'Brexit': sigue la incertidumbre

'Brexit': sigue la incertidumbre

Theresa May se tomará su tiempo para accionar el artículo 50 del Tratado de la UE.

14 de julio 2016 , 08:20 p.m.

El ascenso como premier británica de Theresa May, una reputada política conservadora, pragmática y con experiencia, cayó bien en Londres y Bruselas tras la tormenta que desató el llamado 'brexit'. Un regreso a la sensatez y al orden. Se tranquilizaban, si cabe, las principales capitales europeas.

Pero cuando la propia May tomó la decisión de nombrar como ministro de Exteriores a Boris Johnson, el exalcalde de Londres célebre por sus exabruptos, sus golpes teatrales, su columna en The Daily Telegraph, donde sus ácidos comentarios no dejan títere con cabeza, y por ser el principal impulsor de la campaña a favor del 'brexit', el desconcierto y la incertidumbre regresaron.

Era lo que menos se esperaba. Una designación interpretada como un gesto desafiante o cuando menos una provocación inoportuna, dado el estilo panfletario de Johnson y que en su historia ha sido todo, menos diplomático.

El mensaje de May se completó cuando puso al frente del ministerio que se encargará de la negociación de abandono de la UE al euroescéptico convencido David Davies y como ministro de Finanzas a Philip Hammond, otro eurófobo confeso. Con esto, para muchos analistas, fue claro que a pesar de que en la campaña se mostró a favor de la permanencia en la UE, el corazón de la nueva ‘Dama de Hierro’ en verdad latía al ritmo de los que querían irse.

En la búsqueda de hipótesis sobre las razones que la impulsaron a nombrar a Johnson, la que más parece tener adeptos es que vio que era la única forma de tener bajo control a la díscola figura, a la que no le faltarán agallas para, en un futuro, intentar tomar por asalto el liderazgo tory y del país.

Ante este escenario, a la UE lo único que le queda es el realismo y la serenidad. Es claro que May se tomará su tiempo para accionar el artículo 50 del Tratado de la UE, que regula la salida de los miembros, lo que llevará a negociaciones de dos años. “Salir de la UE no significa abandonar Europa”, dijo un extrañamente aplomado Johnson.

Quizás la frase que mejor resume lo sucedido la dijo el expremier belga Guy Verhofstadt: “Claramente, el humor británico no tiene límites”.

editoriales@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.