residencia Shaio, situada en la calle 91 con carrera 9.ª.

Los vecinos de Corpochicó esperan que estas características, así como la arquitectura de la casa, sirvan para definir el predio como de interés cultural.

“Haremos todo lo posible para conservar la casa. Solo esperamos que la Secretaría de Cultura la declare bien patrimonial antes de que sufra algún daño. Entendemos que la casa necesita un dueño, pero ojalá él la respete tanto como nosotros y, así, su histórica fachada no vaya a ser afectada”, dijeron los vecinos.

PABLO ARCINIEGAS
Redacción EL TIEMPO ZONA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.