El deprimido de la 94 no estará listo en diciembre: IDU

El deprimido de la 94 no estará listo en diciembre: IDU

Sin embargo, a finales de año se daría apertura a la carrera 19 y se entregaría el puente peatonal.

11 de julio 2016 , 08:32 p.m.

Aunque hace un mes el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) informó que a finales de este año entregaría el deprimido de la calle 94 con avenida NQS, Yaneth Mantilla, directora de la entidad, señaló este lunes que el total de la obra se entregará en la última semana de marzo del 2017.

Las declaraciones de la funcionaria se dieron en un debate de control político en el que el concejal Rolando González denunció que “las obras avanzan 2 por ciento cada mes, y falta el 20 por ciento; de este modo no estarán listas para diciembre”.

Ante esto, Yaneth Mantilla confirmó que no obstante que exista un avance del 80 por ciento en la obra, no estará terminada para este año, ya que el contratista de la obra, Consorcio AIA-Concay, solicitó una prorroga de ocho meses, porque el 20 por ciento faltante es muy delicado.

“Hay que hacer una estación de bombeo debajo del deprimido, que tiene una altura de 12 metros; yo no puedo asumir el riesgo de entregar una estación que quede mal instalada y en un aguacero se inunde el deprimido”, dijo Mantilla.

Esto no incrementará los costos ni se cobrará nueva valorización para terminar la obra. La funcionaria también agregó: “Este proyecto se alargará en tiempo, mas no en costos. Se hará una investigación para saber si hay paso para alguna sanción contra el contratista”. Además, la entidad cree que la solución más viable para entregar la obra es por fases. En la primera entrega, que sería a finales de septiembre de este año, se dará la apertura de la avenida carrera 19. Luego, el puente peatonal de la calle 94, costado sur, que estaría terminado para diciembre. Las redes de alcantarillado, para finales de enero del 2017.

La obra que más preocupa a la directora del IDU es la estación de bombeo, que estaría terminada a finales de marzo próximo.

Otra de las prioridades es habilitar, en diciembre de este año, los carriles de circulación por la carrera 9.ª en las dos calzadas de sur a norte y de norte a sur, para mejorar la movilidad de los transeúntes.

Pero esto no era lo que esperaban los vecinos del sector, como Beatriz Arango, líder de la Asociación de Residentes del Chicó (Archi), quien se reunió el jueves 30 de junio con el director del Consorcio AIA-Concay, quien, según ella, dijo que estaría finalizada en diciembre. “Todos los vecinos estamos aterrados, hace solo dos semanas nos dijeron que entregarían en diciembre, y ahora dicen que no. Es el colmo”. Además, la líder de la Archi denunció que “desde hace cinco meses no nos presentan el avance de la obra, ya lo pedimos, pero aún no nos dicen nada”.

Y siguen la prórrogas

En el 2009 comenzó la realización de estudios para la construcción del deprimido de la calle 94. Sin embargo, entre el 2010 y el 2011 el IDU suspendió la obra por falta de un visto bueno de la Empresa de Acueducto de Bogotá (EAB), ya que debajo del punto que se pensaba intervenir pasaba la línea Tibitoc –tubería matriz que viene desde Usaquén y llega hasta Santa Lucía, en el sur de Bogotá–, la cual surte de agua a unos dos millones de personas.

Al contrato adjudicado en el 2009 al Consorcio Conexión, cuyo contratista resultó ser Julio Gómez (vinculado al ‘carrusel’ de la contratación) el IDU le declaró caducidad por el IDU, por incumplimiento, lo cual demoró la construcción, que inicialmente costaba 48.000 millones de pesos.

Tras la adjudicación del proyecto a AIA-Concay, un nuevo contratista, en el 2013, por fin comenzó la ejecución de la obra, que estaba pactada para el 2014.

Sin embargo, por razones de actualización de diseños y del proceso de traslado y construcción de redes, la entrega final se prorrogó para el 23 de junio del año pasado.

En el 2015 nuevamente se aplazó la entrega final, esta vez sería para octubre. La aparición de fisuras en un edificio vecino al proyecto y el traslado de un tanque de agua privado fueron las razones de la demora.

Luego de otra prórroga, el IDU planteó que existía la posibilidad de entregar el total de la obra en diciembre de este año, pues hasta el pasado 18 de febrero ya había un 75 por ciento de avance.

 

Estas fueron las imágenes aéreas que capturó EL TIEMPO en el mes de febrero.

El costo estimado de la inversión es de 166.000 millones de pesos, aunque inicialmente, es decir, en el 2009, era de 45.000 millones de pesos. Mantilla reiteró que su obsesión desde que asumió como directora de esta cartera es terminar y entregar esta obra.

Planes estratégicos para dar fin a la obra

La directora del IDU, Yaneth Mantilla, dijo que desde hace seis meses, con el inicio de la administración del alcalde Enrique Peñalosa, se ha planeado estratégicamente para entregar por fases “esta obra tan ineficiente y tan mal diseñada”.

Además, dijo que el deprimido tiene un avance del 80 por ciento y que para terminar el 20 por ciento restante hay que avanzar en la construcción de la estación de bombeo -el nuevo inconveniente de la obra- para evitar en el futuro problemas de inundación del paso a desnivel de la calle 94. El objetivo del proyecto, que tendrá 29.000 metros de espacio público, es mejorar la conectividad hacia el norte por la NQS y hacia el sur, eliminando dos intersecciones semaforizadas de la zona.

Redacción EL TIEMPO ZONA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.