Andy Murray se puso otra vez la corona inglesa

Andy Murray se puso otra vez la corona inglesa

El tenista británico venció a Milos Raonic en la final de Wimbledon y ganó su tercer 'grand slam'.

notitle
10 de julio 2016 , 11:04 a.m.

La final del Abierto de Wimbledon, en una ‘catedral sagrada’ para el tenis como la es el All England, presentaba a un consistente, durante todo el 2016, Andy Murray frente al muro canadiense de Milos Raonic. La pelea por el título no tuvo a las estrellas que se esperaban, estuvo falto de brillantez, pero al final se impuso el británico, quien ganó su tercer grand slam.

Murray aprovechó las tempranas eliminaciones de Djokovic, Federer, Stan Wawrinka, y la ausencia de Nadal, para plantarse en la final, superar sin contemplaciones al canadiense Milos Raonic y levantar la corona en Londres.

Como es normal en el césped, ambos tenistas quisieron basar su juego en el primer saque. Salvo en el primer set, que Murray lo ganó sin sobresaltos 6-4, los dos supieron defender su saque y ganar sus games. Era un duelo de fortaleza frente a elegancia.

En el primer parcial, Murray rompió el servicio de su rival en el séptimo juego (4-3) para ganar el primer set en 41 minutos de juego, en los que solo encajó un ace de su rival y nueve golpes ganadores.

La segunda parte fue más apretada y se tuvo que ir a tie break. El británico cometió dos errores no forzados. El canadiense salvó cuatro bolas en las que le iban a quebrar antes de mandar al alargue, en el que el escocés demostró ser un jugador más completo y sobre todo con mejor trabajo bajo presión. Su devolución cruzada y buscar las esquinas de la cancha, cuando Raonic subía a la red fueron determinantes. Ganó 7-6 (3).

En el tercer set y con el público alentándolo en cada oportunidad que podía, Murray sacó lo mejor de sus golpes, devolvió más duro que nunca, el slice volvía loco al canadiense y la victoria en su casa estaba al caer.

El británico sufrió en el quinto juego del tercer set, cuando después de dos horas y 12 minutos, Raonic logró al fin dos puntos de rotura. Su equipo técnico lo alentaba y le pedía mantener la concentración que tuvo durante todo el partido para salir adelante a este corto momento de dificultad.

Al final, en el segundo y último tie break del día, un fuerte derechazo de Murray obligó a Raonic a dar un golpe de revés que se quedó en la malla. El británico soltó su raqueta, empuñó su mano derecha y gritó varias veces “sí”. Su segundo título de Wimbledon había llegado.

Su lugar preferido

Murray no solo se ha convertido en un jugador consistente, pese a que ha sucumbido frente a Novak Djokovic, el mejor del mundo, y en ocasiones contra Roger Federer o Rafael Nadal. La madurez de su juego lo pone en el circuito como un serio candidato para ganar siempre.

Tres años después, Murray volvió a coronarse como campeón de Wimbledon y además se convirtió en el segundo jugador con más triunfos en césped, de los tenistas activos, solo superado por Federer. El británico llegó a 102 victorias, 50 por debajo del suizo y 33 por encima de Djokovic.

“He tenido momentos muy buenos y muy malos sobre esta pista. Estoy encantado de poder levantar este trofeo de nuevo”, dijo un emocionado Murray sobre el césped de La Catedral’.

Al final avisó: “Hay jugadores que hacen su mejor tenis cuando tienen 25 años y otros cuando se acercan a los 30. Espero que mi mejor tenis esté por llegar”.

FELIPE VILLAMIZAR M.
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @FelipeVilla4

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.