Movilidad: luces para respetar la caja

Movilidad: luces para respetar la caja

La mayoría de las personas hace lo que otros hacen cuando transitan por la ciudad.

18 de julio 2016 , 12:23 a.m.

Donde se cruzan dos vías suele haber una ‘caja’. Es un cuadro amarillo cruzado por una gran equis donde un vehículo nunca debe quedar parado. Sirve para evitar que las vías se atasquen. Pero más del 80 por ciento de los bogotanos no conocen ni el nombre de esta señal. Si usted nota que no va a poder atravesar la caja, debe detenerse antes de la cebra. Por esta infracción (la tercera que más se comete en Bogotá) se han impuesto 12.120 comparendos entre enero y mayo de 2016.

En entrevistas realizadas por Corpovisionarios se ha encontrado que las personas suelen hacer lo que creen que los demás hacen. La mayoría de los conductores piensan que los demás no van a cooperar e “igual se van a atravesar”, así que uno termina haciendo algo que sospecha que no es lo racional, pero uno no va a ser el “único pendejo”. La gente se anticipa entonces a lo que se imagina que harán los demás. No hacerlo sería dar papaya.

Llamamos soberbia moral a la tendencia sistemática a pensar mal del otro y a creer que nosotros somos los únicos buenos. Entonces el problema son los demás, y el desempeño de la sociedad termina siendo un reflejo no de lo que todos queremos, sino de lo que pensamos de los demás. Al final, todos terminamos bloqueando la intersección y entorpeciendo la movilidad de la ciudad.

El comportamiento vial habla mucho de una sociedad. Norbert Elías consideraba que la tasa de accidentalidad vial de una sociedad es un signo de su grado de civilización. La tarea que tenemos por delante como sociedad es inmensa: en 2014 hubo 6.402 muertes en accidentes de tránsito y 546 en el conflicto armado.

Esperemos que los acuerdos con la guerrilla se hagan pronto. La tarea de construir una sociedad en paz será larga y compleja, y esa construcción nos debe involucrar a todos. Temas como la seguridad vial se volverán (ojalá) preponderantes, pues ahí se despliega de manera cruda la sociedad que somos.

Por eso, señor o señora lectora, la próxima vez que se encuentre en el dilema de cruzarse al otro lado de la vía y tenga enfrente el semáforo en verde, verifique si tiene campo para no quedar en la caja, y si no, quédese ahí, detrás de la cebra. Si le pitan o insultan, no se ofusque, ponga las luces de parqueo como señal de que usted está cooperando y quiere evitar un trancón. Los demás no es que no quieran cooperar, puede ser que los que están detrás de usted no pueden ver lo que está enfrente suyo, pero con la señal de las luces le entenderán.

Piense que con esa pequeña decisión está transformando esta ciudad, trasformando este país

HENRY MURRAÍN*
Experto en cultura ciudadana
* Corpovisionarios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.