'Estaré contigo pase lo que pase': las cartas de Blair a Bush por Irak

'Estaré contigo pase lo que pase': las cartas de Blair a Bush por Irak

Duro informe reveló que la invasión a Irak en 2003 fue prematura y basada en datos erróneos.

notitle
06 de julio 2016 , 08:12 p.m.

Ocho meses antes de la invasión de Irak en el 2003, el entonces primer ministro británico Tony Blair ofreció apoyo “pase lo que pase” al expresidente de Estados Unidos George W. Bush en su decisión de ir a la guerra, de acuerdo a una extensa investigación conocida el miércoles.

Tras siete años de investigación, una comisión presidida por el funcionario jubilado John Chilcot determinó que Blair metió al país en la guerra sin haber agotado las otras opciones y sin un plan para administrar el país.

“Llegamos a la conclusión de que el Reino Unido eligió sumarse a la invasión de Irak antes de agotar las opciones de un desarme pacífico”, explicó en Londres el diplomático, que encabezó esta investigación sobre los hechos del 2003.

“Pese a las advertencias explícitas, las consecuencias de la invasión fueron subestimadas. La planificación y los preparativos para el Irak post-Sadam fueron totalmente inadecuados”, explicó en Londres.

La pesquisa explicó además que Blair confió en datos de inteligencia y asesoría legal erróneos al entregar su apoyo y lo acusó de haber seguido ciegamente a EE. UU.

El documento criticó con fuerza a Blair en varios asuntos y aseguró que hubo exageración en la amenaza de las supuestas armas de destrucción masiva del dictador iraquí Saddam Husein.

En su respuesta, Blair respondió que tomó la decisión de ir a la guerra “de buena fe”, que sigue pensando que era mejor derrocar a Husein y que no cree que sus acciones sean la causa del extremismo actual en Oriente Próximo o en otras partes del mundo.

En una rueda de prensa, Blair amagó con pedir disculpas, pero luego insistió en que fue la decisión correcta.

“Expreso más pena, arrepentimiento y disculpas de lo que nunca llegarán a saber o imaginar”, dijo Blair, antes de matizar: “Creo que tomamos la decisión correcta. El mundo está mejor y es más seguro. (...) Admito y asumo la responsabilidad de los errores en la planificación y el proceso. Acepto mi entera responsabilidad por aquellos errores, pero eso no es contradictorio con lo que digo, que creo que tomamos la decisión correcta (...). Volvería a tomar la misma decisión”, insistió el político laborista, de 63 años.

Blair quiso compartir su culpa con informes de inteligencia de la época: “Las evaluaciones de inteligencia hechas en el momento de ir a la guerra resultaron ser imprecisas. El resultado acabó siendo más hostil, prolongado y sangriento de lo que jamás imaginamos”.

El esperado y extenso reporte no dijo que la intervención militar en Irak fuera ilegal, una decisión que posiblemente decepcionará a muchos de sus críticos.

“Hemos concluido que, en las circunstancias en las que se tomaron las decisiones, hubo una base legal para la intervención militar que estuvo lejos de ser satisfactoria”, dijo Chilcot.

La invasión fue polémica en su tiempo y se llevó a cabo sin un mandato explícito del Consejo de Seguridad de la ONU, con Estados Unidos y el Reino Unido alegando que el régimen de Sadam Husein contaba con unas armas de destrucción masiva que nunca aparecieron.

Desde la Casa Blanca, el portavoz Josh Earnest dijo que el presidente Barack Obama ha tenido que “tratar con las consecuencias de la funesta decisión”, por lo que es importante que “aprendamos las lecciones de esos errores”.

Familiares quieren procesarlo

Los familiares de los soldados británicos muertos en la guerra de Irak estudiarán medidas legales contra las personas que autorizaron la invasión, dijeron ayer en una rueda de prensa. Los parientes de las víctimas hicieron el anuncio después de que John Chilcot presentó un informe sobre la preparación y las consecuencias de la guerra, en el que se asegura que el ataque se fundamentó en pruebas “defectuosas”.

Roger Bacon, cuyo hijo falleció en el conflicto, precisó que los parientes de las víctimas “se reservan el derecho” de recurrir a los tribunales contra “las partes implicadas” en la polémica decisión de invadir el país árabe.

Un legado que se evapora

Tony Blair fue uno de los primeros ministros británicos más exitosos, pero su apoyo a la guerra de Irak destrozó su legado.

En su década en el cargo, en la que ganó tres elecciones legislativas, Blair presidió un periodo de prosperidad, aseguró la paz en Irlanda del Norte y amplió enormemente los derechos de los homosexuales.

Sin embargo, nueve años después de salir de Downing Street, y mucho después de que las tropas británicas se retiraran, sigue siendo vilipendiado por muchos de sus compatriotas por un conflicto que la mayoría considera equivocado y otros como un crimen de guerra.

La dirección actual del laborismo ha roto con las políticas promercado de Blair, pero no se puede negar el impacto transformador que tuvo en un partido que, en 1983, cuando fue elegido por primera vez al parlamento, estaba en desbandada.

Trabajando en estrecha colaboración con Gordon Brown, su futuro ministro de Finanzas, Blair abandonó el compromiso del partido con la nacionalización de la industria y creó lo que se dio en conocer como ‘Nuevo Laborismo’. En 1997 fue elegido primer ministro de forma arrasadora, siendo, a los 43 años, la persona más joven en ocupar el cargo desde 1812, y abrió una nueva era de esperanza después de 18 años de gobiernos conservadores. Al año siguiente logró un acuerdo de paz en Irlanda del Norte, la provincia británica devastada por tres décadas de violencia entre las comunidades protestante y católica. Con la economía en auge, los incrementos en el gasto en salud y educación contribuyeron a otra victoria en el 2001.

Después de los atentados del 11-S del 2001, en Nueva York y Washington, Blair se apresuró a aliarse con el presidente de EE. UU., George W. Bush. Londres envió tropas a Afganistán, y en el 2003 aceptó unirse a la invasión a Irak. Blair ganó las elecciones del 2005, un tercer mandato consecutivo, récord para un primer ministro laborista.

Dos años más tarde se retiró, aceptando finalmente la derrota en su larga rivalidad, cada vez más amarga, con Brown.

AFP Y EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.