Las 'cartas abiertas': lo bueno y lo malo de que un anónimo sea viral

Las 'cartas abiertas': lo bueno y lo malo de que un anónimo sea viral

Sacan lágrimas o indignan a millones de personas. Expertos nos explican este fenómeno de la red.

notitle
11 de julio 2016 , 01:37 a.m.

Hace pocos días, una “carta abierta” conmocionó al mundo: Yohana Fucks le escribió a Lionel Messi, el astro de la Selección de Argentina, tras perder la final con Chile de la Copa América Centenario. El '10' anunció el retiro del combinado de su país. Las reacciones no se hicieron esperar y sus declaraciones se propagaron por los medios de comunicación y redes sociales. Sin embargo, el emotivo mensaje de esta maestra argentina, profesora de la escuela Filiberto Reula del barrio Lomas del Mirador, Buenos Aires, en la que le pedía que no renunciara y que no le diera el ejemplo de derrota a sus estudiantes, se viralizó en Facebook y Twitter. El escrito fue compartido más de 13.000 veces.

Pero esta no es ni la primera, ni la última carta en generar tal revuelo. Parece que este recurso es un arma poderosa para movilizar solicitudes, deseos o sentimientos.

Basta pensar en grandes movimientos y revoluciones para dimensionar la enorme relevancia de las redes sociales. La llamada Primavera Árabe se inició con la publicación de una imagen en la que Mohamed Bouazizi, un joven de 26 años, se inmoló para protestar en contra de la Policía de Túnez. En más de tres meses de manifestaciones el mundo oriental se convulsionó y se logró derrocar al gobierno de Zine el-Abbidine Ben Ali en Túnez y, en Egipto, a Hosni Mubarak, el cual posteriormente fue arrestado tras casi 30 años en el poder. (Lea también: 'Messi, no le hagas creer a mis alumnos que solo importa ser primeros')

Fernando Urrea, sociólogo de la Universidad Nacional de Colombia, docente e investigador de la Universidad del Valle, asegura que las redes sociales generan un vínculo entre acontecimientos específicos y las realidades colectivas. En dichas experiencias se promueven valores de identidad y sentimientos que unen a las masas.

Adicionalmente, la comunicación “flexible”, que es facilitada por las nuevas formas de comunicación, hace parte del mundo contemporáneo al que pertenecemos. Según Urrea, “las redes sociales hoy en día juegan un papel determinante en la opinión pública y en los temas que afectan a la sociedad”; de ahí que hoy todos nos sigamos preguntando si la carta de Fucks, la del cantante venezolano Ricardo Montaner o el video de un niño cualquiera tendrán algún efecto en el cambio de decisión de Messi.

 Movilizar para lo bueno… y para lo malo

El pasado 14 de marzo, se conoció en los medios de comunicación una carta que le escribió María Luisa Yepes, hija del expresidente de Bancolombia Carlos Raúl Yepes, pidiéndole a su padre que “diera un paso al lado“ y empezara a compartir más tiempo con su familia. Aunque el texto se conoció después del anuncio del empresario, dicho mensaje se hizo viral y las voces de apoyo se multiplicaron en las redes sociales. (Además: Esta es la carta que hizo renunciar al presidente de Bancolombia)

Pero los ejemplos no siempre son positivos. En México, una mujer publicó en un blog que buscaba a un narcotraficante que estuviera interesado en tener sexo con ella y en cumplirle sus deseos; en respuesta, alias el Taliban Antrax, supuesto miembro del cartel de Sinaloa, respondió en una carta por qué él consideraba que las exigencias de ella eran exageradas, pero que aun así le proponía que se encontraran. Llovieron las críticas de los internautas.

Pero ¿por qué un contenido cómo este se puede volver viral? ¿Cómo llegó a ser publicado en los medios de comunicación de ese país? ¿Vale la pena tocar esos temas más allá de las redes?

Perla Toro, editora de redes sociales de EL TIEMPO, argumenta que la publicación y la forma en que se tratan los contenidos dependen de una línea editorial del medio. Según ella, “se creía que los medios de alguna manera  determinan qué era noticia y qué relevancia tenía; pero evidentemente la situación ha cambiado; las redes sociales ahora son fundamentales en la línea de lo que es noticia; sin embargo, los medios sí son potencializadores de las viralidades”.

Adicionalmente, Toro explica que el contenido que se publica debe ser rigurosamente verificado y que las campañas o viralidades tendrían que cumplir con unos requisitos de ética del medio. (Lea: Jero, el niño con leucemia que recurre a Internet en busca de recursos)

“La responsabilidad de lo que se publica en un medio es fundamental en la construcción de la sociedad, es responsabilidad de los periodistas no trascender en contenido falso y generar caos o desinformación”, explica Urrea.

La falsa carta que Falcao le escribió a Messi y que fue publicada en algunos medios de comunicación es un ejemplo de lo que sugieren estos expertos. En muchas ocasiones, el afán de tener relevancia en las redes o el simple deseo del oportunismo hace que las viralidades generen conflicto en la información y en la forma en que los cibernautas consumen las noticias.

Sentimientos: principales mediadores en las redes sociales

En su libro 'Contagioso', el periodista y analista de medios Jonah Berger concluye que los sentimientos determinan un tipo de comportamiento y un efecto en las redes sociales. Por ejemplo, la felicidad genera una ‘necesidad’ de compartir; la tristeza, empatía, y con esta, conexión. Adicionalmente, la proximidad de un personaje conlleva a que se realcen los sentimientos en las redes, los más importantes: felicidad, tristeza, miedo, ira y sorpresa.

Los usuarios de las redes sociales valoran significativamente la emoción del individuo y, en algunas ocasiones, incluso ponen a esta por encima de las fuentes de información.

Los sentimientos, ligados a la necesidad de manifestarlos, hacen parte del nuevo escenario de lo que llamamos público. Según Urrea, “lo privado se hace público, los límites entre estos dos escenarios son cada vez más difusos; siendo esta una característica de los fenómenos contemporáneos. De ahí la necesidad de mostrarse o de expresar felicidad, tristeza o frustración”. (Vea: La campaña que busca la igualdad de género con adaptación de 'Wannabe')

Las formas de concebir la noticia, de construirla y de difundirla han cambiado. En este sentido, Toro asegura: “Una de las conclusiones 'per se' es que hay que hacer información de la mano de las audiencias. Ignorar estos fenómenos como las “cartas abiertas” no es viable”.

No sabemos si Messi cambiará de opinión y regresará a la Selección de Argentina, tampoco si este será otro ejemplo de un efecto tangible y positivo como los que han movilizado a la sociedad con etiquetas como #LetsGoJero (campaña que buscaba recaudar 800.000 dólares para combatir la leucemia linfoblástica que padecía Jerónimo Lozano) y #WhatIReallyReallyWant (iniciativa que promueve la igualdad de género con la adaptación de la canción 'Wannabe'); solo queda esperar y conocer cuál será la decisión del astro del fútbol argentino, una decisión que parece importarle más que al mundo del fútbol.

DIANA PAOLA AVENDAÑO
ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.