Segunda línea férrea del Atlántico, construida en un 80 %

Segunda línea férrea del Atlántico, construida en un 80 %

Se han hecho 153 km, de 191 previstos en la red férrea de La Loma a Ciénaga.

notitle
10 de julio 2016 , 08:49 p.m.

Joan Charry, un operario capacitado en ampliación de vías, descarga del hombro una regla de cuatro metros de largo.

Con ella mide si el relleno de tierra (terraplén) extendido para el nuevo tramo que pasará frente a Varela, corregimiento de la Zona Bananera del Magdalena–, ya tiene el nivel para avanzar con una de las obras ferroviarias que se ejecutan en el país.

Se trata de la construcción de la segunda línea férrea entre La Loma (Cesar) y los puertos de carbón en Ciénaga, Santa Marta, a cargo de Ferrocarriles del Norte de Colombia S. A. (Fenoco). Este concesionario administra y mantiene los 245 kilómetros de la red ferroviaria del Atlántico, entre Chiriguaná, Cesar, y Santa Marta, Magdalena, de los cuales debe hacer 191 km de vía férrea paralela.

El avance

Hoy, los trabajos de la segunda línea presentan un avance del 80 por ciento. De los 191 kilómetros que la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) contrató con Fenoco para la doble vía férrea entre las estaciones de La Loma y el puerto Drummond, Ciénaga, se han hecho 153,3.

La red ferroviaria tiene su par construido y en operación de La Loma a Fundación y del corregimiento de Río Frío, Zona Bananera del Magdalena, hasta el puerto Drummond, cerca de Santa Marta.

Los 37,6 km faltantes corresponden a tramos que deben pasar por los centros poblados de Fundación, Bosconia, Aracataca, y los corregimientos de Guamachito, Varela, Tucurinca, Guacamayal y Orihueca, en la Zona Bananera. Algunos de estos puntos se han convertido en cuellos de botella para el avance rápido de los trabajos.

El Gobierno Nacional ha considerado de interés nacional estratégico el proyecto de la segunda línea. Por este corredor ferroviario del Atlántico se movilizó el año pasado el 56 por ciento del carbón producido en el país: 47’705.646 toneladas, del total de 85,5 millones contabilizados en el 2015.

Pero esta obra de infraestructura ha tenido más de un tropiezo: demoras por el trámite de la licencia ambiental, pleitos jurídicos elevados a los altos tribunales, renegociación del contrato, sectores de la comunidad que lo han entutelado alegando impactos ambientales negativos, ocupaciones e invasiones por donde pasará el segundo corredor férreo.

Aunque lo anterior ha llevado a suspensiones de los trabajos y retrasos, en los últimos meses les han puesto el acelerador a los trabajos.

El coordinador ambiental de Fenoco, Frank Silvera, informó que la segunda línea ha avanzado en los tramos licenciados, donde no hay centros poblados.

Simultáneamente, en cumplimiento de las órdenes de la Corte Constitucional y de común acuerdo con las comunidades, el concesionario viene construyendo puentes, alamedas, taludes, gaviones y bermas, al igual que ha aplicado medidas contra el ruido de la rodadura de los trenes.

Han levantado barreras vegetales y paredes antirruido en Bosconia y Algarrobo, con materiales importados de España. También se han pavimentado kilómetros de vías para que la población se movilice sin riesgo, alejada del corredor férreo.

Según Sandra Alturo, portavoz de Fenoco, el costo estimado del proyecto era de 250 millones de dólares (unos 750.000 millones de pesos). Con los gastos adicionales para mitigar el impacto ambiental, medidas sociales, nuevos permisos y licencias, se calcula que los costos subirán a cerca de 283 millones de dólares (casi 850.000 millones de pesos).

Ahora, Fenoco trabaja en dos frentes: uno de ellos en Loma Colorada y Algarrobo, donde hacen obras para controlar el ruido, alamedas y paisajismo; en el otro frente continúa construyéndose la segunda línea en la Zona Bananera, entre Guamachito, Varela (donde se encuentra el operario Charry) y Río Frío.

Son otros 13,6 kilómetros de doble vía ferroviaria, los cuales se esperan concluir a fines de este año, dijo la gerente de Puertos y modo férreo de la ANI, Dina Rafaela Sierra.

Fenoco, a su vez, proyecta para comienzos del 2017 presentar el estudio de impacto ambiental de Bosconia, Fundación y Orihueca ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) para el permiso de las obras en estos frentes.

Con lo construido hasta ahora de la segunda línea, la red del Atlántico tiene capacidad para mover hasta 80 millones de toneladas anuales de carbón. Cuando la doble vía termine, por ahí se podrán movilizar hasta 150 millones de toneladas, afirmó Sierra.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.