El catalán acusado de timar a 40 mil inversores

El catalán acusado de timar a 40 mil inversores

Pedro Fort gestó una 'pirámide' que captó 20 millones de euros en 10 países. Es buscado en Europa.

notitle
09 de julio 2016 , 10:36 p.m.

 En una modesta casa del barrio Tintal, sur de Bogotá, queda una de las oficinas de Pedro Fort Berbel. Se trata de un catalán acusado en Europa de haber armado una monumental ‘pirámide’ online en la que quedaron atrapadas más de 40.000 personas de diez países, en especial españoles, alemanes, mexicanos, colombianos y venezolanos.
Cálculos conservadores creen que Fort, exempleado bancario y fracasado constructor de 55 años, ha captado 20 millones de euros que inicialmente repartió entre sus clientes a través de un atractivo negocio.

“Reclutó a miles de inversionistas por medio de las compañías Fort Ad Pays, The Business Shop y Enkaizer. Le depositaban sus ahorros bajo la promesa de que les retornaría el 2 por ciento de rentabilidad diaria. Dentro de un esquema multinivel, típico de las ‘pirámides’, los inversores solo debían divulgar su publicidad y referenciar a nuevos clientes”, explicó un investigador.

Personas de todos los estratos y oficios se dejaron tentar ante los jugosos dividendos, los cuales recibieron puntualmente durante casi un año. Pero ahora la plata no aparece y tratan de organizarse para denunciar al catalán en tribunales europeos.

Algunos, incluso, decidieron acudir a influyentes medios, como El País de España, para contar su desgracia y promover una investigación transnacional que, al parecer, señala hacia Colombia.

En efecto, la génesis del llamado Grupo Fort está aquí y surgió luego de que el catalán fundó la compañía Inversiones Anderfort S. A. S., con un capital de apenas 500 millones de pesos.

Según papeles, la compañía se dedica a importar y exportar equipos para construcciones civiles, elementos para atender catástrofes naturales y hasta partes de aeronaves y barcos.

Esa fue la piedra angular sobre la cual levantó otras empresas que hacen parte de su holding y que aparecen registradas en Panamá, España, Dominica, Estados Unidos y hasta en Costa Rica.

¿Intocable?

El vínculo entre las empresas y el señalado timador es claro. Pero EL TIEMPO estableció que en Colombia nadie investiga a Fort, a pesar de que ya hay información en manos de autoridades sobre sus actividades en el límite de la legalidad.

De hecho, mientras en España es centro de un escándalo, acá es un empresario que promueve un proyecto inmobiliario de lujo en San Andrés, conocido como Punta Sur Dream Houses. Incluso, en la página web en donde promociona su negocio multinivel, habla del ambicioso y exclusivo proyecto en la isla.

Constará de 10 lotes de 1.200 metros cuadrados, en los que se levantarán casas de 300 metros cuadrados con terrazas y zonas de piscinas, embarcadero propio, punto de buceo y gimnasio”, dice Fort sin dar las coordenadas del lugar.
De acuerdo con información migratoria, Fort llegó al país en el 2006, huyendo de las deudas que tenía en España y de varios procesos judiciales.

Tras mantener un bajo perfil, el 22 de mayo del 2013 fundó Inversiones Anderfort, de la cual es único accionista, y luego arrancó con la promoción online de su esquema multinivel.

Sin embargo, su tranquilidad en Colombia se vio alterada en mayo, luego de que llegó un correo electrónico a la Superintendencia Financiera advirtiendo que el negocio del catalán era una mentira.

Para ese momento, Fort ya había subido a las redes un video en el que anunciaba que, por supuestas regulaciones internacionales contra el lavado de activos y el terrorismo, los inversionistas solo podían sacar de sus ganancias 10 dólares cada 24 horas a través de una plataforma cuyo ingreso era prácticamente imposible.

Y aunque no existe queja formal en Colombia, la Superintendencia Financiera decidió enviar una visita a la dirección que registra Fort en Bogotá, carrera 7.ª n.° 71-21, piso 13. Pero este diario comprobó que se trata de una oficina virtual en donde solo contestan llamadas y les prestan salas de junta a sus clientes.

Luego apareció en la entidad un sujeto que se identificó como Nelson Carvajal, quien dijo que Fort se encontraba en Europa.

Carvajal también entregó una contabilidad informal y sin firmas de sus actividades en Colombia, cuyos números llamaron la atención.

Por eso, hace ocho días, el caso fue remitido a la Superintendencia de Sociedades, entidad encargada de investigar los casos de los negocios multinivel y de ‘pirámides’ como DMG. Los documentos y las actividades de Fort fueron analizados por expertos. Sin embargo, voceros autorizados de la entidad le dijeron a EL TIEMPO que la conclusión es que no pueden investigar al polémico catalán.

La única sociedad que tiene constituida en el país no involucra actividades de captación de recursos. Y nosotros no podemos cerrar las páginas web en las que promociona sus servicios multinivel”, explicó un vocero de la Superintendencia de Sociedades.

Al no ser sujeto de investigaciones, algunos de sus clientes dicen que el catalán sigue escondido en el país y que lo han visto en la oficina del Tintal impulsando el proyecto inmobiliario en San Andrés y, de paso, un casino virtual que espera abrir en algunos meses.

Palacete y Dominica

La preocupación de los inversores es que Fort esté gastando sus fondos en compra de lujosos predios en el exterior y los esté sacando a paraísos fiscales.

Al respecto, El País de España ubicó una lujosa mansión en Miami, tasada en un millón de euros, y una transferencia de dinero a Dominica por un monto idéntico.

Registros públicos de Florida, consultados por EL TIEMPO, señalan que Sibades LLC, empresa del catalán, compró el palacete de 2.300 metros cuadrados de terreno y 500 de construcción, ubicados en el exclusivo sector de Weston.
La millonaria transacción se efectuó en febrero del 2015, un mes después de que el catalán creó la compañía Sibades LLC., en la que aparecen otras dos empresas ligadas a él: Llopa LLC, con sede en Florida; y Fort Group, en Panamá.

Y mientras los inversionistas lanzan alertas y piden investigaciones, allegados a Fort aseguran que están buscando cómo responderles a todos los afectados y que necesitan algo de tiempo.
En el Tintal, por ahora, nadie da razón del catalán.

La resurrección de DMG

El fantasma de la ‘pirámide’ de David Murcia, que terminó en una estafa a cientos de ahorradores, está rondando de nuevo el sistema financiero colombiano. Miles de volantes con el sello DMG Holdings y con el logo de la Dian están siendo repartidos en varias ciudades ofreciendo jugosos dividendos a cambio de pequeñas inversiones.

El uso del logo de la Dian llevó esta semana a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) a proferir medidas cautelares judiciales. La entidad le ordenó de inmediato a DMG Holding S. A. retirar el nombre de la Dian y la medida se extendió a Innovar Consulting S. A. S. y Alexánder Sandoval, que también promocionan servicios de “inversión”, crediticios, asesorías y trámites.

De manera paralela, autoridades judiciales indagan si el esquema que están usando esas compañías es idéntico al de Murcia, para proceder penalmente. Varias de estas compañías también usan el nombre de la Superintendencia Financiera para atrapar incautos.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.