César Gaviria se pone al frente de la batalla por el plebiscito

César Gaviria se pone al frente de la batalla por el plebiscito

Expresidente manejará equipo de pupilos suyos que impulsará el apoyo para el plebiscito por la paz.

notitle
09 de julio 2016 , 10:08 p.m.

Hace apenas dos meses (el 14 de mayo pasado), el expresidente César Gaviria pronunció en el Congreso Liberal un discurso lleno de reclamos al presidente Juan Manuel Santos, aunque también le reconoció –en esa misma ocasión– su indiscutible esfuerzo por la paz del país.

Algunos de esos reparos iban dirigidos contra el Gobierno, al que señaló de no tener “el ímpetu reformista que se siente hoy en el liberalismo”.

En un tono más personal le reclamó a Santos, casi airado, que no lo escuchara. “Mi presencia en esos parajes de la Casa de Nariño parece hoy incómoda, irrelevante y tal vez leída como una pretensión de cogobernar, ajena a mi intención”, le dijo.

Gaviria, quien se convirtió en el más fiel escudero de Santos en la campaña por su reelección en 2014, sobre todo para la segunda vuelta, no se sentía bien atendido en Palacio. Su intervención ante más de 500 líderes del Partido Liberal no dejó dudas de que quería que conocieran su descontento con el Presidente.

Incluso se atrevió a exigirle “garantías” para la elección presidencial que está a punto de comenzar y le pidió que ojalá este debate electoral no se haga con “cartas marcadas, como lo fueron las pasadas elecciones regionales, y en cierta medida, las parlamentarias también”.

Hasta ese momento era claro que el enojo de Gaviria tenía su origen en el favoritismo que le atribuía al Presidente por su vicepresidente, Germán Vargas Lleras, candidato presidencial en ciernes y responsable de roles estratégicos en el Gobierno como el manejo de los programas de infraestructura, vivienda y agua.

Origen de la pelea

Gaviria tenía más razones para estar distante del presidente Santos.

Yo sé que en la Casa de Nariño siempre me va mal, me dejé convencer de Serpa de acompañarlo a hablar de la elección de Fiscal General”, admitió el exmandatario en el Congreso Liberal, refiriéndose a un hecho que lo habría dejado mal parado ante la opinión.

A los pocos días del Congreso Liberal, Santos invitó a Gaviria a Palacio y a manteles resolvieron sus diferencias.
Ese acercamiento permitió que Gaviria fuera el único expresidente que acompañó a Santos a La Habana, el pasado 23 de junio, a la firma del acuerdo sobre cese del fuego y de hostilidades bilateral y definitivo con las Farc, uno de los hechos más significativos del proceso de paz.

El exmandatario liberal volvió a aparecer en el avión presidencial el pasado lunes rumbo a Rionegro (Antioquia), para asistir al acto conmemorativo de los 25 años de la Constitución de 1991, donde fue orador principal. En la Casa de la Convención, en Rionegro, hubo avalancha de reconocimientos recíprocos por las ejecutorias de cada uno de sus gobiernos.

Para este momento ya las relaciones habían recuperado el cauce de amigos que han tenido siempre y a Gaviria se le notaba la felicidad. Celebraba a carcajadas.

Y fue en el avión, durante ese viaje, que el Presidente le propuso al exmandatario asumir el liderazgo de la campaña por el sí a los acuerdos con las Farc, en el marco del plebiscito que se hará probablemente en septiembre u octubre de este año.

Gaviria, quien como presidente ordenó bombardear las bases guerrilleras de las Farc en La Uribe (Meta) el mismo día que instaló la Asamblea Constituyente, aceptó el reto planteado por Santos. Hay que reconocer que el exmandatario es el responsable del acuerdo de paz con la única guerrilla fuerte que se ha desmovilizado: el M-19.

Pero lo que ha llamado la atención es que, poco a poco, Gaviria y algunos de sus hombres más cercanos se han convertido en las ‘estrellas’ del proceso de paz con la guerrilla, principal apuesta política de Santos.

La primera figura entre ellos es Humberto de la Calle, líder del equipo negociador del Gobierno en La Habana. De lejos el protagonista de estos años.

De la Calle, quien ya había ocupado algunos cargos de importancia, se consagró como figura pública en el gobierno de Gaviria (1990-1994), pues como ministro de Gobierno fue el gran arquitecto de la Constitución de 1991. Tras fracasar en su intento por llegar a la Alcaldía de Bogotá en octubre pasado, Santos designó a Rafael Pardo Rueda (de las entrañas de Gaviria) Ministro del Posconflicto, con despacho en Palacio.

Fabio Villegas, quien fuera ministro del Interior de Gaviria, lidera ahora un comité de empresarios para impulsar el sí.
Como lo establecido por la ley es que el Gobierno no puede apropiar recursos públicos para defender el sí en las urnas, Villegas, quien se mueve como un pez en el agua en el sector empresarial, debe liderar la financiación de la campaña en favor de la paz en el plebiscito.

Manuel José Cepeda, otro de los creadores de la Constitución del 91, nacido en la ‘escuela Gaviria’ y expresidente de la Corte Constitucional, es uno de los asesores jurídicos más importantes del proceso de Cuba.

Estrategia electoral

Hay quienes, como el exfiscal Eduardo Montealegre, creen que lo que se pretende con el plebiscito es poner a Humberto de la Calle como candidato presidencial del liberalismo en 2018, con el apoyo de Santos.

Sin mencionar nombre alguno, Gaviria sí dijo en el Congreso Liberal que su partido va a tener candidato propio con la aspiración de suceder a Santos, y de paso satirizó a Vargas Lleras, a quien ve como el rival principal.

Nadie nos va a callar así piensen que hay una especie de determinismo histórico y que el sucesor de Santos está ya en el horno a punto de su cocción”, dijo refiriéndose a Vargas Lleras.

Pero entre los retos principales de Gaviria, al aceptar el encargo de Santos para liderar el sí en el plebiscito, está derrotar al expresidente Álvaro Uribe, quien todavía no ha decidido si defenderá el no o la abstención en las urnas, pero sí es su caracterizado opositor.

Fue Gaviria quien, al asumir un liderazgo especial en la segunda vuelta presidencial del 2014, le puso el toque “guerrero” a la contienda para derrotar a Uribe.

REDACCIÓN PAZ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.