El 'nuevo' Cavendish en el Tour de Francia

El 'nuevo' Cavendish en el Tour de Francia

El británico se consolida como uno de los mejores velocistas de la carrera: ha ganado tres etapas.

notitle
07 de julio 2016 , 03:26 p.m.

Después de la tercera victoria en las seis etapas que van del Tour, el ciclista Mark Cavendish se posiciona como uno de los más fuertes.

Con sus 29 triunfos en total iguala el récord del legendario Bernard Hinault y solo seis victorias de etapas lo separan de equiparar a Eddy Merckx, conocido como el mejor ciclista del siglo XX, quien se ha llevado 34 etapas del Tour.

Sin embargo, su nombre aún no está entre los favoritos para ganarse el Tour: está en el puesto 120 de la general, calaramente lejos de Nairo, Froome y Valverde, quienes ya se metieron en el grupo de los primeros diez.

Desde su primer triunfo en Châteauroux en el 2008 hasta el jueves en Angers no ha dejado de ganar al menos una etapa al año en el Tour. Excepto en el 2014, cuando una caída intempestiva en momentos en que se disponía a ganar una etapa que había pasado por la puerta de la casa en la cual había crecido en el norte de Inglaterra, lo privó de su primer maillot amarillo.

Mark Cavendish celebrando el triunfo de la primera etapa del Tour.

Sus triunfos hicieron que su nombre se empezara a notar en el mundo del ciclismo, sobre todo en las grandes vueltas, con las que ya suma, aparte de los triunfos del Tour de Francia, 15 en el Giro de Italia y tres en la Vuelta a España. En la ruta de 2011, en el mundial en Copenhague, fue campeón del mundo. Al parecer, el ciclista va volando y la admiración por él también.

Ese mismo año su compatriota, el corredor británico del SKY Bradley Wiggins, dijo en la página web del equipo: “Es el mejor esprínter del mundo y tiene una energía y una pasión por el ciclismo que es contagiosa".

David Brailsford, director del conjunto en el 2011, lo reconoció como “el mejor velocista de su generación” y sentenció su posible futuro: “ Está en el camino de convertirse en el mejor de todos los tiempos".

La imagen de ciclista era clara y formada en el público: Mark Cavendish se posicionaba como uno de los mejores velocistas de la historia. Pero los rasgos de su personalidad quisquillosa y a veces ‘narcisista’ ya se dejaban ver en los medios. De hecho, algunos lo comenzaron a tildar de ‘arrogante’ por sus declaraciones.

Una vez dijo: “Cuando los periodistas en el Tour de Francia me preguntan si soy el mejor velocista, respondo: 'Sí, lo soy'. Y eso es visto como arrogancia, pero si no me preguntaran no diría que soy el mejor velocista en el mundo”.

Incluso, esa vez su director deportivo Brian Holm salió a defenderlo diciendo: “En la vida normal es un chico decente, un caballero. Es el tipo de persona que no llama para quejarse como la mayoría de corredores hace. Él llama para preguntar cómo estás”.

Igualmente, en el 2013, el portal Mundo Deportivo lo describió como un terco: “Si la pregunta no le gusta o lo que se escribe le molesta, el que inquiere o firma ya está sentenciado de por vida. Su acendrado narcisismo le impide comprender cualquier opinión que no sea la suya”, afirmó.

El ciclista británico, en la segunda etapa del Tour de Francia.

Pero, al parecer, esta actitud voluntariosa del ciclista de 31 años ya no es la misma: “Ya no habla en primera persona. Ya no se siente el último cartucho de un cohete que lo llevaba rápidamente hacia el triunfo en los esprint. Ahora es un engranaje más de un equipo que, más allá de las victorias, busca mejorar la vida de quienes menos tienen”, dijo Luis Miguel Pascual para EFE.

Esto, refiriéndose al ‘nuevo’ Cavendish, quien en varias ocasiones aceptó que de no ser por el ciclismo podría haber terminado en un reformatorio.

Ahora, el ciclista corre por una causa. Y esa sea tal vez la razón de su cambio. Desde este año su equipo es Dimensión Data, una empresa sudafricana de ingeniería informática que tiene como causa humanitaria llevarle 5.000 bicicletas a los niños africanos para que puedan ir a la escuela.

Cavendish es consciente de su cambió y así lo aceptó: "Soy un ciclista diferente. Ahora no tengo la presión que tenía cuando corría para los mejores equipos del mundo. Ahora corro por una causa (...). Creo que eso me ha dado un nuevo aliento. He ganado muchas carreras, he conseguido muchas cosas en el ciclismo, pero ahora corro por esa causa y todo ha cambiado para mí".

Con nuevos objetivos, Cavendish tiene ya dos nuevos triunfos en su palmarés de la ronda gala, y por primera vez en su carrera pudo lucir el maillot amarillo en su victoria número 29.

Además, asegura sin arrogancia que nunca había pensado estar a la altura de Hinault y Merckx: “Son nombres míticos para mí, ni soñaba con igualarlos. Ahora ya creo que he ganado mucho. Si gano 50 etapas será formidable, pero si esta es la última no estará tan mal. He construido mi carrera en el Tour y le tengo mucho respeto".

ELTIEMPO.COM

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.