Nuevo gobierno británico, un quebradero de cabeza para Unión Europea

Nuevo gobierno británico, un quebradero de cabeza para Unión Europea

Bruselas ve con buenos ojos a May, pero recela que un eurofóbo como Johnson sea el canciller.

notitle
14 de julio 2016 , 08:13 p.m.

La Unión Europea va a tener que lidiar con un nuevo gobierno británico marcado por el profundo antieuropeísmo de varios de sus miembros más destacados, hombres al mando de las carteras con responsabilidades internacionales y de las negociaciones con el bloque europeo para sacar al Reino Unido de la UE.

Bruselas y las cancillerías del bloque deberán contar con la fama de pragmática de la nueva primera ministra Theresa May, una mujer que en el último año, como ministra de Interior, demostró ser un hueso duro de roer en las negociaciones sobre políticas como la lucha contra el terrorismo y las medidas para frenar la mayor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. En la ‘capital europea’ se tiene una imagen de una May dura, seria y muy directa negociadora. (Lea también: 'Abandonar la UE no significa abandonar Europa': Canciller británico)

Dicho esto, no se oculta la preocupación por nombramientos como el de Boris Johnson, encarnizado eurofóbico como encargado de Exteriores, y el de David Davis, euroescéptico convencido como jefe de la cartera encargada de la salida de la UE.

El de Johnson ha sido considerado casi una provocación. Corresponsal en Bruselas en los 90 para el diario The Daily Telegraph, dejó una profunda –y negativa– huella en las instituciones europeas. Los periodistas más veteranos en la capital belga lo recuerdan como un joven sin ética periodística alguna que publicaba cualquier historia –real o sacada de su imaginación– si consideraba que perjudicaba a la UE. (Lea también: Los retos del Reino Unido)

En los pasillos de las instituciones europeas se tacha a Johnson de “bufón” y “payaso”, y sus homólogos no parecen esperarlo con los brazos abiertos.

El canciller francés, Jean-Marc Ayrault, dijo: “Johnson durante la campaña mintió mucho al pueblo británico (...) Yo necesito un socio con quien pueda negociar y que sea claro, creíble y fiable”.

El alemán Frank-Walter Steinmeir lo tildó de “irresponsable”, y el vicepresidente de la Comisión Europea, en su página de Facebook, dio a entender que Johnson es “un racista”.

Lo ilustró más claro Rebecca Harms, líder de los verdes en el legislativo de la UE: “Primero pensé que era una broma. Ahora no sé si reír o llorar. Pero sé que no es bueno cuando se premia la irresponsabilidad”. Eso augura que el recibimiento el lunes para su primera reunión de ministros de Exteriores no será muy cálido. (Además: Theresa May es la nueva primera ministra del Reino Unido)

Davis, por su parte, arranca con dudas sobre el funcionamiento de la UE. Tras el resultado del referéndum dijo que iría directo a Berlín a cerrar un acuerdo. Aunque el gobierno alemán sea clave en cualquier negociación, el trato al que se llegue debe ser ratificado por todos los gobiernos del bloque.

Davis tampoco parece conocer la política comercial europea. Asegura que en tres años habrá firmado acuerdos comerciales con terceros países hasta conseguir la mayor zona de libre comercio del planeta. Eso mientras negocia la salida británica de la UE.

Pero los países miembros del bloque no negocian relaciones comerciales con terceros porque esa competencia es soberanía de la UE, no nacional. Y hasta que no se produzca la salida efectiva de Londres de la UE, el país mantiene todos sus derechos y obligaciones como miembro del bloque, por lo que no puede negociar en solitario.

Davis quiere además mantener el libre acceso británico al mercado común sin cuotas ni aranceles, pero rechazando uno de los pilares del mercado común, la libre circulación y establecimiento de trabajadores. Bruselas y el conjunto de las capitales europeas le recuerdan que una cosa irá con la otra.

El tridente de eurofóbicos en las carteras claves de la ‘desconexión’ lo completa Philip Hammond como ministro de Finanzas. Hammond era el canciller en el ejecutivo del dimisionario David Cameron, y es uno de los pocos que sobrevivió. (Lea también: David Cameron se despide y dice que fue un 'honor' servir a su país)

May dice querer tiempo para poner en marcha su gobierno, pero desde Bruselas –y Berlín– se presiona para que el nuevo Ejecutivo envíe lo antes posible la carta activando el artículo 50 del Tratado de la UE, que regula la salida de un país del bloque –nunca se utilizó antes–. El envío de esa carta conlleva un período de dos años de negociaciones que se cierra haya o no acuerdo y que solo puede prolongarse con el visto bueno de todos los socios europeos.
A May se le recuerda que aumentar la incertidumbre no le sirve a nadie.

Lo que dice Boris Johnson de...

Tony Blair
expremier británico

“Es una mezcla de Houdini y un cerdito engrasado. Es apenas humano en su esquivez. Pegarle a Blair es como tratar de fijar jalea en una pared”.

Hillary Clinton
candidata a la presidencia de EE. UU.

“Ella tiene el pelo teñido de rubio, los labios carnosos y una mirada azul acerada, como una enfermera sádica en un hospital mental”.

Barack Obama
Presidente de EE. UU.

“Algunos dicen que remover un busto de Churchill de la Casa Blanca es un desaire. Otros dicen que es el disgusto ancestral de un presidente semikeniano contra el Imperio británico”.

George W. Bush
Expresidente de EE. UU.

“Es texano, un bizco y amante de la guerra, infectado, inarticulado, quien personifica en sí mismo la arrogancia de la política exterior estadounidense”.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.