Los cinco hechos que marcaron el discreto clásico bogotano

Los cinco hechos que marcaron el discreto clásico bogotano

Ganó Millonarios 1-0, pero ambos equipos mostraron muy poco. Están en deuda.

notitle
09 de julio 2016 , 08:30 p.m.

1. Dominio improductivo de Santa Fe. De nada le sirvió a Santa Fe dominar el partido en el primer tiempo. Tener media hora de orden defensivo y de posesión de balón, si al primer error permitió el gol que le costó el partido. El dominio fue improductivo porque el equipo cardenal no tiene profundidad. Ataca sin claridad y no tiene gol. Contra Chicó, en la primera fecha, dejó muchas incertidumbres; contra Millos, fue lo mismo.

2. Un gol inesperado para Millonarios. Millonarios no jugaba bien cuando encontró el gol. Creaba muy poco y aguantaba el dominio cardenal. Aprovechó que el arquero Róbinson Zapata soltó la pelota, dio el rebote, y que Dairon Asprilla estaba en el lugar oportuno para anotar. De resto, fue poco lo mostrado por el equipo azul en ataque.

3. Los refuerzos de ataque en ambos. Por el lado de Santa Fe, Osorio Botello no la ha metido en 180 minutos jugados. Sin embargo, lo ha intentado, ha rematado y se rebusca sus oportunidades, ya que poco lo nutren de juego desde atrás. Jonathan Agudelo tuvo algunos minutos pero no pesó. Si Santa Fe insiste con un solo delantero y tan poco acompañamiento, le va a costar mucho hacer goles y  consolidar a un atacante anotador. En Millos, Asprilla salvó su presentación con el gol, que vale mucho. Para eso lo trajeron.

4. Los planteamientos. El DT de Santa Fe copó el medio campo con muchos volantes (Pico, Gordillo, Perlaza, Anchico, Pérez). Ahí ganó la pelota, con presión, con anticipación,  pero no supo qué hacer luego con ella. Anchico jugó por la zona izquierda, donde no tuvo la misma explosión que tiene por la derecha. Botello quedó aislado en ataque. Por su parte, Rubén Israel dejó en el banco a dos que eran titulares en la Liga anterior, Núñez y Estrada, que no están en buen nivel. Apuesta por un juego menos incisivo por las bandas. Depende mucho del buen nivel que tenga David Silva. Reiteró mucho en el pelotazo y tuvo muy poco juego de toque. Además, sus laterales poco van al ataque.

5. Clásico aburrido. Producto de todo lo anterior se vivió un partido de muchas precauciones. Las llegadas claras de gol fueron mínimas: dos para Santa Fe y dos para Millonarios (contando el gol). Hubo mucha fricción, hubo excesiva mala entrega de la pelota. Los remates desviados fueron constantes. Millos pegó mucho y permitió muchos cobros para Santa Fe, pero los cardenales erraron en los cobros. Solo uno de Kevin Salazar con cabezazo de Botello, fue oportunidad de gol.

DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.