De las furias democráticas

De las furias democráticas

Estos dilemas de la democracia no son novedosos. Pero están explotando en su cuna moderna.

notitle
14 de julio 2016 , 05:13 p.m.

Nada parecido a los “diez días que estremecieron al mundo”, aquel octubre de 1917 en Rusia. Pero lo ocurrido desde el 26 de junio en el Reino Unido, tierra de la estabilidad, es un verdadero terremoto político.

Primero fue el triunfo del brexit en el referendo. Siguió el sentimiento de haber amanecido en otro país, mientras la decisión de abandonar la Unión Europea, tras décadas de integración, motivaba entre los británicos el reexamen de su propia identidad. A partir de allí, la cadena de sorprendentes eventos parece interminable.

Derrotada su iniciativa, el Primer Ministro renunció para darle paso a otro gobierno que se haga cargo de la negociación con la UE. Pronto quedó claro que quienes lideraron el brexit no tenían planes para manejar la victoria. Uno tras otro, sus jefes se ‘autodecapitaron’ en la lucha por suceder a David Cameron. Mientras tanto, la crisis del Partido Laborista se ha agudizado: 170 de sus 210 parlamentarios votaron contra la permanencia de su líder, Jeremy Corbyn.

Con gobierno en despedida (hasta antier) y sin oposición, la incertidumbre institucional ha sido extraordinaria. ‘¡Don’t panic!’, gritaba la portada de la revista The Spectator, en ominosas letras negras.

En medio de las discusiones sobre el impacto económico del 'brexit' o sobre las razones para que la mayoría hubiese decidido salirse de la UE, ha resurgido con alguna intensidad el debate sobre la naturaleza de la democracia.

Las expresiones ‘democracia parlamentaria’ y ‘democracia representativa’ son reivindicadas por políticos como el exlíder laborista Neil Kinnock, científicos como Richard Dawkins, o novelistas como Kazuo Ishiguro.

“¿Creemos en la soberanía popular (expresada en la voz del pueblo en referendo) o en la soberanía del Parlamento, incluso si esto significa que los resultados del referendo puedan imponerse sobre el Parlamento?”, se preguntaba el profesor de derecho Sionaidh Douglas-Scott.

Parte de la confusión se deriva quizás de la falta de una constitución escrita en la que se estipule con mayor claridad la normativa del sistema político. No deja de sorprender que se discuta si el referendo es obligatorio o consultivo.

La discusión ha salido de las páginas de opinión de los periódicos para llenar hasta los suplementos literarios. “¿Puede confiarse en la democracia para obtener respuestas correctas”?, se pregunta Kathryn Hughes al reseñar una novela de George Eliot en The Guardian. Mary Beard ofrece, en The Times Literary Supplement, unas lecciones que podrían aprenderse de la democracia directa en la antigua Atenas.

Abundan propuestas. Para la historiadora Linda Colley, sería la oportunidad para celebrar “convenciones especiales” que acuerden una estructura federal, en la cual cada región pueda establecer su propia relación con Europa. David van Reybrouck considera que en vez de elecciones regresemos al sistema de sorteo para tomar grandes decisiones públicas.

El debate, que parece tan abstracto, se desarrolla en un escenario político que le sirve de trasfondo y alimento. La selección de la nueva primera ministra, Theresa May, es notablemente paradójica: tras haberse tomado la decisión de abandonar Europa por referendo, solo unos 300 parlamentarios participaron en la elección del nuevo jefe del Gobierno.

La crisis del laborismo es así mismo sintomática. Sin el apoyo de la inmensa mayoría de sus colegas en el Parlamento, Corbyn apela a las ‘bases’ como si estuviese al frente de un movimiento social de protesta y no de un partido. Corbyn y sus aliados responden que se trata de su democratización.

Estos dilemas de la democracia no son novedosos. Pero están explotando en su cuna moderna.


Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.