Valle necesita aumentar participación exportadora

Valle necesita aumentar participación exportadora

Experto de Univalle reflexiona sobre el camino hacia la competitividad que ha emprendido el Valle.

notitle
10 de julio 2016 , 07:06 p.m.

Aunque el Valle ocupa el quinto lugar en el ranquin de competitividad del país, sigue como referente para otras regiones por el tamaño de su mercado, por su innovación y su sofisticación. Un trabajo que se impulsa desde finales del siglo pasado y que le ha permitido identificar sus grandes fortalezas.

Una de esas ventajas identificada por la Comisión Regional de Competitividad es la de un ‘Valle de ciudades’, tiene ocho con más de 100.000 habitantes que contribuyen con el 84 por ciento del PIB; un ‘Valle de gente creativa’, las actividades productivas de alto contenido en propiedad intelectual aportaron cerca del 10 por ciento a las exportaciones totales de la región en el 2014, y un ‘Valle sin distancias’, aquí se destaca la red vial y el puerto. Otras de las fortalezas es un ‘Valle de bionegocios’, se destacan las iniciativas clústers como el caso de los frutales, químicos, proteína blanca, macrosnaks, bioenergía, belleza y cuidado personal, y un ‘Valle a la conquista’ que resalta la sofisticada y diversa canasta exportadora.

Pero el camino para ascender en ese ranquin aún es largo. El profesor de economía de la Universidad del Valle, Tulio Ferney Silva, ratifica que el Valle es un referente, que a diferencia de otras regiones tiene el potencial para generar alternativas que no dependan, por ejemplo, del petróleo, pero reconoce que hay atrasos en materia institucional y empresarial.

¿Cuáles son esos atrasos?
La principal deuda que tiene el Valle en este sentido es la concentración de la producción en caña, azúcar y sus conexos. Aparecen otros dos renglones, un poco menos importantes, pero que juntos dominan casi todo el PIB y tienen que ver con la producción de papel y sus conexos y productos químicos. El segundo aspecto, más importante, tiene que ver con la cualificación de la mano de obra, tenemos, tristemente, predominio de mano no calificada y las necesidades de transformación de las empresas exigen mayores capacidades. Tenemos un Valle diverso en términos de las posiciones de desarrollo, pero el Pacífico lo tenemos en un relativo abandono, los grados de atrasos y las condiciones tan particulares de la vía de conexión Cali-Buenaventura, si no las resolvemos en el mediano plazo, difícilmente podremos hablar de un desarrollo homogéneo de la región en los próximos 10 años.

¿Todos están conectados con la competitividad?
Tenemos un poco de desconocimiento de lo que significa. El empresario lo asocia con precios altos, beneficios para sus utilidades, o precios bajos, beneficios para su competencia y resulta que la competitividad no depende de accesorios por fuera de la empresa, sino de las capacidades gerenciales, eso nos ha impedido ver un poco cómo podemos generar procesos de valor para nuestros productos. No tenemos que esperar a que sucedan cosas afuera para que haya bonanza; que el dólar está alto, hay que aprovechar para exportar, eso es fortuito. Tenemos que pensar más en nosotros, el que no comprendamos bien ese concepto nos tiene un poquito perdidos en cómo encontrar esas estrategias.

Siempre se ha hablado de la ventaja de tener el puerto. En los diagnósticos que se presentan veo que el hecho de tener el puerto es una ventaja competitiva y no estoy de acuerdo, es una ventaja comparativa. Ahí ha estado y está el puerto, pero si uno analiza el modelo de las ciudades-puerto en el mundo, no sería Cali, sino Buenaventura la que debería estar robusteciéndose. No es una ventaja competitiva nuestra, es una fortuna que lo tengamos ahí, pongámosle atención.

El Valle es la tercera economía del país.
Tenemos que sacarle provecho a eso. Hemos perdido participación, las exportaciones fueron en la década anterior de casi el 10 por ciento, hoy estamos en el 7,0 de contribución a las exportaciones nacionales. Es cierto, el 99 por ciento de nuestros despachos son productos no tradicionales que es donde necesitamos crecer, pero si no aumentamos la participación y la dinámica productiva, no lo vamos a lograr.

¿Cuál es la tarea del Valle?
Como tercera economía está llamada a ser referente, nosotros tenemos que tener iniciativas, que las vea la Nación, que nos imiten. El Valle tiene una ventaja, ahí sí en el puerto y es que todos los que quieran articularse en procesos productivos con miras a la exportación, pues el Valle es su socio natural y con estas condiciones de infraestructura vial, posibilidad de encadenamientos productivos, de ciudades grandes y mercados potenciales, creo que tenemos todas esas condiciones para generar la tendencia gravitacional a que se nos unan.

¿Tenemos los líderes?
Es un aspecto que hay que trabajar muy duro porque los liderazgos tradicionales ya los estamos perdiendo, pero más importante que preguntarnos por quién va ser el líder, nos tenemos que preguntar cuál es el proyecto, y estamos un poco dispersos en eso. Me gusta el ejercicio que se hizo en el documento narrativa estratégica de la competitividad. Trabajan cinco apuestas. Entonces, cuando uno ya tiene esa directriz lo que sigue es sumarlos a todos por ese camino, que fuera exitoso o errado, lo que hemos visto en el resto del planeta, es que no es una mirada hacia atrás, sino hacia adelante.

CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.