Quechua, un café con sabor a Nariño

Quechua, un café con sabor a Nariño

El lugar es, además, galería de arte y centro musical. Exalta productos hechos en este departamento.

notitle
14 de julio 2016 , 06:29 p.m.

Los nariñenses que fundaron este café, que está un piso abajo de una tienda de diseños hechos con telares indígenas, decidieron bautizar su propuesta como 'Quechua Galería Café', recordando su pasado indígena.

El objetivo era traer a este espacio –aparentemente pequeño– productos que recordaran el lugar de origen de sus socios.

Y qué mejor protagonista que el café de Nariño, elogiado y galardonado dentro y fuera del país como uno de los mejores de Colombia.

Alberto Santacruz, uno de los socios, explica que pensando en especializarse hablaron con muchos baristas que les confirmaban la buena calidad del café de su tierra.

Así que buscaron fincas específicas, que tuvieran buenos puntajes de taza (su objetivo es mantener entre 4 y 5 orígenes de café en la barra).

Tomaron la decisión de trabajar directamente con los productores y reservar para ellos algunas libras especiales que vienen tostadas desde el origen.

Rubén Arturo es el socio encargado de la cocina y de elaborar el café. Tiene una pequeña fábrica de salsas artesanales (pesto y chimichurri, entre otras), que integra a los bocados de la carta y es el encargado de preparar en diferentes métodos de filtrado el café que el visitante puede elegir previamente, guiándose a partir del aroma de los granos disponibles.

La propuesta de comidas es más bien pequeña y no ofrecen platos pastusos. Querían hacerlo, pero el uso de suelo del local no les permitía una cocina profesional.

Así que tuvieron que decantarse por la oferta de café con bocados ligeros que pudieran ensamblarse fácilmente, como ensaladas, tortas y sándwiches, una tabla de quesos y jamones de estilo español, pero hecha con jamones curados en Túquerres (de marca El Aldeano, fundada hace 60 años por un español que llegó al país) y quesos nariñenses.

Otra bebida que no puede faltar, insignia de su tierra, es el hervido, un coctel caliente. “Se hace con chapil, un trago artesanal indígena que se saca de la caña de azúcar –explica Arturo–. Se mezcla con frutas ácidas de la zona y es fuerte. Si la gente lo quiere con otra cosa, lo preparamos también con cachaza, de sabor parecido”, comenta.

Como el tema con el hervido no es fácil, en una pizarra Quechua mantiene anotado el nombre del valiente que ostenta el récord de haberse tomado 14 y seguidos.

“En la tradición –agrega–, el hervido tiene sus fiestas y regiones. Si uno va a la laguna de La Cocha se puede ver a los nativos con ollas de barro haciendo el juguito. Va por lo general con mora, lulo o maracuyá”.

En su faceta de galería, Quechua inauguró esta semana la muestra ‘Productos para sancocho’, en la que agrupa obras de nueve artistas, seleccionadas por el curador Jim Cook.

DATOS IMPORTANTES

Calle 68 n°. 4A-08, Bogotá. Teléfono: 702-5435. Abierto de lunes a miércoles, de 10 a. m. a 10 p. m. Jueves a sábado hasta las 12 p. m.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.