Los nuevos líos en la obra de la Terminal del Norte

Los nuevos líos en la obra de la Terminal del Norte

Secretario de Movilidad dice que solo hay capacidad para 40 % de pasajeros y buses intermunicipales.

notitle
12 de julio 2016 , 09:13 p.m.

Sin finalizar las obras de la primera de tres fases que fueron concebidas hace 12 años, la Terminal Satélite para buses intermunicipales del norte de Bogotá, a la altura de la autopista con calle 193, ya se quedó corta para las necesidades de la ciudad.

Así lo estableció la Secretaría de Movilidad luego de una visita técnica al sitio donde se vienen adecuando 19 bahías de parqueo y 24 taquillas, en cumplimiento de un contrato por 10.020 millones de pesos firmado en noviembre del 2012 con la empresa Estructuras Especiales S.A., que había fijado julio del 2013 como fecha de entrega de los trabajos.

Según el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, quien durante la visita afirmó que el costo de la obra está hoy en 15.354 millones de pesos, con esta infraestructura solo se puede asumir el 40 por ciento de los 31.317 pasajeros y 1.751 buses de servicio intermunicipal que se movilizan a diario por la autopista Norte.

En esas condiciones, luego de casi tres años de retraso en las obras, la construcción de la terminal tendrá que ser reformada y será complementada con otro paradero de buses intermunicipales en la calle 235, pues, como está, la obra no cumple los estándares para abarcar la demanda de vehículos y pasajeros que requiere la ciudad.

“Es insuficiente para soportar la magnitud de la operación intermunicipal que tiene hoy ese corredor”, dijo la Secretaría de Movilidad.

Aunque a la fecha la obra tiene un avance del 80 por ciento, Movilidad determinó que su entrada en operación afectará la circulación en la Autonorte, pues en el momento de comenzar a funcionar habría una reducción de cinco a tres carriles en la calle 193, razón por la cual deberá tener adecuaciones antes de entrar a operar.

Por eso, la entidad le solicitó a la Terminal de Transportes que antes de ponerla en operación, adopte medidas para mitigar impactos en la movilidad y la seguridad vial, en cuatro factores que se desprenden de la entrada en funcionamiento de la obra (vea gráfico).

Uno de ellos es la instalación sobre la calzada sur-norte de un paradero del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) y de buses zonales que creará una larga fila de espera de vehículos. Sumado a ello se prevé que un paradero ubicado en el acceso a la terminal generará embotellamiento en el corredor.

En su visita, Movilidad detectó que la bahía de parada de buses, situada en la calzada occidental, sentido norte-sur, tiene una capacidad para dos buses, por lo que también se generará fila hacia el norte. Además, el retorno creado para incorporarse a la autopista Norte generará riesgos de accidentalidad, ya que los vehículos circulan en sentidos opuestos.

La Secretaría de Movilidad advirtió que esta terminal será solo una solución a corto plazo, pues se tiene previsto el desarrollo de un Complejo de Intercambio Modal (CIM), “un proyecto de iniciativa privada que se encuentra en etapa de prefactibilidad para el diseño, financiación, construcción, operación, mantenimiento y reversión de un Complejo de Integración Modal en la autopista Norte con calle 235”.

Antecedentes de la obra

En el 2004, la administración de la época propuso la instalación de una terminal provisional para buses intermunicipales en el norte y prometió la construcción de la terminal satélite. La provisional nunca se instaló y en el 2008 se incluyó en el plan de desarrollo la construcción de la definitiva.

Solo en noviembre del 2012 se firmó el contrato para construir la primera fase, que debía estar lista el 15 de julio del 2013. Ese mismo año se prorrogó hasta noviembre del 2013. En julio del 2014 se reanudó la ejecución del contrato, después de una suspensión de varios meses por falta de licencias y se otorgó un plazo de siete meses para terminar la obra.

En septiembre del 2014, la obra seguía sin avances y la Procuraduría advirtió que iban seis suspensiones, dos prórrogas y una adición al contrato. En enero del 2015, el Distrito decretó el incumplimiento de la obra y dio por terminado el contrato con la firma Estructuras Especiales S.A. Liberty Seguros asumió la obra en garantía. La entrega estaba prevista para agosto del 2015. Hoy sigue sin terminar y con nuevos reparos, mientras en la calle 170 con autopista impera el desorden por la parada de buses para dejar y recoger pasajeros.

Con reportería de EL TIEMPO ZONA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.