'Se debe implicar a los musulmanes pacíficos en la solución'

'Se debe implicar a los musulmanes pacíficos en la solución'

Experto en Oriente Próximo habla de la nueva ola de terrorismo que sacude Europa.

notitle
16 de julio 2016 , 06:16 p.m.

La falta de inclusión de los musulmanes en la lucha antiterrorista y las graves fallas en las estrategias de inteligencia hacen que la lucha contra el yihadismo radical sea un dolor de cabeza para las autoridades y propicie un caldo de cultivo para que las redes de reclutamiento caigan cada vez más sobre un número mayor de jóvenes en el Viejo Continente. (Además: Terrorismo, el desafío que Europa no logra descifrar)

Así mismo, Occidente no atina en conocer de una manera acertada el proceder de aquellos quienes, influenciados por el penetrante mensaje del yihadismo o de cualquier otro extremismo vinculado a religiones o creencias, se atreven a cometer terribles atentados, como la matanza del jueves en la ciudad francesa de Niza, la del magazín satírico Charlie Hebdo en enero del 2015 o la de la sala de conciertos Bataclan, en noviembre de ese mismo año.


El periodista español Ignacio Cembrero, quien por años cubrió los acontecimientos del Magreb y el Oriente Próximo para el diario español El País y lanzó recientemente el libro La España de Alá, habló con EL TIEMPO sobre su visión de esta nueva ola de terrorismo que sacude a Europa.

¿Cómo enfrentar este tipo de terrorismo?

Eso es un trabajo a largo plazo que tardaremos probablemente mucho años en resolver. Creo que hay que combinar varios factores, uno de ellos es la inteligencia más que el despliegue en la ciudad de fuerzas policiales e incluso del ejército, como han hecho en Francia y en Bélgica.

Creo que lo que hay que hacer es acabar con los diferentes servicios de seguridad e inteligencia y unificarlos, fundirlos e incrementar la colaboración entre países europeos; se ha mejorado, pero que todavía le queda camino por recorrer.

Esa es una idea. La otra es que hay que implicar crecientemente a los musulmanes en Europa en la lucha antiterrorista porque son ellos, en muchos aspectos, los principales perjudicados. Ellos tienen que jugar un papel cada vez más importante y movilizarse. No basta con duras condenas, comunicados y declaraciones, hace falta que se movilicen, que salgan a la calle y que trabajen para detectar a aquellos que se están radicalizando.

¿Cómo se cambia una ideología, cómo se ataca directamente el problema que está en la cabeza de las personas?

Cuando digo que los musulmanes se tienen que implicar es en parte eso, que los musulmanes pacíficos tiene que tratar de hacer entender a aquellos que se están radicalizando y que aún no han optado por la violencia que esa no es la vía, que es una interpretación equivocada de su religión. Cuando hablamos de la lucha de la ciudad, creo que ahí hay otra cosa y es que el islam en Europa crece porque hay cada vez más musulmanes, sobre todo en algunos países como Francia, Austria, Bélgica, los Países Bajos. El islam en Europa está muy impregnado, incluso tutelado con frecuencia por los países de origen de esos musulmanes y también por Arabia Saudí, que yo creo ha contribuido a golpe de fajos de billetes de dólares o de euros. Eso lo ha corrompido en buena medida. (Lea también: Muy violento y poco religioso, el perfil del terrorista de Niza)

Lo que creo que hay que intentar es cortar la relación de los musulmanes con esos países empezando por Arabia Saudí. Es decir, que se emancipen de la tutela de aquellos que han pervertido su religión, sobre todo Arabia Saudí.

Después del atentado, decenas de personas rindieron homenaje a las víctimas del ataque en Niza, en la riviera francesa. / Foto: AFP.

¿Qué tanto peso real tienen esas condiciones que se alegan de segregación racial, de problemas para encontrar empleo, de discriminación?

Tienen un peso. Efectivamente la discriminación y el no trabajar les da mucho tiempo para pensar, para navegar en internet y hacer a veces encuentros no deseables. Primero con páginas y luego con personajes que están en las redes sociales y que buscan captar.

Todo eso tiene un peso, pero el factor desencadenante, el inicial, que suele darse en Europa, no en los países árabes.
Es un problema de identidad. Lo voy a explicar con un ejemplo que he escuchado varias veces y que lo recogí en mi libro La España de Alá, que trata sobre los musulmanes en mi país.

Muchos jóvenes me decían “yo ya no soy del país de mis padres porque vamos muy poco allá, no hablo muy bien el idioma, no entiendo la claves de ese país. Tampoco soy de donde vivo porque me consideran como extranjero, porque me miran raro, porque cuando llega el Ramadán yo no bajo al comedor de la Universidad o de mi Instituto.

Entonces yo no soy de allí, tampoco soy de aquí. ¿Qué me queda? Pues me queda ser musulmán y eso sí resuelve mi problema de identidad. Abrazo mi religión, el islam, con fuerza”. Y algunos abrazan versiones extraviadas de su religión.

En ese sentido ¿qué estrategia podrían utilizar los gobiernos, además de lo que usted menciona, de que los musulmanes intervengan de alguna manera en la lucha antiterrorista?

Creo que es una, desvincularlos de los países de origen y sobre todo de Arabia Saudí. También me parece muy importante que surjan figuras musulmanas destacadas en todos los ámbitos. Me refiero a la política, la economía, los negocios, el arte, la cultura, la investigación científica, porque los rostros musulmanes se pueden ver reflejados en ellas. Tenemos algunos ejemplos en Europa, en España muy pocos, casi ninguno, yo diría. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, que es laborista y de origen paquistaní, y otra figura mucho menos conocida, pero muy importante es la del alcalde de Rotterdam (Holanda), Ahmed Aboutaleb, que es de origen marroquí. Rotterdam es la segunda ciudad más grande de los Países Bajos y es el primer puerto de Europa, y el alcalde de la ciudad de hace bastante años es musulmán. Eso es positivo para los jóvenes musulmanes que comparten su religión.

Se presume que este tipo de atentados terroristas van a tener consecuencias políticas importantes en la medida en que los partidos de extrema derecha o ultraderechistas tendrían unos resultados prometedores en las elecciones que vienen. ¿Usted cómo ve eso?

Sí, ya se han visto esos resultados y creo que cada atentado de estas características representa más votos para la extrema derecha, sobre todo en algunos países. Afortunadamente en España no existe, pero en Francia, Austria, Bélgica y Países Bajos, e incluso en el Reino Unido sí, y ahí, evidentemente, estos atentados la refuerzan.

Preveo que si hay más atentados (y me temo que va a ser así), la extrema derecha, que por ahora en Europa tiene sólo un discurso en contra de los musulmanes, uno agresivo, xenófobo, racista, como se le quiera llamar, va a dar el siguiente paso: los van a atacar, los van a agredir. El jefe de la inteligencia interior francesa ya lo ha dicho: “Aparte de que nosotros los policías y los agentes de inteligencia tenemos que luchar y perseguir a los terroristas, ahora vamos también que tener que seguir muy de cerca a la ultraderecha, que se va a volver violenta con los musulmanes”.

Hasta el momento no ha habido reivindicación de la matanza en Niza, así como nunca la hubo de los atentados en el aeropuerto en Turquía. ¿Será posible que este tipo de atentado no tenga origen en el Estado Islámico (EI) o en algún movimiento yihadista y que sean ‘lobos solitarios’?

Pero también Estado Islámico ha reivindicado atentados de ‘lobos solitarios’ como, por ejemplo, el de la discoteca gay en Orlando, en Estados Unidos. Lo hizo a través de Amaq News, una agencia de prensa muy afín a ellos.
En Turquía, curiosamente, el EI nunca ha reivindicado nada. Hay una serie de especulaciones del porqué nunca han reivindicado nada. (Además: Francia amplía estado de emergencia tras tragedia en Niza)

En otros lugares sí lo han hecho. Lo hicieron en París en noviembre, en Bruselas en marzo pasado, pero no ha sido lo mismo con lo de Niza. No sé cuál es el motivo. Podemos entrar a especular, pero de lo que no tengo duda es que sí es un atentado de corte yihadista.

El porqué de los ataques contra los galos

1. La lucha contra el EI
En 2014, Francia ingresó a la coalición internacional –liderada por EE. UU. e integrada, entre otros, por Canadá, Reino Unido, Turquía y Alemania– para derrotar al grupo extremista Estado Islámico (EI) y ha apoyado bombardeos contra esa organización en Siria. Además, Francia ha protagonizado intervenciones militares en otro lugares del mundo islámico como Libia y Mali.

2. Marginalización
La marginalización y exclusión de pequeños grupos de jóvenes musulmanes, que hacen parte de la tercera generación de inmigrantes provenientes de excolonias francesas, ha dado espacio para la radicalización. La mayoría de los involucrados en ataques han sido condenados por delitos menores. Algunos han viajado a Siria. Otros se han radicalizado por internet.

3. Fallas de seguridad
“Los servicios de seguridad franceses han estado fragmentados y han tenido fallas de tipo burocrático y presupuestario”, afirmó el diario británico ‘The Guardian’. Según un informe presentado por el Parlamento francés, después de los ataques en París, hay una “falla global”. Pero la seguridad en Francia también depende de las estructuras de seguridad en la Unión Europea.

4.Valores occidentales
Históricamente, Francia ha sido un país insignia de los valores occidentales y del liberalismo: “igualdad, fraternidad y libertad” son su lema. Los yihadistas consideran que Francia ha tratado de imponer esos valores en Oriente Próximo. Un ataque como el de Niza durante el Día de la Bastilla (día de la conmemoración de la Revolución Francesa), representa un atentado a los valores republicanos.

Eduard Soto
Editor Internacional
En Twitter: @edusot

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.