Causa común

Causa común

Ninguna de las partes está exenta de situaciones creadas por quienes aspiran a torpedear la paz.

notitle
11 de julio 2016 , 01:11 a.m.

El país está sorprendido con la confirmación explícita, por parte de las Farc, de la eventual “rebeldía” de algunos de los frentes que conforman esa guerrilla. Según los negociadores ‘farianos’, efectivamente hay una situación de desacato de una de las estructuras regionales más antiguas de esa organización. El frente primero ha manifestado, sin rubor alguno, que quizás no se le va a medir a los acuerdos negociados por sus jefes en La Habana. El señor procurador Ordóñez atizó la controversia insinuando que conocía de otros frentes guerrilleros que seguirían ese camino.

De no aclararse y ponerse en contexto, esa situación puede desencadenar –en el furor simplista de las redes sociales y ante el paroxismo del uribismo– una oleada de escepticismo y desconfianza. Papaya servida para la extrema derecha, que debe de estar de fiesta. Ya existían dudas entre algunos colombianos sobre el cumplimiento de los acuerdos por las Farc, resultado ante todo de los miedos que ha sembrado el Centro Democrático desde el comienzo del proceso. Esas prevenciones se agudizarían si no se aclara la sospecha de que no van a ser todos los que están, ni estarán todos los que son. Más de un oportunista le va a sacar punta a una circunstancia que es, en general, inherente a toda negociación de este estilo.

Cabe enfatizar que ningún proceso de paz ha estado empacado al vacío, inmune a la contaminación de los intereses criminales de los miembros de las organizaciones violentas y blindado totalmente de las inevitables ovejas descarriadas. Desde la desmovilización de las guerrillas liberales en los cincuenta, pasando por el M-19 e incluyendo el proceso con los paramilitares que condujo Álvaro Uribe, siempre han existido quienes insisten en la actividad violenta.

Es, en principio, un problema de números. Si el comportamiento desviado es excepcional, el resultado buscado no se altera sensiblemente. De allí que lo primero es que les quede claro a estos personajes que el costo de quedarse fuera es tan alto que la opción de montar dentro de las Farc una disidencia es objetivamente insostenible. La reacción del presidente Santos y de sus funcionarios ha sido la correcta. No habrá la más mínima contemplación en la aplicación de la ley para quienes se queden por fuera.

A pesar de la severidad de los pronunciamientos oficiales, son mucho más decisivos los mensajes y las acciones de los jefes jerárquicos de la guerrilla. Desafortunadamente, hasta hoy, la respuesta del secretariado de las Farc ha sido más bien insuficientemente contundente. Para lograr que la opinión pública se convenza de que son capaces de responder a sus compromisos y disuadir a quienes en sus filas puedan estar fraguando una conspiración, las Farc deben ir más allá. Es la hora de que el actual secretariado imponga la “unidad doctrinaria” de la que tanto se ufanan.
Ninguna de las partes está exenta de que le ocurran situaciones creadas por quienes aspiran a torpedear la paz. Aun así, las partes, en particular las Farc, por cuanto por definición el Estado es más fácilmente verificable, tienen que asumir la responsabilidad de castigar a quienes desacatan su autoridad. Una buena forma de demostrar la buena fe de la organización guerrillera es, por ejemplo, que una vez firmados los acuerdos faciliten la inteligencia que requieren la justicia y la Fuerza Pública para actuar eficazmente contra esos reductos recalcitrantes.

Dictum. La designación de César Gaviria como líder de los amigos de la reconciliación es un acierto. El expresidente ha sido un protagonista de la paz y de la construcción de la democracia representativa.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.