Lo bueno, lo malo y lo feo de Boca e Independiente del Valle

Lo bueno, lo malo y lo feo de Boca e Independiente del Valle

Uno de los dos será el rival de Nacional en la final de la Copa Libertadores

notitle
14 de julio 2016 , 12:28 a.m.

Boca Juniors, de Argentina,  e Independiente del Valle, de Ecuador, definirán este jueves el otro finalista de la Copa Libertadores, que enfrentará a Atlético Nacional. Los ecuatoriano ganan la serie 2-1, pero la vuelta será en la cancha de la Bombonera. ¿Qué le conviene a Nacional? Esto es lo bueno, lo malo y lo feo de cada equipo.

Boca, obligación de título

Lo bueno: sin duda Boca Juniors es un equipo de finales. Si accede a esa instancia tiene esa condición natural de pelear títulos. Ya ha ganado la Copa Libertadores seis veces (77, 78, 2000, 2001, 2003 y 2007). Uno de los puntos a favor es su fortaleza de local, por todo lo que representa jugar en el estadio La Bombonera: su atmósfera, su afición. Allá ya perdió el Deportivo Cali en esta Copa, 6-2.

Desde el punto de vista deportivo, Boca Juniors tiene como gran figura a Carlos Tévez. El exjugador de Manchester United, West Ham y Juventus es el goleador del equipo en el torneo continental, con cinco tantos. Sin duda, un jugador que genera muchas preocupaciones para sus rivales.

Lo malo: Boca no es el Boca de hace unos años. No es el equipo casi invencible que generaba tanto temor entre sus rivales. Hoy es un buen equipo, con su historia y su prestigio, pero que no es contundente ni extraordinario. De hecho, en esta edición de la Copa ha mostrado muchos vacíos en su juego.  Es un equipo que depende mucho de la inspiración de Tévez. Con fallas en la recuperación del balón y en la elaboración de juego.

Lo feo: jugar contra Boca Juniors siempre genera cierta preocupación por la presión que su afición y su historia puedan llegar generar en las decisiones arbitrales. Además, no se puede olvidar que a Boca le perdonaron considerablemente una sanción de ocho fechas sin público y se la bajaron a dos, bajo el argumento de Conmebol de ser el año del Centenario de la entidad.

Independiente del Valle, nada que perder

Lo bueno: no tiene nada que perder porque hasta este momento ya ha hecho historia. Es la gran sorpresa y revelación del continente. Dejó en el camino a Pumas, de México, a River Plate, de Argentina. Es un equipo sólido. Además, es fuerte en casa. Allí ha ganado seis de sus siete partidos (desde la primera fase). Tiene a dos goleadores, José Angulo y Junior Sornoza, ambos llevan de a seis goles. Aún puede dar más sorpresas.

Lo malo: no es un gran visitante, lleva cuatro derrotas, una victoria y un empate (contando desde la primera fase). Esa no es su fortaleza. Ha recibido ocho goles desde la fase de grupos, en comparación con Nacional que solo ha recibido cinco. Además, es un equipo muy joven, con mayoría de jugadores entre los 19 y los 25 años, lo que le puede pesar para un final de semejante envergadura.

Lo feo: Independiente del Valle es un equipo sin gran historia, ya que solo hasta el 2010 llegó a la primera división del fútbol ecuatoriano. Esta es su tercera Copa Libertadores, por lo que sería un finalista que, aunque con méritos de sobra, no es de la élite continental. Sería un finalista inédito.

DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.