Encuentro entre Santos y Uribe, por ahora, se ve imposible

Encuentro entre Santos y Uribe, por ahora, se ve imposible

El rechazo del expresidente a carta de invitación del mandatario descarta esa posibilidad.

notitle
13 de julio 2016 , 12:19 a.m.

¿Es imposible un encuentro entre el presidente Juan Manuel Santos y su antecesor en la Casa de Nariño, el ahora senador Álvaro Uribe? Parece que sí. A juzgar por los hechos todo indica que esa cita, por lo menos en el inmediato futuro, no será posible.

El último intento, salido “del corazón” de Santos a través de una carta enviada a Uribe, este martes, en papel membrete de la Presidencia, no dio el resultado esperado.

(Lea aquí la carta completa del presidente Juan Manuel Santos al expresidente y senador Álvaro Uribe)

En su misiva, Santos le pidió a Uribe “ayuda” para “aprovechar la oportunidad única de paz que se abre a los colombianos y producir así el cambio que nos lleve a un futuro mejor para todos”. Inclusive, le ofreció ir con su equipo negociador en La Habana a explicarle punto por punto lo acordado.

Pero a Uribe no le gustó nada de la carta de Santos. Ni en la forma ni en el contenido. Su rechazo a la invitación del Presidente de encontrarse para hablar de paz se nota en su alusión a la carta (pues no fue una respuesta directa).

Primero, Uribe no mencionó a Santos por su nombre. Tampoco se notificó como destinatario del mensaje y prefirió hablar de una “carta del Presidente de la República publicada en diferentes medios”. (Además: Uribe rechaza invitación se Santos para hablar del proceso de paz)

Mientras la carta de Santos fue enviada en esquela con membrete de la Presidencia y en su contenido se nota toda una estructura (explica algunos apartes sustanciales de las negociaciones), la respuesta de Uribe fue enviada desde su iPhone y es más un comentario sobre la marcha que un documento elaborado.

Respuesta de Álvaro Uribe a la carta del presidente Santos. Foto: Archivo particular

Y en esa misma línea, el ahora senador volvió a descalificar la solidez de las negociaciones con la guerrilla por lo que se negó de nuevo a cualquier aproximación con Santos.

Uribe, quien ha sido el principal opositor de este Gobierno y el más duro crítico del proceso de paz con las Farc, dijo que le “parece inútil invitar a un diálogo para notificar lo resuelto”, dando a entender que en La Habana ya todo está pactado.

En tres ocasiones el exmandatario utilizó el concepto de “dañino” para aludir al papel de Santos en el proceso. Claro, sin pronunciar su nombre.

Por el tono del rechazo de Uribe a la invitación de Santos para que le ayude en la construcción de la paz, muchos sectores comienzan a dar por descontado el fracaso de esta cita.

Presidente Santos: hizo lo correcto enviando esa noble invitación al expresidente Uribe. Es una pena que a él no le alcance el corazón grande”, trinó en la mañana de este miércoles el senador Roy Barreras (de ‘la U’), quien fue uno de los grandes coequiperos de Uribe, y hoy está metido de lleno en el proceso de La Habana.

“Me parece que rechazar esa posibilidad muestra que no hay una disposición para la paz y se quiere de manera terca insistir en los odios y en la continuidad de la guerra en Colombia, y eso me parece deplorable”, le dijo el senador del Polo, Iván Cepeda, a EL TIEMPO.

“Definitivamente el expresidente Uribe no se sube al carro de la paz en este país, tiene otra agenda”, expresó el senador liberal Guillermo García Realpe.

En diálogo con 'La W Radio', el senador del Centro Democrático José Obdulio Gaviria afirmó que la propuesta de Santos era un "canto de sirenas" y que era una "trampa para incautos". 

Aunque algunos sectores políticos llegaron a expresar esperanza sobre ese encuentro, cuando se conoció la carta de Santos, tras la respuesta del líder del Centro Democrático los ánimos volvieron a caer.

Este nuevo intento de ponerle fin a la confrontación entre Santos y Uribe, quienes fueron grandes aliados hasta el 2010, y cuya expectativa no duró ni siquiera 24 horas, se produce en la recta final de las negociaciones de La Habana.

El uribismo, la fuerza de oposición no solo más numerosa, sino con mayor reconocimiento en la opinión en la actualidad, aún no ha decidido si defenderá el no en el plebiscito por la paz, de ser el mecanismo de refrendación de los acuerdos de paz que avale la Corte Constitucional,  o si se matriculará con la abstención.

El precandidato presidencial del uribismo Carlos Holmes Trujillo le dijo esta mañana a EL TIEMPO que ese punto (si liderará el no o la abstención) se analizará la próxima semana durante un encuentro de los principales dirigentes de esa colectividad, que presidirá el propio Uribe.

Frente a la inminencia de la firma del fin del conflicto con las Farc (acontecimiento que podría sobrevenir en cosa de semanas o meses) y la llegada de una temprana campaña presidencial, lo más seguro es que el uribismo se quedará en la oposición a los acuerdos de La Habana, inclusive si los colombianos aprueban la refrendación en las urnas.

Esfuerzos infructuosos   

Este intento de Santos por restaurar su diálogo con Uribe y de aproximarlo al proceso de paz con las Farc no es el primero, y seguramente no será el último. Han sido muchos los esfuerzos realizados hasta ahora por buscar una cita de Santos con su antecesor. Y muchos de ellos de organizaciones internacionales y gobiernos extranjeros.

Uno de los mayores esfuerzos lo ha hecho el exsecretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, quien ha dicho en público que eso convendría mucho a la paz del país.

El propio gobierno de Estados Unidos ha realizado grandes esfuerzos para poner fin a la confrontación de estos dos líderes. La embajada de Washington en Bogotá ha sido escenario de reuniones con personalidades cercanas a cada uno de esos dos jefes políticos, sin resultado favorable hasta ahora.

Se sabe de los esfuerzos de empresarios colombianos y amigos personales que han llevado mensajes a uno y a otro, con igual resultado. El más renuente al encuentro ha sido Uribe, quien considera que las invitaciones de Santos no son confiables.

Un líder del uribismo que participó en una de esas aproximaciones le dijo a EL TIEMPO que “no ha habido un interés genuino de Santos por poner fin a las hostilidades”.

Incluso, el jefe de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko, también ha extendido invitaciones al expresidente para hablar de los diálogos Cuba.

“Lo queremos a usted sentado a la mesa de la reconstrucción y reconciliación nacional. No a la mesa del capricho personal o las exigencias carentes de generosidad”, le ha dicho ‘Timochenko’ a Uribe.

Y a través de una carta enviada en mayo pasado, el guerrillero le dijo al expresidente: “Estamos dispuestos a conversar tranquilamente con usted sobre el futuro de nuestra nación, en La Habana, o en lugar de Colombia que usted prefiera, contando desde luego con las garantías de seguridad suficientes para nuestro traslado y estadía en suelo patrio”.

Las causas

Aunque en el alegato público suelen aflorar diferencias ideológicas entre Santos y Uribe que distanciaron sus posiciones, como negociar con las guerrillas o su cercanía con el gobierno venezolano (de Chávez y de Maduro), algunos analistas también encuentran razones personales.

Claro que hay posiciones ideológicas que los diferencian, a pesar de sus profundas afinidades en ese mismo eje. Pero mientras Uribe impuso la acción militar para combatir a la guerrilla, Santos prefirió la salida política.

Para Uribe había una clara “amenaza terrorista” de las guerrillas, mientras Santos prefirió llamar a esto un “conflicto armado interno” y así lo hizo establecer en una ley.

Uribe mismo ha hablado de “engaño”, refiriéndose a que Santos fue elegido gracias a su respaldo político, pero este no le respondió. Santos nunca consultó a Uribe para designar su gabinete o para adoptar políticas públicas que le gustaran a su antecesor.

Todo esto hace temer que, por lo menos en el inmediato futuro, no habrá un encuentro entre Santos y Uribe, quienes fueron buenos amigos.

POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.