La convención del partido Republicano se 'quebró' por Donald Trump

La convención del partido Republicano se 'quebró' por Donald Trump

Para efectuar evento, organizadores tuvieron que hacer colecta. Líderes del partido no asistieron.

notitle
18 de julio 2016 , 08:18 p.m.

Más que por el ambiente festivo que suele caracterizar estos eventos, la Convención Nacional del partido Republicano, que se inició este lunes en Cleveland, está opacándose por un mar de problemas y dificultades que amenazan con hacerla naufragar.

En su mayoría, por supuesto, relacionados con Donald Trump, el candidato que ganó las elecciones primarias, pero que muchos aún se resisten a aceptar como su representante para las presidenciales del próximo 8 de noviembre.

“Damas y caballeros, es para mí un gran honor presentar a la próxima primera dama de EE. UU.”. Estas fueron las palabras de Trump, en una aparición espectacular en el escenario Quicken Loans al ritmo de la canción de Queen We Are The Champions (Somos los campeones). “Vamos a ganar. Y vamos a ganar a lo grande”, agregó el magnate.

Tales dificultades van desde lo económico hasta la ausencia de los pesos pesados del partido, que ni siquiera compraron un tiquete de avión para asistir a la coronación de Trump.

Este fin de semana, el portal Político, con sede en Washington, reveló una carta en la que los organizadores de la Convención le suplicaban por dinero a un multimillonario estadounidense, pues una gran cantidad de patrocinadores del evento se retiraron al considerar que sus productos no se beneficiaban al ser asociados con Trump.

La carta estaba dirigida al magnate Sheldon Adelson, el único de los multimillonarios de EE. UU. que está apoyando a Trump.

Los organizadores le pedían a Adelson aportar 6 millones de dólares, pues de lo contrario la Convención, antes de las ganancias que por lo general produce, estaría dando pérdidas. En la carta se habla del retiro de grandes firmas como Pepsi, Coca-Cola, FedEx, Visa y David Koch, una de las vacas sagradas del partido y que estaba financiando los esfuerzos por destronar a Trump de su nominación.

A las dificultades económicas se sumaron en la última semana los esfuerzos de grupos como ‘Nunca Trump’, que lanzaron un ataque de última hora para que se liberara a los delegados del compromiso de votar por el candidato que les valió su designación.

Si bien la movida fue neutralizada como resultado de una alianza entre el Comité Nacional Republicano –la directiva del partido– y la campaña de Trump, la asonada dejó claro cuán divididos están los republicanos.

Dicha división quedó más que plasmada con el feo que le hicieron las máximas figuras del partido al negarse a asistir a la Convención o hablar en favor del magnate neoyorquino.

En esa lista están nada más y nada menos que los dos únicos expresidentes republicanos con vida –George W. Bush y George H. Bush– y los dos últimos nominados del partido para las elecciones –John McCain y Mitt Romney–. De hecho, el único que pensaba asistir era Robert Dole, el candidato republicano para las elecciones de 1996.

También este lunes se notó la división cuando los delegados opositores a Trump protestaron furiosos, tras el rechazo de una moción que buscaba modificar las reglas internas del evento.

La evidente fractura del partido ha echado raíces en más de un 60 por ciento del electorado republicano, que dice no estar satisfecho con la selección de Trump como su representante, según un sondeo del Pew Center.

Los enredos del partido opacaron incluso la selección del gobernador de Indiana, Mike Pence, como fórmula para la vicepresidencia.

Pence fue escogido, según el mismo Trump, como un gesto al establecimiento republicano, dados su perfil conservador y la buena imagen que tiene en la base del partido.

Pero no habían pasado algunas horas tras el anuncio cuando empezaron a circular historias en cadenas como CNN y CBS sobre la mala química entre ambos. Incluso hablan de que el magnate, a última hora, había decidido no ofrecerle la vicepresidencia, pero sus asesores lo convencieron ante la debacle que eso supondría.

Esa falta de sintonía fue más que evidente en la primera entrevista que concedieron juntos en el programa 60 minutos, donde Trump varias veces interrumpió a Pence para robarle la palabra. Y si hay problemas dentro de la Convención, estos también se reflejaban en las afueras, donde miles de manifestantes de Grupos como Black Lives Matters (Las Vidas de los Negros Importan) se congregaban para protestar contra Trump a lo largo de esta semana.

Muchos de ellos creen que los comentarios que ha hecho Trump durante la campaña dejan clara su tendencia antiinmigrante y racista. Aun así, en el interior del Quicken Loans Arena, el edificio que alberga la Convención, el tono era hacia lo positivo, enfocando las baterías hacia la rival demócrata, Hillary Clinton, para tratar de pasar la página.

No fue coincidencia que se escogiera como el primer tema del encuentro la seguridad nacional, con énfasis en los recientes atentados terroristas tanto en EE. UU. como en Europa.

La idea era mostrar que bajo el gobierno de Barack Obama –y Clinton, como secretaria de Estado–, EE. UU. quedó más expuesto al accionar de las organizaciones terroristas y se provocó el caos en Oriente Próximo.

Entre los panelistas figuraban el exgeneral Michael Flynn y varios legisladores con antecedentes militares. Así mismo, sobrevivientes del ataque al consulado de EE. UU. en Bengasi (Libia), un evento que los republicanos usan para golpear a Clinton. El lema es que bajo Trump, ‘EE. UU. volverá a ser seguro’.

Y el plato ‘gordo’ del día fue el discurso de Melania Trump, la exmodelo esposa de Trump.

‘Está listo para liderar’: esposa de Trump

La esposa de Donald Trump, Melania, elogió en la noche de este lunes a su marido, a quien describió como un “patriota” e inclusivo con negros y latinos que está “listo para liderar” a Estados Unidos. “Donald pretende representar a todas las personas (...). Eso incluye cristianos, judíos y musulmanes. Incluye hispanos y afroestadounidenses y asiático-estadounidenses, los pobres y la clase media”, dijo Melania Trump, una exmodelo eslovena 24 años más joven que el magnate.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Washington
Corresponsal de EL TIEMPO
En Twitter: @sergom68

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.