Red internacional está a la caza de niñas y niños por internet

Red internacional está a la caza de niñas y niños por internet

General William Salamanca, jefe de protección de la Policía, advierte más atención de los padres.

notitle
16 de julio 2016 , 06:23 p.m.

Miles de niños en Colombia están hoy bajo la amenaza de ser víctimas de ataques de carácter sexual, a través de redes sociales. Nuestro país aparece ahora como uno de los destinos de delincuentes mundiales que realizan una criminal cacería de niñas y niños, aprovechando la inocencia de los pequeños para conducirlos a la pornografía infantil o para explotación y abuso sexual.

Se estima que, en el mundo, 150 millones de niñas y 73 millones de niños, menores de 18 años, se han visto obligados a relaciones sexuales forzosas o han sido víctimas de otras formas de violencia y explotación sexual. Estas cifras son de Unicef.

En Colombia, el general William Salamanca, director de protección y servicios especiales de la Policía Nacional, está al frente de la misión en esa institución para dar seguridad a los niños y contrarrestar actividades sexuales criminales contra los niños.

El general Salamanca denuncia en esta entrevista la existencia de bandas de criminales sexuales que navegan en la web, en busca de niños para cometer todo tipo de delitos sexuales. (También: Siete amenazas que acechan a los niños a través de la red)

Hasta el momento han sido capturados más de 4.000 delincuentes sorprendidos en esta actividad. Un grupo de especialistas norteamericanos vendrá al país en los próximos días para capacitar a la Policía colombiana. Otro grupo de policías colombianos han sido enviados a Europa para recibir entrenamiento.

En el país ya están actuando 50 agentes encubiertos. El general Salamanca se queja de la falta de atención de los padres de familia.

“Haga esta prueba: pregúntele a cada padre de familia en dónde están sus hijos. Encontrará una sorpresa: no lo saben. Esto ocurre no solo en Colombia sino en el mundo entero. El fenómeno es que no hay comunicación afectiva con los hijos, ni hay diálogo permanente. Hay una general individualización entre padres e hijos”. (Lea también: Claves para prevenir que los niños caigan en los riesgos de Internet)

¿Y a qué atribuye ese fenómeno?
Internet. La tecnología de hoy permite comunicaciones fluidas en las sociedades y contribuye con el progreso de los países. Pero la tecnología, usada de manera irresponsable, está generando un riesgo inmenso para la población infantil.

¿A qué se refiere?
Cuando un niño llega a su casa, tiene una opción a la mano y es navegar en la red. Ahí aparecen unas amenazas sobre las que las instituciones debemos actuar a fin de proteger a los niños. Los pedófilos, los pederastas, los negociantes de sexo con niños están a la caza de manera permanente, buscando contactos en las redes sociales. Es una red oscura y criminal la que está al acecho.

¿De qué manera se está luchando contra esa amenaza?
Hemos hecho una alianza con policías de 12 países, junto con Interpol y Europol. La única de América Latina es la de Colombia, y creamos una fuerza de tarea mundial que lucha contra los delitos de explotación sexual infantil que se presentan en la red.

¿Qué beneficios o ventajas tiene esta alianza?
Nos hemos unido a las policías de Canadá, Reino Unido, Italia, Emiratos Árabes Unidos, Países Bajos, Filipinas, Corea del sur, Australia, Suiza, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Interpol y Europol para localizar y perseguir a quienes están dedicados a cometer delitos en la web contra los niños del mundo.

¿Qué han hecho hasta ahora esos doce países?
Primero, capacitar a la policía para enfrentar esas amenazas en la red contra los niños. Segundo, intercambio de información; tercero, creamos un frente común de búsqueda en el mundo entero de estos criminales; cuarto, hemos hecho alianzas con empresas privadas como Facebook, Google, Inhope, Ncmec, Icmec, PayPal, para el suministro de información sobre la identificación y la búsqueda de estos delincuentes, y el rescate de niños y niñas que han sido víctimas. Con estas empresas tenemos acuerdos de cooperación referentes al manejo de herramientas tecnológicas, forenses y la permanente capacitación de los investigadores.

¿Hasta ahora qué es, concretamente, lo que han descubierto?
Hemos establecido que, de acuerdo a la zona horaria, en los países se puede evidenciar un consumo marcado de pornografía infantil, conversaciones, intercambio y comercialización de imágenes y videos de niños en los que prevalecen las horas nocturnas. En esta alianza de cuerpos policiales, hemos descubierto una simbología que identifica las tendencias de estos criminales. Por ejemplo: un oso o figuras en triángulo.

¿Han descubierto casos concretos?
Por supuesto. Le doy un ejemplo: es el caso de un niño de 9 años que conoció a una niña que, supuestamente, tenía 16 años. La niña le pregunta: “¿Tú has conocido a una mujer desnuda?” El niño le contesta que no, y ella le dice: “Si quieres, yo me desnudo, pero tú también te desnudas”. El niño lo hace. Entonces la supuesta niña le dice: “Yo no soy Andrea como me he identificado, soy Juan; tengo 35 años y ahora tú vas a hacer lo que yo te diga, si no quieres que tu foto desnudo salga en las redes”. Entonces el niño, absolutamente asustado e intimidado, se ve obligado a hacer lo que el sujeto le dice. En el argot policial se llama ‘sextorsión’; y aquí el niño inicia cambios en su comportamiento e incluso tiende al suicidio al encontrarse en un callejón sin salida.

¿Eso ocurrió aquí en Bogotá?

Ocurrió en la zona noroccidental del país.

¿Hay colombianos o extranjeros comprometidos con esto?
Sí, los hay. Pero es un crimen trasnacional que se puede cometer desde cualquier lugar del mundo contra los niños, sin importar su ubicación geográfica. Ante esta amenaza, autoridades judiciales y policiales estamos diseñando estrategias de investigación para dar con su captura, pero solos no podemos. La sociedad debe acompañarnos asegurando el uso responsable de internet.

¿Cuántos capturados hay?
En Colombia hemos capturado en los últimos meses, con la Fiscalía General de la Nación, a 14 extranjeros. Capturamos un sujeto italiano. El último fue un sujeto estadounidense capturado en Medellín la semana pasada, en una operación que hicimos con la Fiscalía y el apoyo de las agencias de Estados Unidos. Hemos también capturado personas de Italia, Ecuador, Chile, España, Venezuela, Perú, El Salvador, Argentina y Brasil.

¿Qué pasó con el ciudadano americano capturado la semana pasada en Medellín?
Nos llegó una alerta de Estados Unidos de la agencia ICE, que es una aliada nuestra en la tarea de proteger los niños e investigar delitos en la red, sobre la presencia en Medellín de un ciudadano norteamericano dedicado al comercio sexual utilizando un sitio web. Con la Fiscalía iniciamos la investigación, que tardó casi seis meses, hasta cuando comprobamos que una persona ofrecía en las redes paquetes turísticos en nuestro país exclusivos para extranjeros que incluían actividad sexual. Por un costo adicional, daban la opción de tener relaciones sexuales con niñas. Esta persona llevaba en el país más de tres años dedicándose a estas actividades ilícitas; el trabajo de campo fue exitoso porque también permitió recoger información de habitantes de la ciudad que nos alertaron de movimientos sospechosos del sujeto. Descubrimos una base de datos con los nombres de más de 300 personas que, creemos, eran sus puntos de contacto para cometer toda clase de delitos sexuales.

¿Cómo fue detenido?
Este sujeto fue capturado en el sector de Altagracia de Medellín justo cuando entregaba a una niña de 13 años a un agente encubierto. Allanamos su apartamento y encontramos sustancias psicoactivas, cocaína, marihuana, píldoras, somníferos, dólares y pasaportes de dos países de Europa y uno estadounidense. Como consecuencia de este descubrimiento, puedo anunciarle que habrá más capturas.

¿Y qué ha pasado con la lista de las 300 personas?
La investigación continúa. Presumimos que es su agenda de contactos, pero no se ha establecido si es que eran las encargadas de contactar las niñas o de contactar a las personas interesadas en venir a Colombia atraídas por este paquete turístico.

¿Cómo se llama el ciudadano americano?
Jayke Harry Drivas.

¿Y el sujeto italiano?
Bartolomeo Dadario.

¿Entonces, hay una red internacional establecida en Colombia buscando este comercio sexual con niños a través de redes sociales?
Sí. Son delincuentes que están en cualquier país. Colombia no es la excepción.

General, es obvio que una actividad como esta no la puede hacer un hombre solo. ¿Quiénes eran sus cómplices?
Ese listado de 300 personas que encontramos es lo que nos va a aclarar la respuesta a su pregunta.

¿Los niños y niñas víctimas de esta red son de qué edades?
Básicamente, estos delincuentes buscan niños entre los 12 a 17 años en el contexto de viajes y turismo.

¿Cuál es la ciudad más afectada?
Nuestros esfuerzos se centran en Bogotá, Medellín, Cali y Bucaramanga.

Para capturar en flagrancia al sujeto de Medellín fue empleado un agente encubierto. ¿Cuántos hay en este momento trabajando en esta tarea?
Estamos trabajando con más de 50 agentes encubiertos, investigando este tipo de delitos y de manera muy coordinada con policías de otros países.

¿Cuáles son los factores que han provocado esta actividad en Colombia?
El descuido de los padres de familia de la actividad de sus hijos, el manejo inadecuado de internet, el maltrato infantil, la pobreza, la falta de comunicación en las familias, la disfuncionalidad de los hogares.

¿Cuál es el siguiente paso para enfrentar esta amenaza global?
Primero, en Colombia se desarrolla la estrategia liderada por el señor director general de la Policía, en la que todos los integrantes de la Policía Nacional tenemos el reto de proteger los niños del país; segundo, el fortalecimiento de los grupos de investigación criminal, de policía judicial y de inteligencia; tercero, la capacitación de nuestros hombres en estas nuevas tecnologías que hemos adquirido y con las que estamos en constante innovación. Con el apoyo del Gobierno de los Estados Unidos estamos capacitando nuevos investigadores, dotados con la última tecnología para combatir este flagelo.

¿Esta actividad se concentrará en Bogotá?
No. Nuestros investigadores son capacitados también en Estados Unidos y países de Europa. El siguiente paso es implementar equipos especiales de investigación en la costa caribe, Medellín, Eje Cafetero y Valle del Cauca con el fin de detectar estas redes.

Yamid Amat
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.