Claves para que reconozca si tiene una tarjeta de TransMilenio clonada

Claves para que reconozca si tiene una tarjeta de TransMilenio clonada

Expertos alertan que todas las tarjetas del sistema podrían ser alteradas.

notitle
05 de julio 2016 , 10:15 p.m.

Este lunes, las autoridades capturaron una organización que se encargaba de defraudar las finanzas de TransMilenio. Después de cinco meses de seguimiento e investigación se logró desmantelar a la banda que alcanzó a hurtar más de 27.000 millones de pesos al sistema de transporte.

De forma ilegal, la banda alteraba el saldo de las tarjetas para luego comercializarlas en diferentes puntos de la ciudad.

En diálogo con EL TIEMPO.COM, el presidente de Recaudo Bogotá, Javier Cancela, empresa encargada de manejar las tarjetas Tullave, dio las pautas necesarias para que los usuarios de este medio de transporte no sean víctimas de este tipo de bandas.

En primer lugar, hay que destacar la diferencia entre las tarjetas rojas, azules y verdes.

Según declaraciones de la empresa de Recaudo Bogotá y TransMilenio, las únicas tarjetas que se pueden clonar son las dos primeras, que manejó Angelcom, el anterior operador, debido a la antigüedad de su tecnología.

Sin embargo, el experto en seguridad informática del departamento de ingeniería de sistemas y docente de la Universidad Central, Frederick Nicolai Ferro, aseguró que esto no es cierto pues si bien la evolución tecnológica entre las antiguas y las nuevas tarjetas es grande, “la información que se almacena en estas últimas permite que se pueda codificar y encriptar y por lo tanto, que sea más difícil modificar la información. Pero, si alguien tiene el tiempo y el conocimiento lo puede hacer”.

Por su parte, Cancela dijo que hasta el momento la tecnología que presentan las tarjetas tullave no ha permitido que haya algún tipo de falsificación y aceptó que “para que alguien pueda clonar este tipo de tarjetas debe ser experto en el tema y no es fácil que una persona del común lo haga por las características que presenta”.

Asimismo, el presidente de la empresa aseguró que anteriormente habían presentado denuncias por la fácil manipulación de los plásticos Cliente Frecuente y Monedero de Angelcom.

Para hacerle frente a esta situación aseguró: “junto con la actual administración estamos planteando diferentes medidas para poder sacar las tarjetas rojas y azules del uso común lo más pronto posible”.

Para Ferro esta es una buena medida de seguridad “pero, no asegura que en el futuro no vayan a poder alterar las tarjetas nuevas”. Para que esto funcione agregó, “se debe acompañar de una logística adecuada para no afectar el servicio”.

Además, es necesario pensar en las instituciones que manejan tarjetas personalizadas ya que, “estas pertenecen a bancos o universidades que funcionan con la tecnología anterior, entonces cómo van a hacer para reemplazarlas teniendo en cuenta esta condición?,”, afirmó el experto en seguridad informática.

Otro método que podría mejorar la seguridad de las tarjetas de este sistema, según Ferro, es la autenticación y validación de usuarios mediante diometría, es decir el reconocimiento facial y de huellas de estos acompañado del uso de la tarjeta. Y por último afirmó que se pueden implementar muchas medidas pero “lo importante es tener en cuenta la logística”.

Por otro lado, el presidente de Recaudo Bogotá advirtió que la atención de la ciudadanía frente a la problemática es vital pues, “si alguien está comprando una tarjeta en una tienda y ve que está manipulada, por ejemplo con un 'sticker' que no tienen las originales, debe denunciar”. Esto se puede hacer a través de la página web y la cuenta de Twitter de Tullave.

También, es importante tener claro que son solo tres tipos de puntos en los que se pueden adquirir las tarjetas.

El primero, en las estaciones de TransMilenio; el segundo, con los ‘canguros’ de Tullave que son de fácil reconocimiento por su uniforme y ubicación cercana a los puntos de inicio de ruta y a través de la página web de Tullave. Según la gerente general del sistema de transporte, Alexandra Rojas, existen 1.900 puntos adicionales de Pagatodo.

Si bien estas medidas son esenciales para no caer en manos de bandas estafadoras, existe una solución definitiva para evadirlos, según Javier Cancela, “si las personas compran las tarjetas en los puntos autorizados no deben preocuparse porque estas no pueden ser clonadas”.

Por último, el presidente de Recaudo Bogotá dijo que existen dos maneras de verificar la autenticidad de las tarjetas: el número serial que tienen en relieve y que no tengan ningún 'sticker' que no corresponde con la presentación original de estas. Además, quien tenga dudas del punto de venta de la tarjeta puede verificar su autenticidad en la página web de Tullave.

La gerencia de TransMilenio reconoce que hacen falta más sitios para recargar las tarjetas, pero también anunció que ya entraron en funcionamiento 1.900 puntos de la red de servicios Paga Todo, cajeros automáticos en las estaciones y ya están funcionando las tarjetas de Davivienda y Bancolombia para pagar el servicio. También hizo un llamado a los usuarios a que accedan a las tarjetas personalizadas, ya que estas son más seguras.

ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.