El mensaje de 'Iván Márquez' en la despedida a su madre en Neiva

El mensaje de 'Iván Márquez' en la despedida a su madre en Neiva

Al sepelio, que se realizó a puerta cerrada, asistió la exsenadora Piedad Córdoba.

notitle
06 de julio 2016 , 07:08 p.m.

El jefe negociador de las Farc en los diálogos de paz en La Habana (Cuba), Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, despidió en Neiva a su madre Carmen Emilia Arango tras su fallecimiento a causa de una complicación cardiaca.

‘Márquez’, que llegó en un vuelo chárter desde Cuba a la capital huilense el martes en la noche, estuvo acompañado por familiares y allegados, además de Piedad Córdoba, que había manifestado sus condolencias al líder guerrillero y también señaló que “permitir que ‘Iván Márquez’ vaya al sepelio de su madre es un gesto de reconciliación que quienes viven del odio y venganza no entienden”.

Las honras fúnebres de la mujer de 83 años, que según confirmaron sus familiares murió el lunes en una clínica de Neiva por una insuficiencia cardíaca, se realizaron en el salón 301 de la funeraria Los Olivos, en una ceremonia bajo total hermetismo.

“Por protocolo y por petición de sus familiares, el proceso de velación del cuerpo es a puerta cerrada con presencia de personas allegadas a la familia”, dijo un empleado de la funeraria. (Lea también: ¿Se deben aceptar miembros de Farc en el país por razones humanitarias?)

EL TIEMPO logró conocer detalles de la velación, en la que ‘Iván Márquez’ pronunció un discurso en honor a su mamá y adornó el féretro con una bandera blanca que tenía pintada una paloma con el lema “Vamos por la paz”.

“Convertiremos el dolor en esperanza, la esperanza para decirles a las madres que esperan a sus hijos que ellos vendrán y si al caso unos no regresan les diremos como Neruda: madres atravesadas por la angustia y la muerte, mirad el corazón del noble día que nace y sabed que vuestros hijos sonríen desde la tierra levantando los puños sobre el trigo”, declamó ‘Márquez’, que a su vez cambió la última frase del poema y agregó: “Yo diría estando en el Huila sobre los arrozales”.

Carmen Emilia también sufrió en carne propia los embates de la guerra, cuando una noche de octubre de 1996 seis hombres con armas de corto alcance y chalecos antibalas llegaron a su casa en el barrio El Jardín, en el oriente de Neiva, haciéndose pasar por miembros de la Fiscalía.

La mujer, que en ese entonces tenía 64 años, fue conducida junto a su hija Edna Maritza Marín en un vehículo Mazda rojo y a un Sprint gris hacia un rumbo desconocido, donde duró más de dos meses secuestrada en poder de los paramilitares.

Durante las honras fúnebres, varios ramos de flores fueron dispuestos por las Farc a los costados del féretro, uno de ellos tenía una cinta que decía “Pariste compromiso para la paz”. Además, se escucharon algunas canciones, entre ellas 'El Barcino', y otras de son cubano.

La eucaristía de Carmen Emilia, oriunda de Florencia (Caquetá) y radicada desde hace más de tres décadas en Neiva, se llevó a cabo en la parroquia Nuestra Señora de Fátima, ubicada en el barrio Las Palmas, y el cuerpo fue sepultado en el cementerio Jardines El Paraíso.

NEIVA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.