La asunción republicana de Donald Trump

La asunción republicana de Donald Trump

Se realizará en Cleveland (Ohio) la convención del partido.Sería designado candidato presidencial.

notitle
16 de julio 2016 , 10:33 p.m.

Washington. La carrera por la presidencia de Estados Unidos tiene dos momentos cumbre: el primero, cuando un candidato finalmente se impone a sus rivales en el proceso de elecciones internas. Y el segundo, quizá el más importante, durante la cita que organiza el partido para nominar oficialmente a ese ganador como su representante para la contienda por la Oficina Oval.

En el caso de los republicanos, esto último arranca mañana lunes en Cleveland (Ohio).

A partir de entonces –se supone–, hordas de republicanos provenientes de todo el país descenderán sobre la ciudad para participar en el Convención Nacional del partido. Toda una fiesta mediática que se extenderá por cuatro días, al cabo de los cuales aprobarán su plataforma electoral para los comicios del 2016 y se ungirá al magnate neoyorquino Donald Trump como el designado para la batalla final.

Una semana después, el 25 de julio, el turno será para los demócratas, que se congregarán en Filadelfia para nominar a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

Históricamente, las convenciones se han caracterizado por ser una especie de trampolín en que, tras dejar atrás los rencores surgidos durante las elecciones primarias, se catapulta al candidato para el tramo final de la contienda.
En esta ocasión, sin embargo, el ambiente es más lúgubre. De hecho, ya son decenas las figuras del Partido Republicano que han dicho que ni siquiera asistirán a la convención, en señal de protesta por la nominación de Trump.

Y la lista es larga y pesada. Los dos últimos presidentes republicanos –George H. Bush y George W. Bush–, los dos últimos nominados republicanos para las presidenciales –Mitt Romney y John McCain–, al igual que senadores, representantes a la Cámara y nuevas figuras del partido, como el caso de Kelly Ayotte y Ben Sasse, que por lo general utilizan la atención que genera este encuentro para perfilarse como futuros contenedores a la presidencia.
Para la mayoría de estos, el magnate Donald Trump es la antítesis de la ideología republicana: un populista que ha cambiado de partido varias veces para acomodar sus necesidades económicas y que no representa los valores tradicionales de la familia estadounidense.

Trump, además, tampoco ha hecho mucho por acercase a una clase política que intentó destruirlo durante las elecciones primarias y a la que desafió hasta el último momento respaldado por sus millones de seguidores. Pero la falta de entusiasmo por su candidatura entre el establecimiento republicano podría salirle costosa.

Varias empresas como Apple, Ford y Wells Fargo, que por lo general ponen los fondos para financiar las fiestas y eventos que rodean la convención, han anunciado que este año no sacarán la billetera.

Y lo mismo, decenas de millonarios que suelen llenar las arcas del partido para costear los gastos de la convención general y de la intensa campaña electoral entre ahora y el próximo 6 de noviembre, fecha de las elecciones generales.
Muchos, de hecho, están optando por usar sus fondos para respaldar a candidatos republicanos al Congreso, pues creen que la mala imagen de Trump podría poner en riesgo sus curules en el legislativo.

“Este es el primer año en las últimas dos décadas en el que los republicanos no muestran interés en asistir a la convención. Normalmente, el ambiente es de fiesta, de emoción. Por el contrario, este año lo que se escucha es que muchos no quieren montarse en un barco que ya saben que se va a hundir”, afirma Chris Perkins, una estratega republicano que asiste a las convenciones desde 1996.

Al mismo tiempo, muchos republicanos han dicho que no asistirán a los eventos de la semana entrante por temor a una nueva erupción de violencia como la de la semana pasada en Dallas, cuando un francotirador asesinó a cinco policías, o el ataque terrorista en un bar gay, de Orlando (Florida), el pasado mes de junio.

Y se sabe, por ejemplo, de grupos como Black Lives Matters (las vidas negras importan) –que protestan por la muerte de afroamericanos a manos de la policía– y supremacistas blancos que tienen planeadas protestas en la ciudad durante la convención.

Y no ayuda mucho que el mismo Trump se ha encargado de elevar los ánimos al sugerir, por momentos, que quienes se manifiestan en su contra merecen una “golpiza”. Todo un coctel molotov que se suma al ya caldeado ambiente.
En cualquier caso, con Trump nunca se sabe. Pese a los pronósticos y con una oposición abierta del partido, logró la nominación, y ahora tiene en su mira la Casa Blanca.

Ya antiguos enemigos –como el senador Ted Cruz, su máximo rival en las primarias, han ofrecido una rama de olivo a cambio, obviamente, de un lugar destacado dentro de la convención.

Y, sin duda, se sumará a la selección el gobernador de Indiana, Mike Pence, ahora su nuevo compañero de fórmula vicepresicencial. Un conservador con profundas raíces en el establecimiento republicano y muy cercano a los grandes donantes que han esquivado al magnate durante esta campaña. Pence podría dar cierta garantía a quienes todavía lo están pensando.

El viernes pasado, la cúpula republicana aplaudió su nominación como candidato a vicepresidente.

Mike Pence procede del corazón del movimiento conservador y del corazón de Estados Unidos (Indiana). No puedo imaginar una elección mejor para nuestro candidato a la vicepresidencia”, afirmó el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En Twitter: @sergom68

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.