A tres colegios ya no los separan ni la reja ni las clases sociales

A tres colegios ya no los separan ni la reja ni las clases sociales

El Pedagógico, Reyes Católicos y el Usaquén parecen uno. Estudiantes apuestan por la conciliación.

notitle
18 de julio 2016 , 09:07 p.m.

Ricardo Almanza, Alejandro Álvarez y Luis Fernández son los rectores de tres colegios de la localidad de Usaquén que comparten la cuadra en la que se encuentran sus instalaciones.

Como en todo vecindario, en este terreno, ubicado entre las carreras 9.ª y 11B bis desde la calle 127C hasta la 127, se han presentado conflictos. Pero estos tres hombres, actuando como si fueran padres de familia de casi 5.000 jóvenes, desde hace unos tres años se dieron a la tarea de generar más paz que violencia entre sus estudiantes. Y tan buena fue la labor que, hoy por hoy, cuentan con el apoyo del Distrito en lo que se ha denominado el proyecto Frontera.

“Los conflictos entre nuestros estudiantes se originan por diversos factores, uno de estos es la diferencia de estratos socioeconómicos. Por el espacio compartido era imposible no tener roces, tanto a las afueras de las instituciones, como en los límites internos (...). Algunas veces había peleas, pero en su mayoría las agresiones eran simbólicas, contra la planta física de los colegios; por ejemplo, tiraban piedras o pimpones de un plantel al otro, y en ocasiones se rompían los vidrios”, relató Álvarez, rector del Instituto Pedagógico Nacional.

Para María del Pilar Viana, directora local de Educación en Usaquén, una de las cosas más importantes que han tenido que aclararles a los muchachos es que las tres instituciones son públicas, “de diferentes formas, pero públicas”, dijo, pues se suele pensar que el Colegio Usaquén es de estrato bajo; el Centro Cultural Reyes Católicos, de estrato alto, y el Pedagógico, de clase media.

El Reyes Católicos es el más controversial, pues la mayoría piensa que es un plantel privado, pero para los españoles es público, pues depende de la embajada del país europeo en Colombia. Muchos otros creen que el Pedagógico también es privado, pero este es público en administración de la Universidad Pedagógica. Por último está el Colegio Usaquén, que depende del Distrito.

El trabajo de los rectores comenzó hace unos tres años, cuando –con ayuda de algunos maestros– empezaron a planear estrategias que generaran unión y amistad entre los estudiantes del Pedagógico, el Reyes Católicos y el Usaquén.

“Desde siempre hubo esfuerzos de algunos profesores que querían generar hermandad entre los colegios, un ejemplo fueron los encuentros deportivos”, afirmó Álvarez.

Lo primero que se hizo dentro de cada institución fue socializar con los estudiantes lo que se pensaba hacer, explicarles que iban a entrar en un proceso de convivencia.

La segunda acción –que, de acuerdo con los dirigentes, ha dado buenos resultados– fue cambiar las sanciones por reflexiones.

“Por ejemplo, cuando se rompe un vidrio, no vamos directamente con el castigo, sino que buscamos interiorizar en los estudiantes qué hubo detrás de esa agresión y buscamos resolver los conflictos”, asegura el trío de pacificadores.

“Una de las cosas que evidenciamos fue que los estudiantes se referían a los de otros colegios con términos despectivos; por ejemplo, a los estudiantes del Usaquén los llamaban los ‘verdes’; hemos tratado que todo parta desde ahí, que entendamos que somos como hermanos y que esos apodos no tienen lugar”, aseguró Francisco Páez, coordinador de Frontera en el Instituto Pedagógico.

Los límites

Para quien no conoce el interior de estos planteles, cabe explicar que, mientras entre el Pedagógico y el Usaquén no hay barreras, más que unos árboles, con el Reyes Católicos sí hay unas rejas que marcan la diferencia.

Y pese a que hubo que pedir permisos en la embajada de España, entre Fernández, Álvarez y Almanza lograron que los territorios (colombo-españoles) de los tres colegios estuvieran conectados y “derribaron el muro” que los separaba.

“Fue un acto simbólico. En medio del Reyes y el Pedagógico hay una malla que tiene una puerta que los conecta; durante una carrera de observación que se hizo entre las tres instituciones, se puso un papel craft que simulaba ser un muro, y entre todos lo derribamos. Desde entonces todos podemos ir de una institución a la otra sin necesidad de salir a la calle, claro, siempre que se cuente con la autorización”, contó Almanza, rector del Colegio Usaquén.

La carrera

A principios de julio, por iniciativa de los profesores encargados de monitorear y sacar adelante este proyecto, se realizó una carrera de observación en la que se conformaban equipos de tres personas –un estudiante de los Reyes, otro del Usaquén y uno más del Pedagógico–, ellos debían recorrer los predios de las tres instituciones recolectando pistas que al final les ayudarían a formar una frase en pro de la paz.

Además de interactuar entre sí, y por ende generar amistad, el estudiante de cada colegio era el encargado de guiar a sus coequiperos y contarles las historias de los lugares emblemáticos en los que estaban ubicadas las pistas.

“Frontera es un programa muy bueno, me gusta que se base en la integración de los colegios porque de lo contrario se pueden crear rivalidades”, dijo Vincent Dupont, estudiante de grado once del Colegio Usaquén.

“Frontera ha generado mucha unión entre los colegios, hemos tenido la oportunidad de encontrarnos en diferentes escenarios y entender que pertenecemos a la misma localidad y tenemos condiciones similares”, afirmó Ana María Higinio, personera del Pedagógico.

Lo que viene

Gracias a los buenos resultados que ha dado este programa, con el apoyo de la Dirección Local de Educación, se incluirán los colegios Nuevo Horizonte y Agustín Fernández, que, según Harold Murillo y Eduardo Ramírez, sus rectores, presentan problemáticas de convivencia entre estudiantes.

De acuerdo con ellos, desde que llegaron a los planteles, hace menos de un año, han desarrollado trabajos para disminuir los conflictos.

Y si bien han tenido buenos resultados, dicen que hacer parte del programa y recibir apoyo de tres colegios que ya tienen avances les ahorrará camino y, por supuesto, les agilizará los procesos.

Una de las ventajas grandes que les da Fronteras a sus integrantes es que los profesores de los cinco planteles estarán desplazándose entre sí para compartir sus conocimientos; además, de acuerdo con los rectores, esto facilitará que los estudiantes compartan experiencias con jóvenes de colegios, estratos y hasta países diferentes.

CAROLINA DELGADO
Redacción EL TIEMPO ZONA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.