Con Juno la energía solar alcanza un nuevo triunfo

Con Juno la energía solar alcanza un nuevo triunfo

¿Por qué el uso de energía solar se ha vuelto de vital importancia para el programa espacial?

notitle
12 de julio 2016 , 09:31 p.m.

La llegada, la semana pasada, de la sonda Juno a Júpiter marco un récord también para la energía solar. Juno se convirtió en el objeto que más lejos ha llegado funcionando gracias a paneles solares que les dan el sustento energético a sus sistemas.

A comienzo de este año, Juno ya había igualado el anterior registro de 792 millones de kilómetros de distancia respecto al Sol (un poco más de cinco veces la distancia a la que está la Tierra), que ostentaba desde el 2014 otra sonda.

En esa oportunidad Rosetta fue la protagonista de una hazaña igual de extraordinaria, llegando a su encuentro con el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, después de una década de travesía interplanetaria.

Con Juno la energía solar, que ha tenido varios altibajos, alcanza un nuevo triunfo. La incipiente tecnología tenía pocos seguidores a comienzos de la década de los años 70 y se podían contar con una mano las viviendas en países como Estados Unidos, que usaban esta forma de generación de energía.

Ahora el uso de energías limpias se hace necesario para mitigar los efectos del cambio climático. Entre ellas, la energía solar tiene buenas perspectivas y hay estimaciones que afirman que podría representar un 60 por ciento del suministro mundial dentro de medio siglo.

En el campo de la exploración espacial, una fuente bastante asequible y prácticamente inagotable, es crucial para asegurar las futuras misiones. Durante el lanzamiento, las naves espaciales usan cohetes con propelentes químicos que dan el impulso necesario para superar la barrera impuesta por la gravedad terrestre que nos mantiene “pegados” al suelo, pero una vez abandonan el planeta, se hace necesario otro sistema de propulsión para poder hacer cambios en su trayectoria y dar energía a sus sistemas electrónicos.

El uso de energía solar se ha vuelto de vital importancia para el programa espacial. La Nasa, por ejemplo, cuenta con una división completa destinada a la investigación en el desarrollo y uso cada vez más eficiente de la energía solar en futuras misiones, incluyendo viajes tripulados.

Hay varios problemas que superar para que los paneles solares sean más eficientes. Partículas de polvo se depositan sobre ellos y poco a poco van inhabilitándolos, sumado a pérdidas por la radiación que se refleja y que, usando nanotecnología de materiales, se quiere atrapar mejor.

El avance es acelerado y los actuales paneles superan ampliamente lo que se hacía tan solo un par de décadas atrás, entre ellos los ocho paneles con 270 mil celdas solares que mantienen la Estación Espacial Internacional.

Santiago Vargas
Ph. D. en Astrofísica, profesor investigador del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional.
@astrosvd

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.