Los rostros del tráfico de la fauna silvestre

Los rostros del tráfico de la fauna silvestre

En dos años, 880 mamíferos, aves y reptiles han sido incautados por la CAR de Cundinamarca.

notitle
18 de julio 2016 , 09:02 p.m.

Encerrados en guacales permanecen decenas de animales que llegaron en la última semana al Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre de Mesitas del Colegio Bioandina. Ellos iniciaron un proceso de cuarentena para, en un futuro y dependiendo de su proceso, ser liberados en su hábitat natural.

Para algunas de estas especies, como las tortugas, hay esperanzas de retornar a espacios abiertos, pero para otros, como los monos, el proceso puede durar años o no dar frutos, pues los daños comportamentales que les causó su cercanía con los humanos pueden ser irremediables.

Este centro de rehabilitación, ubicado a una hora de Bogotá, ha recibido entre enero y mayo de este año 270 especies de aves, mamíferos y reptiles, que han sido recuperadas en operativos realizados por la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca.

Mientras que en los últimos dos años el refugio ha sido el hogar de 880 animales, de los cuales, entre un 60 y 70 por ciento terminan siendo liberados de nuevo.

Las aves son las principales víctimas del tráfico de fauna en el departamento, según cifras de la entidad. En los últimos dos años, de los animales incautados, 411 corresponden a especies como guacamayas, águilas, loros, entre otros.

Les siguen los reptiles, con 340 individuos, y después los mamíferos, con 129 especies recuperadas.

Una vez ingresan al centro de rehabilitación se les realiza una valoración de su estado. “La mayoría llega en malas condiciones. Hay aves que vienen con demasiado peso, porque no se les manejó una dieta adecuada. En el caso de las loras, esto es indicio de que solo las alimentaron con pan y chocolate. Muchas no conocen las frutas”, cuenta Laura Vargas, una de las veterinarias que trabaja en el centro.

Además, cuenta la profesional, los animales llegan en su mayoría con marcas de laceraciones, malformaciones físicas, heridas de elementos cortopunzantes, signos de desnutrición, entre otras condiciones.

“A su llegada, realizamos una observación del animal, para conocer su comportamiento: si es solitario o gregario o si está acostumbrado a los humanos. Algunos llegan demasiado amansados”, explicó la veterinaria.

Los daños

El intento de domesticación de animales silvestres genera consecuencias en los comportamientos de los animales, según explicó Lina Álvarez, bióloga de Bioandina.

“Hay individuos que están tan improntados con los humanos que no se recuperan. Desarrollan comportamientos amistosos con nosotros y no nos ven como un peligro. Esto en un ambiente natural no es viable para un animal”, señaló Álvarez.

Indica, por ejemplo, que hay aves a las cuales les ponen una réplica de una boa y no reaccionan como un animal silvestre, que saldría volando, lo que demuestra que pierden ciertas habilidades, por lo que no podrían ser liberadas.

Otro de los retos que se presentan en el proceso de rehabilitación es eliminar las palabras del lenguaje humano que aprenden los loros.

Según la veterinaria Laura Vargas, este es un proceso largo, por lo que en Bioandina manejan tres ciclos en el proceso de rehabilitación. El último es en el que los animales permanecen más alejados de los profesionales del centro y allí no se les emite ningún sonido, para que las aves dejen de hablar y aprendan a reproducir sonidos del ambiente natural.

Pero también están los daños físicos que presentan algunas especies, producto de la época en la que convivieron con humanos.

“Tenemos casos de felinos a los que les arrancaron sus garras; monos a los que les quitaron sus colmillos y perdieron algunas falanges; aves a las que les cortaron sus picos, entre otros”, explicó Vargas.

Por estas condiciones físicas, los animales no podrían ser liberados en su hábitat natural, pues estarían en desventaja frente a otros individuos de su especie.

MICHAEL CRUZ ROA
Redacción Cundinamarca
En Twitter: Michael_CruzRoa
Escríbanos a miccru@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.