Desarmar los bolsillos

Desarmar los bolsillos

Se acerca la paz, y todo indica que con ella, como consecuencia de los acuerdos, vendrá el desarme.

09 de julio 2016 , 11:54 p.m.

Señor Director:

Se acerca la paz, y todo indica que con ella, como natural consecuencia de los acuerdos, vendrá el desarme. Esa oportunidad no deberían desaprovecharla los parlamentarios (que mucho ofrecen y poco trabajan) para que, en aras de la consolidación de una verdadera paz social, se desarmaran, en el sentido de desocupar ellos sus bolsillos, que el pueblo llena desproporcionadamente.

No debe olvidarse que el conflicto social se origina no tanto en la desigualdad económica, sino en el abuso económico que permanentemente ha venido sucediendo. Ojalá el momento que se avecina traiga reflexión al respecto, porque mal podría considerarse que mientras el salario mínimo escasea, las mal llamadas ‘dietas parlamentarias’ aumentan, como hace poco, para una labor tan escasa como la que desarrollan. Basta ver la imagen reciente, por TV, de un h. senador, expresidente del Congreso, durmiendo a pierna suelta en su curul.

Roberto Plata Torres

Mercado móvil en la frontera

Señor Director:

¿No será posible que las autoridades colombianas implementen en el puente de la frontera de Cúcuta con Venezuela un mercado móvil donde las amas de casa puedan acceder a artículos básicos de la canasta familiar del vecino país sin tener que pasar largo trecho o pelearse con la Guardia Nacional, y mitigar sus necesidades?

James Cárdenas Henao
Tuluá (Valle)

Las macabras EPS

Señor Director:

A diario se oyen terribles historias de vejámenes y muertes en las monstruosas EPS. Cuando las crearon, volviendo la salud un negocio, no pensaron en el interés general sino en el gran negocio que se vislumbraba. Como siempre, nuestros legisladores, mirando sus mezquinos intereses.

Resultó peor el remedio que la enfermedad: los colombianos seguimos sometidos a las macabras EPS. Y el Gobierno, indolente, cómplice por omisión de sus deberes constitucionales de proteger la vida. ¿Cuántas muertes anunciadas tendremos que soportar? La salud no debe ni puede ser un negocio.

Jorge Humberto Alonso R.

El predial mensual

Señor Director:

Antes los ciudadanos pagábamos el predial con una porción de la prima; ahora tenemos que destinar una importante parte de nuestro presupuesto mensual.

Quien vive en un inmueble deberá pagar un valor superior al de la suma de todos los servicios públicos. Quien tiene un inmueble arrendado deberá destinar dos cánones de arrendamiento al año para el mismo efecto. Por si fuera poco, se autoriza un incremento del impuesto de ‘solo’ el 25 por ciento, que bien puede ser anual, como ocurrió en la administración de Gustavo Petro.

Es tan absurdo el monto del impuesto predial que supera ampliamente el del impuesto de renta. ¿No será que lo que hay que reconsiderar ya son las tarifas, que se tornaron abusivas y hasta extorsivas?

José Darío Álvarez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.