Muerte de tres policías en tiroteo es "acto de cobardes": Obama

Muerte de tres policías en tiroteo es "acto de cobardes": Obama

Uno de los atacantes murió y otros dos "estarían en fuga", informaron las autoridades.

notitle
17 de julio 2016 , 10:14 a.m.

La muerte de tres policías abatidos a tiros este domingo en Baton Rouge es "un acto de cobardes", afirmó el presidente estadounidense Barack Obama, para quien "nada puede justificar la violencia contra la policía".

El mandatario admitió que aún se desconocen los detalles de porqué los policías habían sido abatidos, pero recordó en su mensaje la muerte de cinco agentes de Dallas (Texas) asesinados el 7 de julio pasado por un excombatiente estadounidense que quería vengar a ciudadanos negros muertos a manos de la policía.

"Por segunda vez en dos semanas, agentes de policía, que ponen sus vidas en peligro todos los días para proteger las nuestras, fueron asesinados de forma cobarde mientras hacían su trabajo", señaló el presidente en un comunicado emitido por la Casa Blanca.

"Estos ataques contra funcionarios, contra el Estado de derecho y una sociedad civilizada, deben cesar", precisó. Obama ofreció los medios del Estado federal a las autoridades de Luisiana, cuya capital es Baton Rouge, y prometió que "se hará justicia".

Pocos detalles de los hechos

Tres policías murieron y otros tres resultaron heridos este domingo en un tiroteo en la ciudad de Baton Rouge, Luisiana, donde la muerte de un joven negro a principios de julio a manos de la policía provocó una ola de indignación y protestas, informó la oficina del sherif local. Inicialmente, las autoridades habían ubicado en siete la cantidad de heridos, pero luego corrigieron la cifra.

Uno de los atacantes murió y otros dos "estarían en fuga", precisó la oficina del sherif en un comunicado. Este drama se produce en un contexto de muy fuertes tensiones raciales en la capital de Luisiana, que ha sido el teatro de numerosas manifestaciones de protesta contra la violencia policial en las últimas semanas.

Esas manifestaciones, reprimidas sin miramientos, se registraron luego de la muerte a principios de julio de Alton Sterling, un vendedor ambulante negro abatido por un policía.

El alcalde de Baton Rouge, Kip Holden, hizo un llamado a la calma temiendo un nuevo aumento de las tensiones en la ciudad, a través de la cadena de televisión local WAFB9.

"No dejemos que nadie separe a esta comunidad con actos absurdos de violencia", reclamó el alcalde. Las circunstancias exactas del tiroteo aún se desconocen, pero al parecer las fuerzas del orden habrían intervenido luego de registrarse un primer intercambio de disparos.

"Parece que ellos (los agentes) respondieron a un tiroteo", dijo Casey Rayborn Hicks, portavoz del sherif, a la cadena local WAFB9. Varios agentes -de la policía de Baton Rouge y dependientes de la oficina del sherif- resultaron heridos y fueron trasladados a hospitales locales, precisó el comunicado.

Un video difundido por la cadena de televisión muestra a los policías llegando al lugar del tiroteo, al tiempo que se pueden escuchar disparos de armas de fuego. Al principio se escucha una sucesión de tiros espaciados y luego un breve pero nutrido tiroteo.

Crímenes de odio

Un video aficionado que muestra los últimos momentos de vida de Sterling a manos de la policía a principios de julio, ampliamente difundido en internet, provocó una ola de indignación que se multiplicó al día siguiente al conocerse que otro negro, Philando Castile, había sido abatido por un policía, esta vez en Minnesota (norte).

Fue durante la realización de varias manifestaciones en el país para denunciar la violencia policial, que un hombre solo asesinó a cinco policías en Dallas el 7 de julio, poco antes de ser abatido por las fuerzas del orden. Micah Johnson, un excombatiente negro estadounidense, afirmó que quería matar policías blancos en represalia por la muerte de dos negros esa misma semana bajo las balas de las fuerzas del orden.

La semana pasada, la policía de Baton Rouge informó que había arrestado a tres personas que estaban planeando ataques para asesinar policías. Uno de los sospechosos detenidos, Antonio Thomas, de 17 años, dijo "durante su interrogatorio que él y otros tres sospechosos robaron armas e iban a aprovisionarse de municiones para disparar contra la policía", según indicó un comunicado de la policía difundido el martes.

La legislación sobre armas de fuego en Luisiana permite tener acceso fácilmente a las armas, incluyendo rifles de asalto semiautomáticos.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.