Nuquí recibe incentivos para impulsar el turismo

Nuquí recibe incentivos para impulsar el turismo

notitle
17 de julio 2016 , 09:23 p.m.

Nuquí, en el departamento del Chocó, se consolida como uno de los mejores ejemplos de ecoturismo y turismo comunitario en el país.

Ayer, con la presencia de una delegación del Gobierno Nacional encabezada por el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, y la viceministra de Turismo, Sandra Howard, se inauguraron varias obras que buscan impulsar el turismo como polo de desarrollo e inclusión social en esta región del Pacífico colombiano. Y también como una herramienta de conservación ambiental en esta región, una de las más biodiversas del planeta. El acto comenzó con la inauguración de un punto de información turístico y una tienda de Parques Nacionales Naturales en el aeropuerto Reyes Murillo, de Nuquí, a donde llegan por estas épocas cientos de turistas de todo el mundo en la temporada de ballenas que comienza en julio y se extiende hasta noviembre.

También se firmó un convenio con Parques Nacionales Naturales de Colombia sobre el reconocimiento y ejercicio del derecho al uso ecoturístico y pesquero realizado por miembros de las comunidades negras ubicadas en la zona de influencia del Parque Nacional Natural Utría. Precisamente allí, en Utría, la organización Mano Cambiada se ha encargado de liderar en los últimos años un exitoso proceso de turismo comunitario.

Josefina Klinger, fundadora y presidenta de dicha organización, ha explicado que el principal objetivo ha sido hacerle entender a la comunidad que “con el turismo es posible liberarse de las cadenas de la pobreza y el abandono que el Chocó ha arrastrado durante décadas”.

En Utría y en Nuquí, Klinger ha liderado un proyecto que beneficia de manera directa a 150 familias –y de manera indirecta a otras 400–, a través de la prestación de servicios turísticos: hospedaje rural, alimentación y guianza, entre otros.

Es por eso que Nuquí –puntualmente la vereda Guachalito– y la ensenada de Utría se han convertido en un paraíso de turismo de naturaleza, entre la selva y el mar, visitado por viajeros de todo el mundo.

Klinger ha insistido en empoderar a la comunidad en la defensa de su territorio y en que los locales sean los dueños de sus emprendimientos turísticos. “No vamos a permitir, como ha pasado en otros lugares, que vengan los grandes inversionistas y solo busquen a los locales como mano de obra barata. Los recibimos, pero nosotros tomamos las decisiones”, dice Klinger.

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.