El significado del 23 de junio

El significado del 23 de junio

Nuestros conflictos deben resolverse mediante la razón y el diálogo argumentado.

notitle
05 de julio 2016 , 05:34 p.m.

La historia de los pueblos está hecha de actos simbólicos que representan cambios en las prácticas sociales y en sus imaginarios colectivos. Esto fue lo que sucedió en La Habana, el pasado 23 de junio.

La firma del acuerdo del fin del conflicto entre el Gobierno Nacional y las Farc dio por terminada una guerra que ya llevaba 52 años de existencia y cuyos resultados, según el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), había arrojado: 220.000 muertos, 50.000 desaparecidos, seis millones de desplazados y víctimas.

Cifras de horror y crueldad que ningún país, por más experimentado que fuera en el arte de la guerra, se atrevería a sostener. Guarismos de odio y sangre que ninguna nación medianamente civilizada osaría defender.

¿Qué significado tiene el 23 de junio para Colombia y el continente? Implica que las guerras, por más crueles que sean, pueden terminarse; y que nuestros conflictos, por más agudos que se presenten, deben resolverse mediante la razón y el diálogo argumentado.

Con el acuerdo se termina un periodo oscuro del país donde el odio y la venganza eran el alimento cotidiano de los colombianos. Esta fecha emblemática marca el fin de un imaginario pobre y primario, que se sustentaba en la desconfianza hacia el otro.

Como lo expresó el presidente Santos, el acuerdo que se acaba de firmar en La Habana no es el punto de llegada de la paz, es el punto de partida de la construcción de la paz. Es el comienzo de un nuevo periodo de nuestra historia para que los colombianos cambiemos esa insana costumbre de matarnos por todo y de odiarnos porque sí.

Sabemos que estos seis meses serán decisivos para la firma definitiva de la paz con las Farc. La responsabilidad del Gobierno y la guerrilla será clave en este proceso de refrendación, entrega de armas y desmovilización de guerrilleros hacia la vida civil. Proceso que, por fortuna y contra los enemigos armados y civiles de la paz, estará acompañado por las Naciones Unidas.

El acuerdo del 23 de junio significa el abandono de un imaginario de odio y venganza que nos ha caracterizado, y marca el comienzo de un imaginario de reconciliación y fraternidad entre los colombianos.


Fabio Martínez

www.fabiomartinezescritor.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.