Salar de Uyuni, viaje a un surrealista mar blanco en Bolivia

Salar de Uyuni, viaje a un surrealista mar blanco en Bolivia

Turistas de todo el mundo llegan a este lugar a conocer el desierto de sal más alto del mundo.

notitle
16 de julio 2016 , 07:44 p.m.

Un mar blanco que parece interminable, un desierto ‘surreal’ y kilómetros de camino para poder encontrar lagunas de colores repletas de flamencos son la experiencia que se tiene al internarse en el salar de Uyuni, en Bolivia. Un viaje de 1.000 km que durante cuatro días ponen a prueba la mente y el cuerpo.

El mayor y más alto desierto de sal del mundo tiene una extensión de 12.000 kilómetros cuadrados y está compuesto de once capas de sal que recrean un espectáculo único para los sentidos, al contrastar con el brillante cielo azul. A 3.650 metros sobre el nivel del mar, en el departamento de Potosí, suroeste de Bolivia, el salar de Uyuni es una joya natural, ideal para quienes quieren escapar del caos y el acelere de la ciudad.

Salimos de La Paz a las 7 de la noche en un bus de dos pisos que nos llevaría, luego de 11 horas y 600 km de viaje, a la ciudad de Uyuni, un austero lugar en donde cada tres casas se ofrecen toda clase de recorridos por el salar. Existen desde el de un día –que incluye la visita al cementerio de trenes y el salar– hasta el de una semana, en el que se puede ascender a un volcán (Thunupa, Uturuncu o Licancabur). Los precios también varían, hay paquetes de tres días desde 500.000 a 3 millones de pesos colombianos (se conocen los mismos lugares, lo que difiere son las comodidades a la hora de dormir y comer).

Si bien llegar al salar ya es mágico, adentrarse en el corazón de la Reserva de Fauna Andina Eduardo Avaroa es una experiencia que vale la pena, pues ese mar de sal es solo la puerta a un tesoro escondido.

Decididos por un paquete de 500.000 pesos, que incluía viaje ida y vuelta, el recorrido dentro del salar, con guía, estadía y alimentación, seis desconocidos –cuatro europeos y dos latinoamericanas– nos subimos a una camioneta 4 x 4 rumbo al salar.

En el cementerio de trenes apreciamos esqueletos de locomotoras y vagones, que se retuercen en su propio abandono. Fueron parte de la línea de ferrocarril en Bolivia, inaugurada en el último suspiro del siglo XIX y que comunicó Uyuni con Antofagasta (Chile). Ya en el salar, la gente aprovecha para tomarse fotos.

La isla de Incahuasi, donde podrá contemplar el salar en todo su esplendor. / Foto: Stephany Echavarría / EL TIEMPO

Carlos, nuestro guía, es el hombre orquesta. Conduce, prepara y sirve las comidas, nos enseña cada lugar y hasta hace de DJ. Es extraordinaria la manera en que memoriza los caminos casi imperceptibles.

En algún un momento, incluso, llegué a pensar que nos perderíamos luego de andar durante horas por en medio de rocas y atravesando montañas que de repente dejaban de ser verdes para adquirir la árida tonalidad de desierto.

Más al sur se encuentran las lagunas Cañapa, Hedionda, Chiarkota y Honda, cuyos raros colores provienen del bórax (sustancia formada por sal de ácido bórico y sodio) y el azufre. Son el hogar de cientos de flamencos.

Ya a 4.300 metros sobre el nivel del mar, nos vestimos de pies a cabeza cuando visitamos el desierto de Siloli, que se caracteriza por sus formaciones rocosas, producto de los fuertes vientos. El desierto es considerado uno de los más áridos del mundo y alberga en su interior al Árbol de Piedra, una estructura rocosa de 5 metros de altura.

La modernidad también llega a este desolado lugar, pero cuesta. Solo en un punto hay acceso a internet, y conectarse vale 20.000 pesos, ¡solo 5 minutos!

El tercer y último día partimos antes de las 5 de la mañana hacia los gazers de Sol de Mañana, ubicados a 5.000 metros sobre el nivel del mar. En medio del frío y el inevitable olor a azufre, la advertencia es no acercarse a las fumarolas ruidosas y pozas donde parece hervir la tierra en barros escarlatas.

Luego de tres días sin bañarnos, llegamos a Termas de Polques, una piscina natural que literalmente es un oasis en medio del desierto. El viaje continúa en medio de planicies dueñas de toda la paleta de tonalidades terracotas: rojos, naranjas, ocres, bronces, cafés y beiges se suceden en cada curva del camino, cuyo final es la Laguna Verde, al pie del volcán Licancabur, desde donde se puede apreciar la frontera con Chile y Argentina. Allí, cúmulos de piedras son dejados por los turistas, como parte de un ritual en el que abandonan, en sentido figurado, actitudes o pensamientos que quieren dejar atrás.

Volvemos de regreso a Uyuni,pasamos por el Valle de Rocas y almorzamos en medio de un riachuelo y llamas silvestres que le regresan el verde al lugar. Volvemos con nuevos amigos, con memorias, pero, sobre todo, con la paz que solo Uyuni sabe otorgar.

Consejos y recomendados en Bolivia

1. La Paz, parada obligatoria
Una visita imperdible en La Paz es la plaza Murillo, donde está la sede de Gobierno. Allí hay reloj particular: da la hora al revés. No deje de realizar un recorrido por el centro, visite el obelisco y vaya a pasear en el teleférico, que conecta con varios sitios.

2. Para deleitar el paladar
Las salteñas son unas empanadas que no puede dejar pasar. Están rellenas de un delicioso caldo. La paceña es una de las recomendadas. Pruebe también el charquekan, plato típico, y deguste el jugo de tumbo.

3. Cómo llegar por aire o tierra
Latam opera vuelos desde Bogotá hacia La Paz, desde 406 dólares. A Uyuni se puede llegar por aire desde La Paz o Santa Cruz de la Sierra, en un vuelo de 50 minutos. Lo realiza la aerolínea Amaszonas. También puede ir en tren o en bus, que es más económico.

STEPHANY ECHAVARRÍA N
Redactora ADN

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.