Presidente Uribe, muévase

Presidente Uribe, muévase

Si los congresistas de las Farc no trabajan bien en el Congreso, nadie los va a respetar.

notitle
10 de julio 2016 , 12:29 a.m.

Del expresidente Uribe me distancié hace muchos años a raíz de un incidente que yo consideré traidor, injusto y desleal. Hoy me dirijo a él como poderoso y carismático líder. Gente muy afín, como Sergio Araújo, y no tan afín, como Alfonso Gómez Méndez, vienen quitándole gravedad al hecho de que a las Farc les regalen unas curules gratinianas para que puedan estar representadas en el Congreso.

Yo, que estuve allá tres años y medio, se lo digo: un congresista puede ser un mudo, un vago o un avión. Aviones es lo que hay allá. Si diez congresistas de las Farc se proponen sacar adelante la descriminalización del narcotráfico, sin ninguna ayuda de los partidos profesionales, no lo lograrán. Si no trabajan, los despreciarán. Si no van, los ignorarán. Rápidamente aprenderán a ser instructores para la expansión de su propia ‘mermelada’ en su pan de varios granos (recomiendo el antidiabetes de la pastelería Helena de Lombana).

Pero no quiero referirme propiamente a eso. El expresidente Uribe admite que se arrepintió de haber propuesto, el 9 de noviembre del 2012, remover los obstáculos constitucionales para que las Farc pudieran llegar al Congreso.

Anteriormente propuso despejes en Remedios y Segovia, y también se arrepintió. Y hasta se dejó echar el pajazo de que ‘Tirofijo’ mandaba unas instrucciones transmitidas a través de Álvaro Leyva, cuando el jefe de las Farc llevaba una semana muerto. A mí, gracias, Presidente Santos, no lo olvido, me compartió esa chivita.

Me la había dado dos días antes: “¡¿Cómo? Murió ‘Tirofijo’?!”. “Sí, y de muerte natural”. Y le transmitimos esa noticia al mundo: que el guerrillero más viejo de América Latina se había muerto de muerte natural. Ahora, más que guerrilleros muertos, queremos guerrilleros vivos que encaren los problemas del Congreso, por más manoseada que quede la Constitución; que lleguen echando paja al Congreso. Así lo acaban de proponer el exfiscal Alfonso Gómez Méndez, el exministro Mauricio Vargas y el alfil del uribismo Sergio Araújo. ¿Cuándo habíamos encontrado más distintas posiciones hacia un mismo propósito?

Al fin y al cabo, aunque ahora trate de decir que no, Uribe estuvo de acuerdo durante su gobierno para reformar la Constitución y abrirles curules a las Farc; además, aceptó el despeje de Remedios y Segovia. ¿Por qué no se suma ahora el expresidente Uribe a este bus, expresa sus desacuerdos, los discute y nos deja parqueado el bus de la paz en una esquina segura?

Por favor, presidente Santos y expresidente Uribe. A este bus le faltan chofer y copiloto. Si ya vamos derecho por esa autopista de 4G, que monten al presidente Uribe y concluya la negociación. Lo peor que le puede pasar a esta paz es que sea solo liberal. El Nobel sí se lo respetaremos a usted y a ‘Timochenko’. Y si quiere meter de ñapa, de María Ángela también. Pero la paz política en Colombia solo la cierra Uribe.

Entre tanto... Los EE. UU., tan amables siempre, y lugar donde de pronto tengo planeado pasar el resto de mi vida, rodeada de nietos. ¿Será cierto que es tanto el interés económico del enviado Aronson a Colombia que hasta se ha aguantado a los gordos de las Farc y sus trampitas sobre los sembrados de coca?

MARÍA ISABEL RUEDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.