48 horas en la sucursal del cielo

48 horas en la sucursal del cielo

Cali tiene una oferta amplia para los turistas. Aquí va una lista de planes para todos los gustos.

notitle
11 de julio 2016 , 02:20 p.m.

Mucho antes de que aterrice, el verde de los cañaduzales, las nubes inmensas (que nunca faltan) y la imponencia de las montañas le harán saber –y sentir– por qué a esta ciudad, capital del Valle del Cauca, la llaman la Sucursal del Cielo.

"Cali es Cali y lo demás es loma", reza una canción popular. Y eso se palpa en este rincón del suroccidente colombiano que reina entre dos cordilleras. El clima y la naturaleza que la rodea son solo algunas de sus tantas virtudes. Atravesada por siete ríos, los árboles frondosos son una seña de identidad, así como la brisa fresca que al atardecer llega desde los Farallones.

¿Preparado para una aventura inigualable? Si escoge a Cali como destino de fin de semana, aquí le proponemos algunos planes que con toda seguridad lo cautivarán. Desde un simple paseo por el sistema MIOCable, que le permitirá sobrevolar más de 2 kilómetros de la ciudad y disfrutar una imponente panorámica, hasta un infaltable recorrido –mejor a pie– por el tradicional barrio San Antonio, un sitio lleno de magia, historia y encanto donde encontrará talleres artesanales, casas de teatro y una rica y variada oferta gastronómica.

¿Alojamiento? La oferta es interesante. En la zona sur está el hotel NH Royal, cerca a los barrios Ciudad Jardín y Pance. La zona es célebre por su riqueza natural: se han identificado más de 400 especies de aves, cifra que supera el número total de algunos países europeos. Al norte, los hoteles Intercontinental, Spiwak y Marriott ofrecen servicios de lujo, además de estar ubicados cerca de edificaciones que conservan el estilo arquitectónico del siglo XIX.

Una vez se haya instalado, aliste zapatos cómodos y una buena cámara fotográfica. La idea es que inicie su recorrido por la orilla del río Cali probando champús (una bebida muy popular) y las empanadas del Obelisco, uno de los sitios más representativos de la gastronomía vallecaucana.

Siga hasta el bulevar de la Avenida Colombia. Sus amplios corredores y el verde de sus jardines se complementan perfectamente con la arquitectura de los grandes edificios de la zona. No deje de visitar la iglesia la Ermita, construida en el siglo XVII.

¿Quiere ir de compras? Pásese por El Peñón, Granada o Centenario. Encontrará las mejores y más reconocidas marcas de la actualidad.

A la hora del almuerzo puede dirigirse a Tizones, Faró, Platillos Voladores, Ringlete, Salerno o El Quijote. Todos con menús muy atractivos. Quedará con ganas de más.

Cali es una ciudad de calles amplias, largas y planas. Pero también hay en su geografía pequeñas lomas y montañas. Un clásico es donde está la iglesia de San Antonio. También el Cristo Rey y el cerro de Las Tres Cruces. Otra opción es subir hasta el pueblo Pance o el Kilómetro 18: allí los 28 grados centígrados que alcanza la temperatura se convierten en 15 o incluso 10.

Caída la tarde, es hora de pensar en rumba. Y de eso Cali sabe mucho. El último viernes de cada mes, alrededor de 200 alumnos de diferentes escuelas de baile se colocan sus mejores atuendos para moverse al ritmo de la salsa en Delirio, un espectáculo con orquesta en vivo, gastronomía y malabares. Este show llega a sus diez años y para celebrarlo ofrece la función Melao, dulce contrapunteo, una historia ligada a la caña de azúcar, el son cubano, el ritmo africano y el baile caleño.

¿Más salsa? En el hotel Dann Carlton está el show de Ensálsate, otro clásico de la ciudad donde la alegría es desbordante y los pasos de rumba contagian. Saldrá de ahí con más ganas de vivir la noche caleña. No ahorre energías. Déjese llevar.

Al día siguiente, con resaca incluida, recargue baterías con un buen desayuno en Salerno o en La Casa del Pandeyuca o quizás en El Molino. Los pandebonos son sublimes. No deje de saborearlos.

Los planes en Cali son muy diversos. Hay mucho para ver y escoger. Está el zoológico, catalogado como uno de los mejores de Latinoamérica; el museo de Cine Caliwood es único en el país y conserva más de 500 elementos fílmicos y de fotografía; la iglesia de La Merced, con sus historias sobre la fundación de la ciudad, y el Museo del Oro con todas sus maravillas.

¿Entre sus planes siempre está visitar un centro comercial? En Cali hay siete. En Unicentro no solo hay locales, sino también toda una filosofía sobre preservación medioambiental. Incluso hay conservación de aves y se hacen talleres para explicarles a los más pequeños la importancia de cuidar el entorno. Otra opción es el Chipichape, que se ha embarcado en un ambicioso proceso de ampliación.

En el sur está el Ecoparque Lago de las Garzas, el Río Pance y los Farallones. La diversión está asegurada.

Por Mario Baos
Para CARRUSEL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.