'Brexit': derrota a las élites

'Brexit': derrota a las élites

La derecha europea se erige sobre el descontento surgido del desastre económico y social.

notitle
06 de julio 2016 , 03:58 p.m.

En Gran Bretaña, uno de los pocos países que tiene el privilegio de la soberanía monetaria y de no participar en el acuerdo Schengen de la Unión Europea (UE), el referendo del 23 de junio fue ganado por la opción del ‘leave’ (salida de la UE), con el 52 % de los votos, a pesar de la campaña de miedo que enfrentaron los británicos con las predicciones apocalípticas de todas las instituciones, que se han apropiado de la soberanía nacional a través de tratados estructurados para favorecer el poder corporativo mundial. Las élites transatlánticas fueron derrotadas.

Los comentaristas alemanes de ‘Der Spiegel’ no ocultaron su frustración y enojo: “Los británicos han decidido abandonar la UE contra la opinión de casi todos los expertos, contra toda razón económica”, dijo Christoph Scheuermann. ¿Expertos y razón económica del FMI, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo? Instituciones neoliberales que han impuesto la austeridad fiscal, altos impuestos, alto desempleo y bajos salarios y pensiones a los griegos, españoles, portugueses, italianos, irlandeses, etc.

Google, por su parte, que desvía sus ventas en Gran Bretaña hacia Irlanda para no pagar impuestos más altos, ha sacado a relucir que los británicos que votaron ‘leave’ no sabían qué era el ‘brexit’, tratando de ningunear la decisión, mientras los derrotados han firmado una solicitud para un segundo referendo.

Este es el mismo camino seguido con los referendos en Dinamarca en 1992 y 1993 sobre el Tratado de Maastricht, en Irlanda en 2001 y 2002 sobre el Tratado de Niza y en 2008 y 2009 sobre el Tratado de Lisboa, en los que fueron negados dichos acuerdos la primera vez, pero después los electores cambiaron su voto bajo promesas y amenazas.

En el caso del ‘brexit’, las élites están considerando la opción de no activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa para no oficializar el proceso de salida de la UE. Traicionar la democracia para beneplácito de la ‘City’ financiera. Es decir, el ‘brexit’ nunca existió. Pero ¿no son los mismos de su especie quienes demandan un referendo en Venezuela y apoyan el golpe ‘suave’ en Brasil? ¿Cuál es la diferencia entre negar un referendo en la Venezuela chavista e ignorar un referendo en la cuna de la Carta Magna? Este es el derecho de pernada de las élites sobre los pueblos, revestido de altas intenciones patrióticas.

¿Quiénes votaron por salirse de la UE? “Las personas mayores que viven en pequeños pueblos y ciudades, (…) lejos de Londres y de la vista de los inmigrantes, pero que han recibido la mayor parte de los trabajos mal pagos, los recortes del sector público y el abandono de su pueblos (…). Por otro lado, están “los elementos racistas acérrimos, los dueños de pequeñas empresas que no obtienen nada del comercio con la UE o de su generosidad financiera” (Michael Roberts). En general, la clase trabajadora, víctima de la desindustrialización y parte de la clase media baja votaron el ‘leave’, mientras los jóvenes, la clase altas y la alta clase media votaron el ‘remain’ (quedarse).

¿Por qué? Los cambios en la estructura económica de Gran Bretaña han sido dramáticos: la industria pasó del 35 % del PIB en 1970 a menos del 20 % en 2006, mientras que el sector financiero pasó del 20 % en 1985 al 32 % en 2005, coinvirtiendo a Londres en el principal centro financiero desregulado del planeta, y que además controla gran parte de los paraísos fiscales para defraudar al resto del mundo.

La inmigración masiva e invasiva -no solo originada por la ampliación de la eurozona con los países de Europa del Este, sino también por las guerras que los EE. UU. y la propia UE bajo la sombrilla de la Otán han desplegado en Yugoslavia, Irak, Siria, Libia, Afganistán; así como la emergencia del Estado Islámico- también ha sido otro factor en el referendo del 'brexit'.

El miedo de los trabajadores y las clases medias a la inmigración masiva y las fronteras abiertas es una preocupación válida, pues los inmigrantes están siendo utilizados para generar inestabilidad laboral, quebrar los salarios reales y desfinanciar el estado de bienestar, mientras crece el abandono urbano, el deterioro de las viviendas y la inseguridad. “La inmigración masiva es el último fraude del neoliberalismo”, afirma 'Lord Keynes' (seudónimo) en su blog (socialdemocracy21stcentury.blogspot.com.co, marzo 24 del 2016).

Así como Hitler se erigió sobre las ruinas de la Primera Guerra Mundial y la crisis del 30, la derecha europea xenófoba y racista lo está haciendo sobre el descontento surgido del desastre económico y social neoliberal de los últimos 40 años, convirtiendo a sus víctimas ‒las más pobres del mundo‒ en chivos expiatorios, desterrados a sangre y fuego, ante la incapacidad de la izquierda, que fue cooptada por el europeísmo neoliberal, para presentar una alternativa civilizatoria.

En fin, no solo fue derrotado el establecimiento, también los economistas de la ortodoxia dominante (Ann Pittifor). Sin embargo, las estructuras neoliberales siguen en pie, aunque sus escabrosos resultados y malas intenciones quedaron al desnudo.


Guillermo Maya

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.