Estudio en ratones evidencia que la luz artificial afecta la salud

Estudio en ratones evidencia que la luz artificial afecta la salud

Investigadores afirmaron que los roedores mostraron debilitamiento en ritmo cardiaco y osteoporosis.

notitle
14 de julio 2016 , 04:43 p.m.

Un nuevo estudio publicado en la revista Current Biology constata que ratones sometidos a una luz artificial de manera constante y durante meses muestran varias consecuencias negativas para la salud.

La investigación liderada por Johanna Meijer, del Centro Médico de la Universidad de Leiden en Holanda, señala que este trabajo demuestra que el equilibrio en el ciclo de luz natural y oscuridad es importante para la salud e interrupciones en el mismo provocan una amplia variedad de problemas en la salud.

Para investigar la relación entre la enfermedad y una alteración del ciclo de luz-oscuridad, los investigadores expusieron a ratones a luz artificial todo el día durante 24 semanas y midieron varios parámetros de salud importantes, según la investigación.

Los análisis de la actividad cerebral de estos ratones mostraron que la exposición constante a la luz reduce en un 70 por ciento el ritmo circadiano en una zona del hipotálamo denominada núcleo supraquiasmático (que es el controla el funcionamiento del sistema nervioso). Además el ritmo circadiano es el reloj biológico de los seres vivos que se activa cada 24 horas y rige las funciones fisiológicas.

De acuerdo con la investigación, lo que es más sorprendente es que la alteración del ritmo circadiano y de los patrones normales de luz y oscuridad llevaron a una reducción de la función del músculo esquelético en estos animales, que pudo ser medida mediante test de fuerza estándares.

Los huesos de estos ratones mostraron signos de deterioro (osteoporosis) y los animales entraron en un estado pro-inflamatorio que normalmente se observa sólo en presencia de patógenos u otros estímulos dañinos.

En cualquier caso, los científicos afirmaron que estos efectos negativos para la salud son reversibles cuando el ciclo natural de luz-oscuridad se restablece: cuando los ratones volvieron a un ciclo normal después de dos semanas, las neuronas de la región del núcleo supraquiasmático recuperaron su ritmo normal y los problemas de salud revirtieron.

El estudio además muestra que la influencia de los patrones de luz-oscuridad en la salud no es tan neutro como se pensaba. En este sentido, "son datos de varios laboratorios del mundo los que apuntan en esta misma dirección"agregó Meijer.

El 75 por ciento de la población mundial está expuesta a luz durante la noche, muchos trabajan en este horario o se encuentran, por ejemplo, en residencias o unidades de cuidados intensivos sometidos a una luz constante, agregó el estudio.

“Los resultados de este experimento deberían llevarnos a tener en cuenta la cantidad de luz artificial a la que se ve expuesta la gente y sus efectos”, afirmaron los autores.

EFE, Madrid

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.