Polémica por viviendas de interés social en estratos 4 y 5 de Tunja

Polémica por viviendas de interés social en estratos 4 y 5 de Tunja

Temen que valor de predios vecinos baje. Expertos dicen que el riesgo es para los que lleguen.

notitle
06 de julio 2016 , 06:47 p.m.

Con incertidumbre y algo de zozobra se encuentran hoy los residentes de varios conjuntos residenciales y casas al norte de Tunja por el anuncio de la construcción de un proyecto de vivienda de interés social en plena zona de alta valorización.

Aunque el proyecto empezó a andar desde hace tres años, solo hasta hace unos días fue lanzado oficialmente ante cientos de personas que asistieron para conocer de cerca del primer proyecto de esta naturaleza que se gesta en el departamento.

Se trata de San Jerónimo, una urbanización de estrato tres en la que se construirán 390 apartamentos, cada uno de 56 metros cuadrados, en un sector exclusivo de la ciudad y de alta valorización.

"La preventa de la primera etapa de 120 apartamentos ya se hizo y fueron adjudicados en el gobierno pasado, esperamos entregarlos en diciembre, y ya abrimos la segunda etapa para que la gente se postule para los 270 apartamentos restantes", indicó Alberto Flechas, representante legal de la Unión Temporal que se creó para la ejecución del proyecto.

Pero la noticia causó desconcierto entre los vecinos del sector en el que hoy hay construidas viviendas de más de 300 millones de pesos de estratos 4 y 5. Los residentes aún no entienden por qué se aprobó la construcción de un proyecto de esta naturaleza en el sector.

"Esta no es una zona de élite pero muchos personas ya nos preguntan si el valor del suelo se depreciará, si el estrato del lugar se nivelará o si bajará, si llegarán reinsertados, si se generarán problemas sociales en el sector como los de Antonia Santos", explicó Bertha Espinel, directora administrativa del proyecto de casas residenciales Reina Cecilia que está muy cerca al que se construirá.

El hasta hace unos días Director de Vivienda del departamento, Eferson Otálora, aseguró que el proyecto está dirigido a familias tunjanas de estratos 2 y 3 que ganen entre dos y cuatro salarios mínimos legales mensuales vigentes, lo que garantizaría que quienes vivan allí tengan una capacidad de endeudamiento.

"No creo que el proyecto afecte la valorización en el sector norte, lo que estamos llevando es desarrollo y las condiciones arquitectónicas son muy buenas, son de estrato 4 y 5, cualquiera de los proyectos de gran nivel del sector pueden compararse con este, porque tiene unas condiciones excepcionales", dijo el exdirector.

El proyecto priorizaría a familias con personas en condición de discapacidad, con mayor número de niños o adultos mayores; sin embargo, el exdirector aseguró también que para este proyecto ya se están postulando docentes, funcionarios de la Gobernación que no tienen vivienda y gente del sector privado.

Por su parte, William Alfonso Piña, arquitecto y profesor del Programa de gestión y desarrollo urbano de la Universidad del Rosario, asegura que, aunque la iniciativa es buena podría haber riesgos, entre esos, el atractivo que puede generar para personas con alto poder adquisitivo de quedarse con esas viviendas por su alta valorización, dejando a un lado a quienes en verdad las necesitan.

Los requisitos para acceder al proyecto

El Gobierno departamental ha dicho que podrán acceder al proyecto hogares conformados por dos o más personas, que tengan ingresos mensuales no superiores a cuatro salarios mínimos ni inferiores a dos.

Tampoco podrán tener propiedades a su nombre, no haber sido beneficiarios de un subsidio de vivienda, contar con un ahorro de 3 millones 70 mil pesos y con un crédito preaprobado para poder acceder a los apartamentos de $92 millones.

Pero es indispensable demostrar que la persona está radicada desde hace más de cinco años en Tunja y que cuenta con recursos para el cierre financiero.

La primera etapa que está vendida se entregaría en diciembre de este año, y la segunda en la que hay 270 apartamentos con tres habitaciones, sala comedor, cocina, baño y cuarto de ropas, en junio del 2017.

“Vamos a garantizar que queden en manos de quienes lo necesitan”, dijo Jhon Carrero, secretario de Infraestructura de Boyacá.

El sistema los puede sacar

Para el experto en desarrollo urbano de la Universidad del Rosario, la ubicación del proyecto es buena porque permite la mezcla de estratos, la movilidad social y evita la segregación.

Sin embargo, en muchos lugares del país, entre esos en Bogotá, el sistema ha funcionado perversamente y apartamentos subsidiados por el Estado, como los de San Jerónimo, terminaron en manos de gente ‘pudiente’.

“Tarde que temprano terminan siendo vendidos porque las mismas personas de alrededor los terminaban comprando, o porque el mismo costo de vida del sector los terminó sacando. Se produce entonces un proceso de gentrificación, en el que llegan personas con mayor dinero y sacan a los que están ahí”, señaló William Piña.

Como si fuera poco, desde la selección de los beneficiarios tampoco hay garantías para que estas unidades de viviendas queden en manos de las familias que en verdad las necesitan, “además, las alternativas para garantizar que se ha inventado el Gobierno nacional son muy endebles y aunque hoy estas viviendas no se pueden vender en menos de diez años las personas firman cualquier carta de compromiso para ceder informalmente estos bienes”, dijo Piña.

Aunque el Gobierno departamental asegura que desde ya adelanta conversaciones con empresas de servicios públicos y la Alcaldía de Tunja para que durante diez años se mantenga y no se incremente el estrato tres y el costo de los servicios, los expertos explican que este sí es un riesgo latente para los posibles beneficiarios.

“El costo de los impuestos y los servicios sí pueden incrementar y eso podría llegar a ser insostenible para las familias que residan allí”, explicó el arquitecto David González.

Piña también dice que en efecto, en algunos años el estrato tenderá a subir, pues luego de un tiempo prudencial se esperaría que esas familias hayan mejorado su situación económica, razón por la que el estrato del proyecto podría quedar en 4 y hasta 5.

El estrato en el sector no bajará, se nivelará

Frente al temor de los vecinos del proyecto de vivienda de interés social, los expertos aseguran que en ningún caso el valor del suelo o de sus inmuebles bajará.

“Eso no va a ocurrir, no baja el estrato sino que por el contrario subirá, lo que sí va a suceder es que quienes ganarán mucho con un apartamento en ese sector serán los de estrato 3 que lleguen a vivir ahí porque los valores del suelo se tienden a equilibrar”, dijo el docente de la U. del Rosario.

Indicó también que es poco probable que se generen problemas sociales porque no se trata de vivienda de interés prioritario, sino apartamentos para una clase media que tiene un poco más de poder adquisitivo.

Sin embargo, recalcó que es necesario que el proyecto garantice que no se ocupe más del 50 por ciento del suelo y del restante se utilice el 22 por ciento para vías, el 17 por ciento para espacio público y zonas verdes, y un 8 por ciento para equipamiento que se acomode al sector.

BOYACÁ SIE7E DÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.