'Reconciliarse es posible'

'Reconciliarse es posible'

Muy loable su intento de buscar un acercamiento Uribe-Santos. La cosa no es sencilla.

14 de julio 2016 , 04:27 p.m.

Muy loable su intento de buscar un acercamiento Uribe-Santos. La cosa no es sencilla porque es un asunto de desconfianza justificada hacia el Presidente, no de voluntad patriótica. Cuando las Farc dicen que quieren el poder, habiéndolo expuesto con claridad en su libro ‘Farc, el país que deseamos construir’, no creo que tal posibilidad se deba afrontar con el espíritu de apuesta, porque estas seguirán siendo un enemigo interno, no un contendor democrático. ¿Cree usted que lo que no lograron las armas, derrotarlos, lo podrán hacer la voluntad y el pensamiento crítico de los colombianos, en un país políticamente comprado por la corrupción? ¿Vale la pena reconciliarse con alguien, las Farc, que demuestra su talante incorregible de traicionar, según los videos guerrilleros divulgados en los que dicen que se preparan para gobernar? ¿Es eso paz, una intención de ‘guerra fría’ o una operación sicológica para producir desasosiego? Ese es el meollo del asunto que la cortina de humo de la paz no permite examinar. La esencia de lo que argumenta Uribe no debe menospreciarse tomándosela como algo personal o mezquino.

Pedro Aja Castaño

* * * *

Señor Director:
Santos-Uribe, como pelea de toche y curuba. ¿Cuál es cuál? El sí o el no dirán no quién tiene la razón, sino qué quiere el pueblo, sin engaños. Lo torcido de la contraparte, los narcoguerrilleros, no puede ser sin freno. Primero somos los colombianos. Luego, y nunca, los hampones. Haciéndose los pendejos, meten autogoles que los delatan. Enderezar al torcido es tarea no de una firma, sino de toda la vida. Estamos a la expectativa.

Juan Manuel Díaz Azuero
Guaymaral

Asonada camionera

Señor Director:
El país sufre hoy por una de las más grandes asonadas de su historia. Muertes, desabastecimientos clínicos y alimentiarios, destrucción de bienes de producción campesina y anarquía es lo que le ha dejado a país el mal llamado paro, más bien asonada camionera.

Han hecho con sus desmanes y bloqueos viales más daño que la suma de varios ataques guerrilleros a la infraestructura del país y a su población civil, no solo a las grandes capitales, pueblos y ciudades, también a campesinos humildes que luchan por recuperarse de las pérdidas causadas por el fenómeno del Niño.

El Presidente está en mora de decretar la ilegalidad del paro, no ceder a las pretensiones de estos terroristas y aplicar sanciones y juzgamientos penales por los daños que ha generado el gremio camionero con estas asonadas.

Rafael Antonio Córdoba Ardila

El Tour

Señor Director:
En medio de las tribulaciones que afectan al país, nos llegan noticias que trasladan a nuestro Nairo de 14 a 54 segundos, alejándose cada vez más del líder, independiente de si anda en su bicicleta, en una prestada o ‘a pata’. Lo cierto es que cada día va de primero en el lote, y si alguien lo desafía se para en los pedales o se sienta sobre la barra y todos pierden la rueda y los minutos. Algo que no podemos dejar de admirar y que pagaría por conocer su nombre: las vitaminas que usa este año.

Miguel Umaña Herrera
Cajicá

__________________________________________________________

opinion@eltiempo.com - @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.